Fiestas y Tristeza

 

“…tenemos el don de la libertad…pero podemos elegir la nada” (El mal y la Libertad-R.Safranski)

 

Los llamados se suceden. Jorge se acerca a mí entre los llantos de la esposa y la hija. Es un ser derrotado aun cuando el afecto lo sostiene y todas sus empresas ya están quebradas .No puede controlarse .El alcohol lo domina. Recién el 2 de Enero “comienzo a atenderme” me dice. Una despedida lo espera. Espero verlo el 2 de enero. La fiesta aparece hoy ligada al exceso. La diversión se transforma en per-versión (verter con exceso algo). El exceso es una característica de esta época. Adictos al alcohol, sexo, juegos, drogas, riesgo. Todos en el fin de año consuman un ritual sacrificial. Tiempo de balances y de ataques melancólicos hacia uno mismo. No podemos eludir los balances y saldos de cuentas. Los “pasivos” y “haberes” de nuestra vida.

¿Dónde parece haber quedado aquella fiesta que según Goethe era “la hora elegida por los dioses”?. Con esto el gran filósofo quería mencionar el momento en que se celebraba la vida pero esto ya parece antiguo y esclerótico. La fiesta era un agradecimiento al hecho de vivir, de ahí la celebración. En la fiesta se detenía el ritmo del trabajo. Reinaba el ocio que se oponía al negocio. Aristóteles nos recordaba: “vivimos negociosos (negocio = trabajo) para tener ocio”. De acuerdo a cómo vivía el ocio así era un ser humano porque la palabra ocio derivaba de schola (escuela) o sea el ocio era una escuela para el vivir cotidiano.

Casi perdida su dimensión religiosa la fiesta en la actualidad ésta parece ser sólo un descanso del trabajo. Pero el descanso no es el ocio. Es reposo frente al desgaste. El ocio es descubrir nuevas realidades. Hoy la verdadera religión es la del trabajo, siendo la obsesión de la competitividad el elemento fundamental. Obsesión e impulsión adictiva (juego, sexo, alcohol, drogas, riesgo) son la marca de hoy .Huidas? ; Vértigo hacia la nada? ; perdida de la libertad?; quizás todo eso en su conjunto.

Libertad y Adicciones

 

El problema de las adicciones parece ser el problema de la libertad o mejor dicho el drama de la libertad. Vamos eligiendo la nada sin darnos cuenta y luego ya perdemos la libertad. El cerebro automático va reemplazando la capacidad de decisión del ser humano. Esto lo muestra la neurociencia de hoy como el cerebro automático se impone sobre el cerebro más lento y evolucionado. Así el consumidor de juegos, alcohol, drogas, sexo está cercado por “señales” que lo detienen en todo momento para consumir. Calles, dealers, negocios, olores, discusiones buscadas para recaer, músicas de alto volumen; todo esto forma parte de un “combo” que dirige sus conductas. En su “resaca” posterior la culpa lo hostiliza aún más.

Para llegar a esto necesitamos la concurrencia de la soledad .Soledad que es buscada doblemente, Para “celebrar” la adicción necesitamos estar solos pero a la vez éstas nos llevan a la soledad. En la “resaca” posterior surge la peor sensación que podemos tener: la traición a nosotros mismos.

Surgen por doquier grupos de NA (narcóticos anónimos), SA (sexo anónimo), JA (juego anónimo), AA (alcohólicos anónimos), centros especializados de atención como comunidades terapéuticas, etc. Esto nos enseña que la forma de superar la “traición a nosotros mismos” es apelar a otro, un grupo, una institución, un Dios, a un lenguaje grupal. Esto ya lo enseño la filosofía desde un San Agustín o en el siglo XX A. Gehlen (“agarrarse a las instituciones y creer en ellas”). La libertad no puede vivirse sin el drama de los límites tan necesarios para crecer. Esto parece olvidado ya que todo parece culminar en un exceso.

Ocios Industrializados

 

El ocio se industrializó. La comercialización del tiempo libre ha trocado la significación de las fiestas. En las sociedades secularizadas y post-industriales surgen las industrias de la diversión y del descanso. Incluso los lugares de encuentro (bares, disco) quedan invadidos por ruidos o pantallas que impiden la tertulia y la comunicación.

El alcohol ya no es la bebida espirituosa, es una farmacoterapia embriagante que esconde la incomunicación de las personas, aunque a veces se comercialice como “el sabor del encuentro”. En muchos casos a esto se une el uso de drogas (estimulantes o alucinógenas).

La desmesura y el exceso ocultan quizás el vacío y el aburrimiento como fenómeno casi masivo, especialmente en los grandes conglomerados urbanos: el vacío así como el aburrimiento parecen ser la cara de la tristeza.

Sube el promedio diario de accidentes de 21 a 22 por día. En el 50 % de los casos interviene el alcohol (Asociación Civil Luchemos por la vida). La hora pico de accidentes es entre las 0 y 6 hs. El 25 % de los accidentes totales se producen en esta época. Los servicios de traumatología de los hospitales públicos tienen un 80 % de traumas en las noches del viernes, sábado y domingos ligados al alcohol y al consumo de drogas. Son Saigón o Irak las salas de guardia por momentos. En lo traumatológico violento el 50 % es por alcohol y drogas en promedio.

El trauma lleva 2.600.000 hospitalizaciones por año y 37 millones de visitas anuales al servicio de urgencias. En el mes previo al accidente traumático el 60 % había ingerido mucho alcohol entre los 21 y 49 años, 70 % entre 26 y 34 años (hombres) y 54 % entre 26 y 34 años (mujeres). El beber es una predisponente grave para un accidente traumatológico (colisiones vehiculares, caídas, accidentes de trabajo, accidentes recreacionales y en el hogar y/o violencia). La triada de la muerte es:1) alcohol y drogas; 2) agravios menores y 3) armas. El juego es otro elemento clave .Adicciones a las máquinas electrónicas, juegos de póker virtuales, a Internet, sexo virtual.

Nuestra tarea como terapeutas será, como probablemente haremos con Jorge, encontrar el célebre hilo de Ariadna que ayude a los pacientes a salir del laberinto de sus vidas. El hilo de Ariadna era el símbolo de la salvación ya que era lo que permitía huir del Minotauro. Este se aplacaba como monstruo que era con sacrificios humanos. La adicciones son instrumentos de hoy de lo sacrificial. Muchos mueren o vegetan como adictos.  Así Dédalo salvo a sus hijos. El hilo los llevó a la salida.


Dr. Juan Alberto Yaria

Director General de GRADIVA y Miembro del OPRENAR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s