“Cómo la heroína cambia el funcionamiento del cerebro”

Nota publicado por Infobae. El uso indebido crónico de esta droga opiácea deja su huella en el cerebro, incluso años después de romper el hábito y no consumirla. Alarma en EEUU por su propagación y falta de control.

heroina

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, casi medio millón de estadounidenses son adictos a la heroína, una droga (como el opio y la morfina) que proviene de la resina de la planta de la amapola. Este opio se refina hasta convertirse en morfina, luego se refina aún más convirtiéndola en diferentes formas de heroína.

La heroína es una parte central de la epidemia de opiáceos que azota a los Estados Unidos. Comenzó silenciosamente, con recetas médicas de oxicodona, hidrocodona o fentanilo escritas de buena fe contra el dolor. Pero todo se desbordó.

Y ahora, en medio de la crisis, muchos Estados han cambiado sus normas para limitar la circulación de estas sustancias que causan 19.000 muertes por sobredosis accidentales al año. El narcotráfico lo convirtió en una oportunidad de negocios: aumentó la venta de heroína.

Según cifras oficiales, en 2010 había 2,4 millones de adictos a los opiáceos recetados. Pero los expertos lo consideran una estimación baja. Desde que en 1996 comenzó la venta masiva de oxicodona, los adictos aumentaron más del 225% en ocho años. De 76 millones de recetas en 1991 se pasó a 219 millones en 2011, de las cuales se estima que el 60% es para abuso.

Muchos adictos a la heroína buscan dejar este mortal hábito, pero corren un alto riesgo de recaer por el resto de sus vidas, especialmente en respuesta al estrés o los desafíos diarios de la vida.

Cuando un adicto o consumidor se inyecta o toma por otra vía heroína, en un primer momento, denominado “luna de miel”, la persona experimenta una sensación de placer intensa, y a los pocos segundos de ese éxtasis, se pasa a un estado en el que hay una mezcla de sedación total con euforia.

Luego de los efectos iniciales, el consumidor se encuentra en una etapa somnolienta o adormilada, y sus funciones mentales, como describen algunos científicos, se nublan. De igual forma, la función cardíaca se vuelve más lenta y se reduce el ritmo de respiración. Esto en algunos casos pone en riesgo la vida de la persona, lo que puede llevar a un estado de coma o daño cerebral permanente.

La gravedad del escenario en EEUU hizo que los agentes de policía de grandes urbes estadounidenses lleven en sus patrulleros inyecciones de nalaxona, un antagonista de los opiáceos que puede sacar de la depresión respiratoria a una persona que sufrió una sobredosis de heroína, por ejemplo.

“Hoy vemos una epidemia de heroína increíblemente penosa y extendida”, dijo a Bloomberg Daniel Ciccarone, un médico de la Universidad de California en San Francisco que estudia el mercado de la heroína. “No estamos ni siquiera cerca de la cumbre de esto. La heroína tiene una fuerza de vida propia”.

Desorden vs. enfermedad

De acuerdo con el National Institute on Drug Abuse de los Estados Unidos, la heroína se adhiere a ciertos receptores del cerebro —conocidos como receptores opioides mu (ROM)—, los cual activa. Cuando se consume la droga, los ROM se activan y liberan dopamina, lo que hace que el adicto desee consumir otra vez.

Cómo afecta al cerebro este opiáceo
Cómo afecta al cerebro este opiáceo
La heroína una vez ingresada al cerebro se convierte en morfina y se adhiere a los receptores opioides. La euforia del consumidor depende de cuánta droga consumió y con qué rapidez ingresa al cerebro. Los efectos casi siempre vienen acompañados de un enrojecimiento cálido de la piel, sensación de pesadez en la extremidades y sequedad bucal. De igual forma, son comunes los vómitos, las náuseas y la picazón intensa.

“La estructura física y fisiológica del cerebro se modifica en el adicto, lo que crea desequilibrios en los sistemas neuronales y hormonales. También afecta la materia blanca en el cerebro, lo que deteriora la capacidad para regular el comportamiento y las respuestas generadas en momentos de tensión o estrés. De igual forma, afecta la habilidad para tomar decisiones”, según el National Institute on Drug Abuse.

En busca de un tratamiento exitoso

Ahora, los investigadores del Instituto de Ciencias Médicas Básicas de Beijing informaron que los cambios persistentes en el cerebro asociados con la adicción a la heroína pueden subyacer a ese alto riesgo y ofrecer nuevas sugerencias sobre cómo organizar un tratamiento exitoso.

