La marihuana cotiza en Wall Street

 

      “adónde vamos con todo este “experimento social” de la marihuana libre…”  Nora Volkow (máxima autoridad en USA en el campo de la salud pública)

 

La marihuana cotiza en las grandes ligas del capital productivo y financiero ya que una de las productoras de cannabis medicinal y de marihuana recreativa actualmente lo hace en el Nasdaq, el sitio de las empresas tecnológicas y farmacéuticas más fuertes. Cronos Group, así se llama, compite junto a Apple, Microsoft, Starbucks y como tantas otras cotiza.

Con 1500 millones de capital se apresta a trabajar para el mercado que se abre de la marihuana recreativa en USA. Nasdaq es el mercado favorito de las empresas de la nueva economía. El lanzamiento en Wall Street es una señal más para los inversores de que es un sector en el que el dinero puede funcionar.

El estreno se produjo el martes 4  en el Nasdaq, donde cotizan otras compañías que indirectamente están relacionadas con esta sustancia como GW Pharmaceutical, que desarrolla un tratamiento para la epilepsia con derivados del cannabis. Cronos vende cannabis en Alemania para uso medicinal y está estableciendo plantas de producción en Australia o Israel, además de Canadá. Estados Unidos es su próximo objetivo.

El Nasdaq, sin embargo, es un mercado con mucha más liquidez, al que acuden las empresas emergentes para dotarse de capital para financiar su crecimiento, y mucho más visible para captar inversores dispuestos a arriesgar su dinero en esta nueva aventura de negocio pese a las reticencias de Donald Trump. Sus acciones cayeron un 2% en el estreno. Luego tomaron fuerza y cerró la semana con una apreciación de casi el 20%. En el mercado de Toronto el impulso fue incluso mayor esta semana, del 40% desde el lunes. La apreciación fue suficiente para volver a colocarla muy cerca del máximo histórico que alcanzo en enero, antes de desplomarse un 25%. Acumula una apreciaron del 1.400% desde su estreno en enero de 2015.

Otra de las compañías canadienses que cotiza en Toronto y que está dedicada directamente a la marihuana es Canopy Growth. La multinacional Constellation Brands, que controla entre otras marcas la cerveza Corona, pagó el año pasado 190 millones de dólares por hacerse con una participación en esta sociedad. Los analistas del banco de inversión Cowen & Co proyectan que el mercado de la marihuana moverá 50.000 millones de dólares en 2026, frente a los 6.000 millones en 2016.

Se espera en paralelo que Canadá legalice el cannabis con uso recreativo este verano. Dijimos la semana pasada en nuestra columna que el Primer Ministro Justin Trudeau anunció en consonancia con el crecimiento de los conglomerados de producción y comercialización que se legalizaría el consumo con fines recreativos con la apertura de tiendas e incluso los niños de más de 11 años podrán tener hasta 5 grs. de marihuana.

Los grupos médicos de Canadá se oponen por razones de salud pública pero hoy nos podemos preguntar, incluso remitiéndonos a nuestra experiencia en la Argentina, que su opinión poco importa. Directamente no son escuchados.

¿Por qué deben ser escuchados en una época de relativismo cultural, de políticos que piensan “cuanto peor mejor” para la toma del poder y/o el mantenimiento del mismo y ante las ganancias siderales que esto deja?. Los narcos a su vez apoyan ya que aumentará el global de consumo y se crean tres mercados que son “fanáticos” de estos cambios: el comercial –productivo, el político (ligado a los pensamientos de la “nueva izquierda” que tiene en las drogas y su uso libre uno de los objetivos para que caiga la llamada cultura “antigua”) y por último, el “mundo narco” que va a competir con el legal, siempre en mejor condiciones, como ya sucede en Uruguay.

El proceso de legalización del consumo de marihuana se está haciendo de forma progresiva en EE UU, Estado por Estado. En nueve territorios está autorizado para consumo recreativo y en 29 con fines médicos.

 

El “Cannabis Medicinal” como caballo de Troya

 

Dejarle a alguien un “presente griego” alude a aquello que encubre un engaño y una trampa. Surge desde la Odisea de Homero y en la Eneida de Virgilio en donde para tomar  militarmente Troya como resultaba  imposible atravesar las fortificaciones se le regala a los troyanos un presente que era un caballo de madera  luego recordado como el Caballo de Troya lleno de soldados que una vez introducidos en la ciudad la toman. Durante la noche los guerreros salieron del enorme caballo, mataron a los centinelas y permitieron la entrada del ejército griego provocando así la caída definitiva de Troya. Los troyanos eran muy creyentes y los que lo engañaban le decían que el Caballo era un regalo de los dioses y cayeron en el engaño.

Debido a los enormes intereses económicos y geo-estratégicos que están en juego,  esta droga (marihuana) de efectos euforizantes y alucinatorios puede ser nuestro Caballo de Troya en relación a la generación de una mayor epidemia y abrir el camino, como pasó en Troya, para la entrada al consumo de otras drogas. Ya estamos frente a una epidemia de consumo de drogas en general (con la marihuana y el alcohol como ejes) y ciertas actitudes e incluso ciertas vacilaciones conceptuales en personas con poder de decisión son verdaderamente preocupantes.

En principio la confusión es la primer vía de entrada ya que se confunde aviesamente el cannabis medicinal (uso de uno de los químicos del cannabis) para ciertas enfermedades con el “porro”. Se instala en la opinión pública y en las familias que el “porro” de marihuana no tiene ningún efecto para el deterioro de la salud.

La normalización del consumo de drogas (estamos en vías de eso) pasa por la liberalización de la marihuana minimizando sus efectos, la critica a todos los sistemas asistenciales por una supuesta “educación” sobre el uso racional de drogas – incluso desde la escuela – , no hablar de los padecimientos que éstas traen y repudiar los estudios cerebrales sobre el daño que generan. De esta manera, se va armando el Caballo de Troya sobre la base de grandes intereses económicos e ideológicos.

Todos estos movimientos tienen financiadores y fundaciones que los avalan. Cuando a finales de los 80´ y 90´ estudiaba en USA, las grandes empresas ayudaban en programas preventivos. Hoy ya no es así.

 

¿Y la salud Pública?

 

Estos cambios de política podrían desencadenar una amplia gama de los sistemas sanitarios y sociales en nuestro país. ¿Quién va a pagar esta fiesta de discapacidades?.  El consumo de cannabis está emergiendo como uno entre muchos factores que pueden afectar el desarrollo del cerebro y la función mental. La adolescencia representa un período crítico del desarrollo neurológico caracterizado por una marcada poda sináptica y el aumento de la mielinización. Trastornos del aprendizaje y deterioros de la función cognitiva también y opera como factor de envejecimiento cerebral.

Hoy brote psicótico y consumo de marihuana, especialmente en adolescentes, en personas vulnerables es una realidad. ¿Pero a alguien le importa esto?.¿No será que estamos entrando en una sociedad “darwiniana” en donde sólo se salvarán  los más fuertes?


 

Dr. Juan Alberto Yaría 

Director General GRADIVA y Miembro del OPRENAR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s