“Drogas: reducción de daños o prohibición”

Una nota publicada en Clarín reabrió la controversia sobre el modo en que los profesionales de la salud enfrentan los temas vinculados con las drogas.

cannaa

En la nota, publicada en este medio, “8 señales a las que los padres de adolescentes deben prestar atención”, el psicólogo Alejandro Schujman opina: “… un tema que me preocupa y con el que lidio con frecuencia. Existe una corriente de profesionales que desde la salud mental no evalúa el consumo ocasional de marihuana en jóvenes como algo tan preocupante. Plantean una reducción del daño en este aspecto, esto es, intentar a través de la terapia que el paciente reduzca en la medida de lo posible el consumo de esta droga”.

Y sigue: “En mi caso, el único modelo que comparto es el abstencionista, la marihuana en jóvenes es compleja, tóxica e innegociable. Soy en ese sentido… un “fundamentalista””.

Un tema que me preocupa y con el que lidio con frecuencia. Existe una corriente de profesionales que desde la salud mental no evalúa el consumo ocasional de marihuana en jóvenes como algo tan preocupante. Plantean una reducción del daño en este aspecto, esto es, intentar a través de la terapia que el paciente reduzca en la medida de lo posible el consumo de esta droga. En mi caso, el único modelo que comparto es el abstencionista

Lic. Alejandro Schujman
PSICÓLOGO

Para el Presidente de la Asociación de Reducción de Daños de la Argentina, Lic. Gustavo E. Zbuczynski, Schujman comete “una serie de inexactitudes y errores conceptuales”; y así le responde:

El progreso científico se produce a través del reemplazo de paradigmas
Desde hace ya muchos años existe una teoría epistemológica (ciencia que estudia el desarrollo de las ciencias) que sostiene que el progreso científico se produce a través del reemplazo de paradigmas, entendiendo por el ello el cuerpo teórico que una comunidad científica sostiene y con los cuales intenta responder a las preguntas de su época.

Consecuente con esta idea es pensar que una comunidad científica determinada se autocontrola, en el sentido que es la misma comunidad científica la que “descubre” que el marco teórico existente deja de dar respuestas satisfactorias para los interrogantes que se plantea responder.

Con este espíritu, que debe estar presente en todo momento para los que nos interesa acrecentar los avances de las disciplinas pensadas al servicio de la sociedad, recibo por parte de un colega, la nota publicada en la sección Buena vida del diario Clarín del día 13 de marzo del corriente en la que, el Lic. Alejandro Schujman afirma una serie de inexactitudes y errores conceptuales que no pueden dejarse pasar.

En este entendimiento, creo necesario que se publiquen algunas aclaraciones que me parecen pertinentes. Se habla en aquella nota de “una corriente que desde la Salud mental no evalúa el consumo de marihuana en jóvenes como algo tan preocupante. Plantean una reducción del daño en este aspecto, esto es, intentar a través de la terapia que el paciente reduzca en la medida de lo posible el consumo de esta droga”.

La Reducción de Daños, lejos de ser algo que se realiza en el marco de una terapia, es una política pública en lo concerniente a la forma que un Estado encara los temas vinculados a las drogas. Es la única política pública en materia de drogas compatible con las conceptualizaciones de Derechos Humanos y hacia dónde vienen girando la mayoría de los países serios del mundo.

La Reducción de Daños es una forma alternativa de pensar estos problemas y el mundo se dirige hacia allí.

Lic. Gustavo E. Zbuczynski
PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE REDUCCIÓN DE DAÑOS DE LA ARGENTINA

Sólo este punto alcanzaría para calificar de burrada a estas definiciones, pero el profesional en cuestión, no se anda con chiquitas y avanza en otros temas de su propia clínica a la que presenta como ejemplo. Habla de una adolescente de 19 años a la que seguramente no dudaría en calificar como adulta si se tratara de cualquier otro tema que no estuviera vinculado con las drogas. Recordemos que en nuestro país, la mayoría de edad se cumple a los 18. Pero, el hombre no es abogado es psicólogo y debería saber que lo que él llama “confidencialidad” es jurídicamente secreto profesional, que solo se libera ante un pedido judicial y no contándoles a los padres, el consumo de drogas que una adolescente le confiesa.

Por otro lado, tampoco se trata de confidencialidad sino de soportar la transferencia, un concepto sobre el cuál no voy a extenderme porque esto no es una revista especializada pero que, básicamente se trata de soportar (hacer de soporte) aquello que no tiene lugar en otro lado.

De hecho, el movimiento que relata que hizo la adolescente, sentándose a su lado, es prueba de la pregunta que le dirige: “¿de qué lado estás?” Por supuesto, desde el tamiz del fundamentalismo abstencionista que declama este psicólogo es imposible leerlo y encima, luego de reconocer “Me estaba pidiendo ayuda sin conocerme, porque sus padres no habían podido ni sabido, hasta ese momento, encontrar la manera de frenar su ímpetu autodestructivo”, se sorprende de no haber vuelto a tener noticias de esta familia.

Su fracaso del ideal de “un mundo sin drogas”, dio como resultado un aumento incesante de los problemas que se proponía resolver. Las políticas de drogas Abstencionistas/Prohibicionista han hecho más daño que las drogas mismas.

Lic. Gustavo E. Zbuczynski
PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE REDUCCIÓN DE DAÑOS DE LA ARGENTINA
La teoría epistemológica mencionada sostiene también que el progreso científico se produce por revoluciones a la que asistimos en este momento y en la que el viejo paradigma se resiste a retirarse. Es que el Abstencionismo-Prohibicionismo está en retirada pero hará todo lo posible por mantenerse vigente aunque, claro está, no ha dado las respuestas esperadas en materia de políticas de drogas.

Su fracaso del ideal de “un mundo sin drogas”, dio como resultado un aumento incesante de los problemas que se proponía resolver. Las políticas de drogas Abstencionistas/Prohibicionista han hecho más daño que las drogas mismas.

Ante ellos estamos los que venimos discutiendo sus argumentos falaces que sólo son “creíbles” porque están instalados en el discurso social. La Reducción de Daños es una forma alternativa de pensar estos problemas y el mundo se dirige hacia allí. Las últimas declaraciones de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud es una prueba de ello.

Se hace necesaria una reconversión de los profesionales de la salud que les permita despojarse de todos los prejuicios con los que se acercan a estos temas que les impide ver, como diría mi colega, un gorila pasando por el consultorio.

Fuente: https://www.clarin.com/buena-vida/drogas-reduccion-danos-prohibicion_0_LAoweWGDz.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s