Sigue siendo un debate en curso en la comunidad médica: ¿la adicción es un trastorno o una enfermedad? El Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales clasifica el abuso de sustancias como un trastorno, es decir, un conjunto de síntomas sin implicación de origen, en oposición a una enfermedad, donde se conoce la razón subyacente.

Pero, una y otra vez, las investigaciones neurocientíficas sugieren que la adición causa distintos cambios en el cerebro, con una disfunción observada en patologías neuronales específicas involucradas en el procesamiento de riesgos y recompensas. “Es hora de aceptar que la adicción es una enfermedad, simple y llanamente”, afirma la doctora Mary Jeanne Kreek, profesora en la Universidad de Rockefeller, que ha estado estudiando la adicción durante décadas.

“Hemos sabido que la adicción tiene una base genética. Múltiples variantes de múltiples genes contribuyen con el 60 por ciento o más del riesgo relativo en el desarrollo de una adicción. Pero también vemos que la adicción está vinculada a los cambios fisiológicos que se producen en las propias células, así como en la forma en que se comunican con otras neuronas. Tomados en conjunto, estos hallazgos dan aún más importancia al hecho de que la adicción es una enfermedad cerebral”, agrega.

La heroína es un derivado de la planta de la amapola
La heroína es un derivado de la planta de la amapola
El trabajo en el laboratorio de Kreek, entre otros, ha revelado que los adictos a la heroína recuperados muestran una respuesta al estrés anormal, y esa respuesta permanece alterada por un tiempo. Otros estudios han mostrado cambios en la actividad de estado inicial de los circuitos cerebrales dedicados a recompensar el procesamiento en adictos que han estado limpios por un corto período de tiempo.

Pero, ¿esos cambios de estado de reposo se repartirán durante largos períodos de tiempo, y quizás expliquen por qué los adictos recuperados, incluso después de años de abstenerse del uso de drogas, pueden tener antojos tan fuertes por la droga?

Cambios a largo plazo

Para ver si los patrones anormales de conectividad cerebral permanecerían mucho tiempo después de que un adicto tuviera su último golpe, el doctor Lubin Wang y sus colegas del Instituto de Ciencias Médicas Básicas de Beijing utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional para escanear el cerebro de 30 adictos abstinentes del Sanshui, el Centro de Desintoxicación y Rehabilitación de Drogas en Guangdong, China, y luego compararon esas exploraciones con las de 30 personas no adictas.

Los adictos en China crecen cada vez más
Los adictos en China crecen cada vez más
“Los estudios anteriores que siguieron a personas a largo plazo informaron altas tasas de recaída, del 70 al 90 por ciento, entre la heroína y otras drogas. En un estudio de seguimiento de 33 años, se encontró que, incluso entre los usuarios de heroína que se abstuvieron durante 15 años, una cuarta parte finalmente se recuperó”, sostiene Wang. “Entonces sospechamos que puede haber algunas vulnerabilidades neuronales latentes que llevaron a esto”, agregó.

Cuando Wang y sus colegas observaron la actividad del estado de reposo en parte de los ganglios basales, las regiones de recompensa del cerebro, en los antiguos adictos y los individuos sanos, encontraron una actividad disfuncional significativa.

En comparación con los individuos sanos, los ex adictos mostraron una mayor conectividad funcional entre los ganglios basales y la corteza prefrontal, la parte del cerebro responsable del control ejecutivo, y una conectividad reducida entre los ganglios basales y otras áreas del cerebro involucradas en el procesamiento de recompensas.

La droga se distribuye en distintos formatos
La droga se distribuye en distintos formatos
“El resultado más sorprendente de este estudio es que la organización funcional anormal en los adictos a la heroína persiste incluso después de años de abstinencia. La comprensión de los patrones de actividad de los ganglios basales con otras regiones del cerebro puede contribuir a una mejor comprensión de las causas subyacentes de la dependencia de drogas”, indicó Wang.

Marcus Raichle, un neurólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, fue pionero en los esfuerzos de investigación en la actividad del estado de reposo y califica este hallazgo como convincente. “Esto se debe al hecho de que hay que apreciar que las adicciones, incluso en aquellos que dejan de usar, producen cambios en la organización básica del cerebro”, dijo.

“No obstante, explica bastante bien por qué la recaída de la gente, incluso si han pasado por varios programas o han intentado dejar de fumar, porque el cerebro ha cambiado y no está a punto de volver atrás en un instante”, agregó.

