Tiempo de la Posverdad y las Fiestas

 

“La era de la posverdad es el “virus” de una cultura de masas que tiene a las redes sociales como caldo de cultivo…un twitter se reproduce en miles” A.C. Grayling (filósofo inglés de la postverdad)

 

En Gradiva decimos que desde el día de la Madre hasta el 6 de Enero hay otro tiempo. Todo bulle como si muchos vivieran en un apuro permanente entre consumos desde compras, alcohol, drogas, juegos. La ansiedad devora. Es otro tiempo y muy diferente al anterior. El año parece dividido en dos. Los que trabajamos con pacientes adictos durante las fiestas de Diciembre vivimos un stress muy especial ya que es un tiempo especial de recaídas.

El desvarío de los brindis en la sociedad de masas a través de una embriaguez también masiva es la caricatura de un proyecto que no podemos ser y por lo tanto habitar. Es como una “huida hacia adelante” regresando paradójicamente a una dependencia infantil entre los vahos del alcohol y las sustancias. Es el triunfo dela muerte del sentido o sea del proyecto que necesitaríamos ser y hacer.

Todos nos sentimos interpelados por este balance más o menos consciente que en los diciembres realizamos de nuestras vidas y, por supuesto, también los pacientes que se están rehabilitando de una dependencia a sustancias y estos llevan, generalmente a una movilización afectiva. Están doblemente tentados; por un lado a repetir el viejo libreto de muerte que es introducirse en el vértigo del consumo o por otra parte tentar e in-tentar un proyecto y hacerlo propio. Aumentan las emergencias, los intentos de suicidio, las sobredosis, los accidentes, las rupturas de vínculos, las violencias. Las guardias médicas se llenan de pacientes en estado de intoxicación.

El tiempo parece ser un misterio. Somos de alguna manera Tiempo. El tiempo tiene efectos terapéuticos si se lo utiliza bien. Nosotros decimos con “tiempo, terapia y sin drogas” en el proceso de rehabilitación todo llega. Pero también cuando se lo utiliza mal decimos; con “tiempo y drogas todo llega”, o sea el camino del deterioro humano.

Hay un tiempo cronológico que es el del reloj, la agenda digital, el chat, el Facebook, los relojes inteligentes, el twitter; todos estos pueden ser nuestro tirano. Los griegos nos enseñaron que esta dimensión del tiempo devora a sus hijos. Cronos que era la significación del tiempo devoraba a sus hijos. Cronos temía a los sucesores, miedo al futuro. Vividos atados a la ansiedad. Nos incomunicamos. Perdemos contacto vital con el otro. Caen los encuentros humanos.

Este tiempo presuroso nos “come” y la ansiedad se alivia con objetos sustancias químicas en una sociedad en donde está devaluado el encuentro personal. Nos sume en una “ceguera” y en una “sordera” al sentido que nos propone la propia vida con su multitud de personas y creatividades que nos rodean a través de sus múltiples lenguajes.

No podemos escuchar y sentir dos tiempos que son reveladores; el del “kairos” (tiempo de la oportunidad) y el tiempo de nosotros mismos (tiempo de la intimidad en donde ahí llegamos a la eternidad del instante y del sentido). El tiempo “kairológico” nos marca como debemos aprovechar la oportunidad de encuentros decisivos, palabras que nos liberan. En los dichos populares se dice “el colectivo a veces no pasa dos veces en la vida”. El tiempo del sí mismo es el privilegio de estar con nosotros mismos y con nuestra historia aceptando lo dado como una gracia y lo no recibido como aquello que no pudo ser.

Todo esto parece borrado hoy en ciertos circuitos sociales que tienden a masificarse. El vértigo suplanta a la escucha y acá es conveniente reflexionar en los que nos enseñó el maestro francés en filosofía G.Marcel: “El vértigo es solo abandonarse” (“La decadencia de la Sabiduría”). No podemos solo vivir on-line dependiendo de un aparato y esto tiene consecuencias psiquiátricas evidentes incluso hoy en los chicos en el estudio (déficit de atención y del aprendizaje por ejemplo).

