Adolescentes “Parias” (Parte 2)

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de GRADIVA – Rehabilitación en Adicciones

“…la modernidad liquida tiene sus “parias”… residuos, poblaciones superfluas”, (Z.Bauman – Vidas desperdiciadas-2005)


Entre los superfluos cita el sabio alemán a los emigrantes pero también hoy a los niños solos y los llamados viejos. La droga es el espectáculo siniestro de esta desolación cuando toma el sector infanto-juvenil. Las historias que vivimos en nuestros consultorios son un testimonio de la tragedia en la cual muchos chicos viven y la ceguera moral de nuestra sociedad ante este problema (concepto éste también de Z.Baumann) y así nos dice que “la ética se ha debilitado tanto, que estamos ciegos y ni la vemos ni la echamos de menos, prescindimos de ella. Las normas del deber nos resultan rígidas, la virtud es cosa del pasado, lo que importa es el placer”. La clínica cotidiana en nuestros consultorios de la comunidad terapéutica es un relato dramático y lindante con la tragedia en cual viven muchos chicos.

Resultado de imagen para joven drogas

Recibí hace más de un año a dos adolescentes de no más de 15 años de una ciudad casi tomada por el mundo “narco” como lo es Rosario. Habían huido de sus casas…vagan por la ciudad. La otra vulnerabilidad es la familiar…el golpe, la violencia y a veces el abuso sexual son otros factores de exclusión.  La escuela (¿qué es eso?) quedó también atrás. Los dos factores básicos de educación y socialización fracasan. Vagan por barrios que parecen nuevos “campos de concentración” con lugares de venta y ahí frecuentan casas de consumo, lugares de sexo a cambio de drogas, “bunkers”.

Jorgito de 16 años, es cuidado por su abuela que está en quimioterapia. Su madre hizo otra familia y ni lo ve y su padre es un desaparecido desde siempre. Consultan porque no saben qué hacer. Apenas un tío materno y una abuela en una evidente discapacidad son su mundo cercano. Escuela abandonada. En la plaza de San Martín se junta con otros chicos de su edad y los revólveres y las drogas son oferta y transacción.

Resultado de imagen para adolecente droga sexo“. .Vos querés droga…dame sexo”, eran diálogos comunes en esos lugares típicos de la marginalidad y la explotación, me cuentan algunas adolescentes que viven en circuitos marginales. La otra gran vulnerabilidad es el propio desarrollo del sistema nervioso adolescente ya que todos los circuitos biológicos de control de impulsos y de postergación a través del pensamiento se encuentran inmaduros frente a la preponderancia de los sistemas del placer y la descarga que se hallan muy activos y sin freno posible. Minoridad y consumo de drogas aseguran un consumo problemático en el futuro. La avidez por consumir es mayor en ellos.

Poco a poco lo traumático y la violación alteran el desarrollo de estas dos adolescentes. Lo anárquico sexual avanza desde la “fellatio” hasta la penetración anal. Llegan vencidas y devastadas, traídas por una instancia judicial a la comunidad terapéutica. Magulladas como combatientes maltrechas y sobrevivientes de una guerra. Eran dolor puro.

Características comunes de estos grupos:

1) Ausencia significativa del padre biológico en la educación infantil e incluso desconocimiento del hijo de este personaje; 2) el 40% de los jóvenes tienen una ausencia total del padre; 3) el 40 % de los padres abusan del alcohol; 4) los barrios son violentos (el 60 % ha sufrido violencia en el barrio); 5) la experimentación con el alcohol es muy temprana; 6) el tráfico de drogas: es una forma de ocupación y, a veces, una pequeña empresa familiar que opera como una ingeniería económica; 7) alta incidencia en estas familias de patologías sociales: HIV, prisión, discapacidades varias, aumento de la cohorte juvenil entre los 15 y los 24 años, complejos habitacionales con alta densidad ocupacional por metro cuadrado, la escuela que no es vivenciada como lugar de integración y/o ascenso social, casi el 80% de los chicos en estos territorios de riesgo por lo menos han repetido un grado, bajos ingresos, escasa escolarización de los padres.

Volver a creer

Cuando la vida desde los inicios es “trauma puro” surge en nosotros la duda sobre como estructurar un vínculo humano que permita un cambio en la salud. Estas sociedades como las que vivieron estas jóvenes hoy se las denomina “catastróficas” por las condiciones de inhumanidad que ahí se viven y se las considera similares a las que se dan luego de los cataclismos ambientales o en la guerra. Están rotos todos los lazos comunitarios y familiares.

En estos casos el vínculo con la comunidad terapéutica es fundamental.Resultado de imagen para adolecente droga sexo Al principio se huye, ya que configurar un mundo amable es difícil en las primeras instancias. El joven o la joven que vivió experiencias de violencia aprenden a no pensar, no sentir y a huir. Su vida fue un torbellino y parar esa dinámica lleva tiempo y conocimiento mutuo. Además la abstinencia en los menores “domados” desde pequeños con drogas es bastante compleja. Se altera el sueño, la comida y los desórdenes impulsivos son muy intensos.

Estructurar un vínculo humano alejado de todo lo violento que había vívido fue la primera tarea, desde ahí surge la tarea de reconstrucción de una identidad que es nuestra principal fuente de arraigo. Así la define Bauman, como el encuentro con la mismidad y de esta manera echar raíces para un futuro. Pero el principal capital sigue siendo nuestra propia subjetividad si la podemos rescatar del consumo de drogas, de las violencias sexuales y las unimos a experiencias de amor humano. El encuentro con la palabra oída y hablada para estos chicos es una revolución. Escuchar y hablar no fue una experiencia en sus vidas. En la medida que hablamos y escuchamos aparece nuestro sí mismo. Empezamos a ser.

Hoy viven en Rosario en dos hogares sustitutos y alejadas de las drogas   volvieron a estudiar y tratando de lograr una vida vivible y con esperanza. De esas experiencias de dolor y vejación quedan y quedarán huellas, pero también es cierto que lo nuevo si es gratificante puede re-significar todo lo pasado para transformarlo en salud. Vivieron rodeadas de factores de riesgo; sin familia válida, sin escuela y con drogas en consumo precoz y están ligadas a factores de protección: casa, ordenada, estudio, no consumo de drogas. En suma, una adolescencia cuidada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s