La adicción remodela circuitos neuronales para asignar valor supremo a la cocaína o a la heroína a expensas de otros intereses como la salud, el trabajo, la familia o la vida misma
La adicción remodela circuitos neuronales para asignar valor supremo a la cocaína o a la heroína a expensas de otros intereses como la salud, el trabajo, la familia o la vida misma
Raichle sostuvo durante mucho tiempo que el cerebro está en el “negocio de la predicción”, lo que significa que su trabajo principal es tratar de predecir lo que está sucediendo en el medio ambiente para poder responder mejor a eso. El estado del cerebro ayuda a proporcionar la información adecuada para hacer predicciones importantes.

“Es por esto que la actividad intrínseca saludable es tan importante. Si esas conexiones no están bien organizadas, podría explicar todo tipo de problemas, que van desde las diferencias en las personalidades a las diferencias en el comportamiento hasta si nos convertiremos o seguiremos siendo adictos a una droga”, destacó.

Biomarcadores efectivos

Wang explicó que estos hallazgos pueden actuar como un biomarcador de la adicción a las drogas persistente, lo que podría, en el futuro, ayudar a los clínicos a evaluar el efecto de las amenazas para las personas. También pueden predecir quién tiene mayor riesgo de recaída y explicar por qué los factores estresantes de la vida diaria pueden ser tan desencadenantes en los adictos abstinentes.

Pero lo que estos resultados no pueden decirnos es si tales cambios en el estado de reposo del cerebro, particularmente en este sopor clave, se presentarán antes de la adicción.

Otra de las formas de su consumo
Otra de las formas de su consumo
“Las personas que cumplen con los criterios para un adicto a opiáceos necesitan ingresar en programas de tratamiento afectivo. Eso significa mantenimiento con metadona o mantenimiento con buprenorhina, junto con asesoramiento y terapia conductual”, precisó el experto.

Y concluyó: “Y sí, los adictos van a estar en tratamiento durante mucho tiempo. No sabemos mucho hoy exactamente. Muchos pueden estar en tratamiento por el resto de sus vidas, como alguien con una condición crónica como diabetes, hipertensión o un trastorno de la tiroides estará en tratamiento por el resto de su vida. Esto es una enfermedad. Vemos que el cerebro ha cambiado de forma mental y necesitamos ofrecer tratamientos que reconozcan de qué se trata”.

Fuente: https://www.infobae.com/salud/2019/04/12/como-la-heroina-cambia-el-funcionamiento-del-cerebro/

Anuncios

“Golpe comando al narcotráfico: detuvieron a ocho traficantes y secuestraron bienes valuados en siete millones de dólares”

Les compartimos una nota sobre un operativo antinarco. Fue en varios operativos realizados en Buenos Aires, el conurbano y Tucumán.

policias

 

Ocho presuntos narcos detenidos, bienes valuados en siete millones de dólares secuestrados y 77.000 dosis de cocaína incautadas fueron el resultado de múltiples operativos realizados en la Buenos Aires, el conurbano bonaerense y la provincia de Tucumán para desarticular una organización dedicada a la comercialización internacional de estupefacientes.

Los detalles de los allanamientos fueron dados a conocer en una conferencia de prensa que ofrecieron la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el jefe de la Policía Federal, comisario general Néstor Roncaglia.

La causa tuvo su origen en la “Operación Navidad Blanca”, realizada en diciembre de 2014, cuando efectivos de la División Operaciones Antidrogas Urbanas detuvieron a un líder narco y secuestraron 288 kilos de cocaína en la Ciudad de Buenos Aires.

En agosto de 2015, la División Operaciones Federales inició una investigación para corroborar la existencia de una organización criminal vinculada al contrabando y tráfico de estupefacientes desde Bolivia, para lo cual trasladarían las drogas hacia puertos argentinos con destino a Europa.

Por este motivo, en abril de 2017 el juez federal 1 de Campana, Adrián González Charvay, encomendó a la División Lavado de Activos del Narcotráfico el seguimiento del patrimonio de los involucrados y detectaron 22 inmuebles interdictados, ubicados en las provincias de Tucumán y Buenos Aires y en la Ciudad de Buenos Aires, así como 56 vehículos afectados a la causa, tales como camiones, camionetas, autos y motos.

Según las fuentes, los activos tienen un valor de mercado aproximado de siete millones de dólares, en tanto que del análisis patrimonial de la banda se determinó su insolvencia económica y tributaria.

En consecuencia, en el marco de la “Operación Navidad Blanca II” se realizaron 24 allanamientos simultáneos en varios puntos de las provincias mencionadas, se detuvo a ocho personas y se secuestraron 77.547 dosis de cocaína, cuatro armas con municiones varias, doce vehículos, dos acoplados y 48 teléfonos celulares.