 

Tiempo de la Posverdad

 

“Posverdad”, palabra que el diccionario Oxford incorporó y ahora la Real Academia Española parece ser Ley hoy. ¿Importan los hechos? No…ya que “los hechos objetivos tienen menos influencia para definir la opinión pública que los que apelan a la emoción y a las creencia personales”. En esta era de la posverdad todo es relativo (relativismo en todas las esferas de la vida) y las redes sociales son el fundamento. Sirve más un twitter para posicionarme ante un tema que toda una biblioteca entera o las investigaciones científicas. Con la marihuana pasa eso ya que cuanto más nos internamos en los daños y cambios cerebrales y de personalidad que se generan más la posición emotiva junto a  los sititos digitales manejados con la astucia de la manipulación afectiva  y con slogans confrontativos se logra instalar una creencia que no atiende a la salud. Pero eso no parece importar en la cultura del instante y de la postverdad.

Mi opinión vale más que los hechos parece ser el lema desafiante. El narcisismo es pensamiento y el celular es la gran biblioteca mundial del conocimiento con todas sus aplicaciones un dogma.

No podemos distinguir en este on-line permanente la realidad de la ficción y así nos perdemos como personas en la incertidumbre cotidiana pero llenos de certidumbres. “Todo es relativo, se inventan historias todo el tiempo ya no existe la verdad… todo es postverdad”

El tiempo de hoy es el tiempo del cambio, lo transitorio y de la llamada Posverdad. Todo parece ser fugaz en donde la precariedad de los vínculos (parejas que no duran) marca la transitoriedad de todo y lo volátil de las relaciones. Todo parece ser “un amor flotante” en donde el “costo- beneficio” no es solo lo que marca la era comercial sino también las relaciones humanas. La traición parece no generar culpa y la complicidad es la mejor manera de no ser testigos y compañeros de una vida. Todo esto genera –lo vemos todos días- vacíos y agujeros en nuestras existencias. Encerrado en mis premuras y atados a un aparato el otro empieza a ser un extraño, llámese pareja, esposa, amante, compañero de trabajo. El “autismo socializado” reemplaza la etapa de los encuentros vivificantes. La desconfianza es fundamental en esta etapa de la historia. La irritación es evidente.

Somos todos socios transitorios pero sin “afecto societattis”. Se abandona al otro ante la primera dificultad. La volatilidad es fundamental. Caen compromisos y lealtades. También hay un miedo enorme a establecer vínculos duraderos. No hay tiempo de espera entonces por ende hay desesperación. La velocidad del relejo es el standard de esta época on-line.

El cuerpo cambió de significación en esta etapa de la historia, no es el cuerpo penitente de los cristianos, ni la reflexión de los existencialistas sobre el significado de vivir en el paso del tiempo y hoy que parece ser solo exceso y la huida de la decrepitud. El éxtasis y la marihuana usada precozmente desde la adolescencia están en esta línea. Vivir al tope. La prevención desde la información parece no servir. Las publicaciones y sitios que promueven el consumo de las drogas apelan a las emociones utilizando todas las vías de la sociedad de la postverdad con sitios digitales y lugares de contacto que desafían a las vetustas pedagogías de la modernidad.

La post-modernidad así vence dejando en el camino a miles en la categoría de “descartables”. Pero esto parece no importar. El derecho a la Salud no existe en los catálogos de la existencia actual. La indiferencia ante los “descartables” es sorprendente incluso con argumentos que apelan a un cierto “progresismo light” en donde se apela a la libertad del usuario cuando vemos a una persona tiranizada por el consumo suicida. En diciembre esto parece agudizarse.


Dr. Juan Alberto Yaria

Director General GRADIVA y Miembro del OPRENAR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s