“El uso de cocaína crece en el país y preocupa a los médicos”

Les compartimos la nota de Clarin sobre el aumento de consumido de drogas en Argentina. Dos especialistas hablan de la situación que atraviesa la sociedad en relación a las adicciones.

foto cambiar cocaína

“Tarde o temprano el consumo de cocaína se transformará en un problema”, es una de las conclusiones que saca el doctor Carlos Damín, jefe de Toxicología del Hospital Fernández. “En la Argentina hay un consumo bastante generalizado y no distingue de niveles socioeconómicos ni culturales”.

Conocida la muerte de la mediática Natacha Jaitt y en medio de las investigaciones sobre lo que ocurrió en el salón de eventos de Benavídez, donde encontraron su cuerpo en la madrugada del sábado, los peritos constataron que Jaitt tenía cocaína en las fosas nasales.

“De esto no se muere nadie. Es lo que piensan, omnipotentes, los milennials y los centennials”, enfatiza Geraldine Peronace, médica psiquiatra, especialista en adicciones, que asesora en el Sedronar. “Yo creo que estas muertes, como la de Natacha Jaitt, tienen que servir para tomar conciencia. Porque de esto se muere mucha gente y sin aviso previo”.

Damín, que lleva 28 años en el área de toxicología, remarca que la cocaína llega a todos lados, la diferencia es la vía de ingestión: “La gente más pobre consume cocaína fumable, dentro de las que se encuentra el paco y la pasta base; mientras que la gente con otro poder adquisitivo ingiere por aspiración”, expresa el médico del Fernández, hospital que recibe pacientes de Barrio Parque y, también, de la Villa 31. La cocaína no es clasista, hay de mejor calidad, como el alcohol, pero todos son potenciales víctimas”.

El especialista, sin embargo, advierte que en los últimos dos años “se produjo la reaparición de la cocaína inyectable, que es la que surte efecto más rápido y, por supuesto, es la más grave”. Explica Damín que por vía inyectable el efecto llega en unos cinco minutos, contra los diez minutos de la que se fuma y los quince de la que se aspira.

Peronace, experta en prevenir adicciones, remarca la importancia de los padres, “que deben hacer más esfuerzo para llegarles a sus hijos, que hoy son tentados muy fácilmente en caer en distintos tipos de consumo. El último informe del Sedronar habla del aumento exponencial del alcohol y drogas en chicos entre 12 y 17 años. Y pone la piel de gallina cuando ese informe dice que un chico conseguiría cocaína en menos de 24 horas. ¿Qué significa esto? Que hay un gran teléfono descompuesto entre padres e hijos. Los padres prefieren hacer oídos sordos y regalarles una tablet, sin saber que se está regalando un mundo, pero un mundo insondable”.

“En el Hospital Fernández tenemos alrededor de 350 casos por año de pacientes consumidores de cocaína en todas sus formas”, informa Damín, que agrega que -como parámetro-, hay unos 1100 pacientes que llegan por adicción al alcohol. De ese total, “un 5 por ciento es adicto dependiente, un 25 % abusa y un 70 % hace realiza un uso recreativo, término que no comparto”. En cuanto al promedio de edad de los que demandan ayuda al hospital, la mayoría de los consumidores tienen entre 25 y 35 años, y los motivos, por lo general, tienen que ver con factores sociales.

¿Qué buscan los adictos que van a pedir ayuda al Fernández? “Básicamente sacarse del malestar que los aqueja. Quieren superar la situación física que los tiene a maltraer en ese preciso momento, probablemente asustados por los síntomas, que pueden ser muchos: desde paranoia, pasando por insomnio, angustias, hipertensión y hasta dolores en el pecho. Entonces, acorralado, va al hospital a pedir auxilio”.

Para Damín “el enfermo no es consciente del riesgo de vida que atraviesa. Más bien sabe que forma parte de un círculo vicioso del que no puede salir. Entonces piden ayuda para bajarse o poder parar, porque vienen de cuatro días de gira y ya no soportan más ese ritmo sofocante”. Se insiste en que no suelen haber síntomas físicos sino psíquicos. “El que viene a la guardia se termina escapando cuando siente las primeras mejorías”.

Coincide Peronace: “No hay conciencia ni temor al peligro y al riesgo. Por eso es necesario insistir en la prevención, dando charlas en los colegios. Lo llamativo -se sorprende la médica psiquiatra- es que está aceptado el consumo, por eso esta nueva generación de adolescentes pregunta cómo consumir y no morir en el intento. No vislumbran la posibilidad de una salida nocturna sin consumo. Es impactante”.

¿Saben los padres, están enterados? “Implícitamente lo aceptan, por eso ponen las casas y se justifican diciendo que ‘mejor que se emborrachen en casa’. Estamos viviendo un momento muy pero muy delicado en la Argentina. Hoy las adicciones en general son la mayor epidemia, el principal depredador del ser humano”, hace saber la especialista.

Actualmente, en la cartelera cinematográfica se está exhibiendo la estupenda y dramática “Bautiful Boy”, película de Felix Van Groeningen, que describe la adicción a las drogas de un joven de 18 años (Timothée Chalamet), estudiante y de clase acomodada, y de cómo su padre (Steve Carell) intenta por todos los medios ayudarlo sin darse por vencido.

Fuente:https://www.clarin.com/sociedad/uso-cocaina-crece-pais-preocupa-medicos_0_VJ6Kpegu9.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s