“El infierno del paco”

Les compartimos la siguiente publicación de La Nación.

_ paqueros

El paco nació con el estigma social, en la crisis económica de 2001: lo fumaban aquellos que, por sus costos, no podían acceder a la cocaína ni a la marihuana. Es la cocaína de los pobres, una mezcla artesanal que en pocos meses causa daños irreversibles. Es altamente adictivo y genera un fuerte compromiso, tanto físico como psicológico. Entre los varios componentes altamente tóxicos que se emplean en su producción para abaratar costos se encuentran el querosén, el ácido sulfúrico, el talco, el vidrio molido de tubos fluorescentes, las anfetaminas y las aspirinas. Son cuatro las etapas por las que atraviesa quien lo consume: la euforia, que se manifiesta con la disminución de las inhibiciones; la disforia, que se traduce en sentimientos de angustia, depresión e inseguridad; la adicción, a través del consumo sin interrupciones, buscando mitigar la sensación de disforia, y, finalmente, la etapa de la psicosis y las alucinaciones.

La adicción al paco se revela cada vez más temprano. Se manifiesta hoy en chicos que habitan principalmente en las zonas más vulnerables y que sólo cuentan 10 u 11 años, según lo informan fuentes de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar). Estudios del citado organismo estatal que datan del año 2015 señalan que el 1,6% de la población escolar del país alguna vez consumió paco, en tanto que en la Capital Federal esa experiencia se ha elevado al 2% en 2016

En algunos casos se trata de niños que escaparon de sus familias, donde recibían maltratos, y buscaron refugio en una villa distante. Allí hubo quienes los iniciaron en el consumo y la venta de la droga, que se les ofrecía como un medio para superar el abandono y las necesidades que padecían. La áspera realidad de estos chicos los llevó a vivir en la calle, lejos del hogar y de la escuela, sin encontrar ayudas positivas. Huyendo de sus desdichas y de situaciones familiares nada gratificantes, cayeron en la trampa de la droga, agravándose así sus problemas.
El consumo de paco es la expresión más cabal de la pobreza. Es una consecuencia más que una causa y un producto más que un origen. Nace ahí donde la pobreza se instala, se rompen los lazos familiares y sociales, y el abandono y la falta de horizontes se convierten en constantes.

El boom del paco en estos barrios sería imposible sin la existencia de zonas liberadas para su comercialización y uso en la vía pública. Una vez en el cuerpo, la propia virulencia del químico se potencia en las vulnerabilidades estructurales y ahí adquiere su verdadera dimensión de tragedia social. En opinión de los investigadores, no es viable una política pública que se oriente a la recuperación de los adictos que viven en las calles si no se actúa contra todas las formas de comercialización y tráfico.

La Argentina necesita aplicar un plan nacional para combatir el consumo y la venta de drogas, haciendo especial hincapié en los más jóvenes. Dicho plan debe prever su continuidad indispensable, más allá del período de un gobierno. En este sentido, resulta auspicioso el retorno de información actualizada sobre el problema de las adicciones, que provee el Observatorio Argentino de Drogas -que había dejado de funcionar en 2009-, toda vez que permitirá realizar diagnósticos más precisos y diseñar soluciones más eficaces.

Adicción, violencia y prisión. Ésos son los peligros que acarrea el paco para muchos jóvenes argentinos. Por ello, se requiere una fuerte presencia del Estado para garantizar su derecho a una vida sana y segura. Sólo con una firme voluntad para impedir el avance del narcotráfico y proteger a los jóvenes más vulnerables de sus tentáculos se podrá confiar en un mejor futuro para la niñez.

Hablar de las drogas es también hablar de cifras: de los que se enriquecen con ese mercado infame y dañino y de los que sufren en sus vidas esa tragedia. Por eso, el Estado y la sociedad deben aunar esfuerzos y robustecer el compromiso para, juntos, poder prevenir este infierno.

La nota de opinión fue publicado en el 2016.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/opinion/el-infierno-del-paco-nid1940084

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s