Además, los investigadores incautaron 65.665 pesos, 2.100 dólares y euros, pesos bolivianos, pesos chilenos y reales, más documentación impositiva de interés.

“A nosotros nos gusta investigar, allanar y detener a los delincuentes, pero hay parte de un trabajo que es investigar la inversión ilegal que hacen estos narcotraficantes y por eso quiero felicitar a esta división nueva, de Investigación de Lavado de Activos del Narcotráfico”, dijo durante la conferencia el jefe de la Policía Federal.

Roncaglia explicó que “son contadores y muchos estudiantes de Ciencias Económicas que se dedicaron más de un año, con directivas del juez Charvay, a investigar a la banda con un trabajo de hormiga y se ve este resultado”.

Al respecto, destacó que realizaron un análisis de las compras, las inversiones, los vehículos, las propiedades y transferencias que habían realizado y pidió que “ojalá ese dinero vuelva a la sociedad para seguir combatiendo al narcotráfico”.

Los detenidos, argentinos y bolivianos, quedaron a disposición del juez Charvay por “infracción a la ley de drogas”.

Fuente: https://tn.com.ar/policiales/golpe-comando-al-narcotrafico-detuvieron-ocho-traficantes-y-secuestran-bienes-valuados-en-siete_957236

“El decomiso no puede ser la única estrategia para luchar contra la droga”

Nota publicado por Infobae. Que se incaute y que se queme droga en cantidades récord en Argentina no significa nada más que cierta efectividad en la política de reducción de la oferta que lleva adelante el Ministerio de Seguridad de la Nación. Pero que haya crecido el decomiso de sustancias ilegales no significa una menor disponibilidad, ni mucho menos que disminuya su consumo.

A bunch of medical pills and tablets

Por el contrario: según datos oficiales, el uso de marihuana y el de cocaína sigue creciendo. Los indicadores de percepción de disponibilidad o facilidad de acceso a las drogas siguen estables. Y en los barrios, el dealer se ha incorporado como un actor más en la vida social, tanto proveedor como prestamista.

Sucede que, para el gobierno nacional, que hayan aumentado las incautaciones es algo para celebrar como un logro. Esto es así porque la política oficial de drogas se circunscribe al plano estrictamente represivo: menos droga en circulación redundaría en menos personas consumiendo. Esta simplificación sustancio-céntrica, propia de quienes miran el fenómeno desde una única mirilla, deja a un costado toda la complejidad social, contextual y sanitaria que lo antecede, y que debe abordarse desde una perspectiva de reducción de la demanda.

Solo el adecuado balance entre el control de la oferta y las intervenciones de reducción de la demanda generaría, sostenimiento de las políticas públicas mediante, una disminución en las prevalencias de uso de sustancias psicoactivas tanto legales (alcohol y tabaco) como ilícitas. A más de dos años del desguace de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (ex Sedronar), esa integralidad balanceada ya no existe.

Peor aún. Luego del período marcado por la emergencia nacional en adicciones (2017-2018), declaración impulsada por la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia que impactó en un importante flujo de fondos hacia el organismo (y luego hacia la Iglesia y sus organizaciones de base), el presupuesto 2019 de la actual Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar) refleja claramente que las intervenciones preventivas y asistenciales no son prioridad para la administración Cambiemos.

Aunque parezca increíble, el Gobierno nacional destinará un 0,4% menos de lo que asignó en el 2018 a esta secretaría de Estado: de 1297 millones de pesos se pasó a 1292 millones de pesos. Esto se llama, lisa y llanamente, desfinanciamiento de las políticas públicas de reducción de la demanda, y expresa un claro desinterés político por la problemática. En el año en el que la Argentina ostentará la presidencia de la Comisión Interamericana contra el Abuso de Drogas (CICAD-OEA), el mensaje hacia la comunidad internacional es sumamente incoherente. Quizás para los auditores del Fondo Monetario Internacional no lo sea.

Hilando aún más fino, resulta llamativa la composición del gasto previsto para el ejercicio de este año. Para empezar, un 40% del presupuesto de la Sedronar se destinará a pagar el sueldo de los casi setecientos empleados que componen la dotación actual de este organismo tuerto (el doble de la que cumplía funciones durante la gestión de José Ramón Granero y la de Rafael Bielsa, entre el 2004 y el 2012, cuando la secretaría aún se ocupaba de coordinar políticas de oferta y demanda).

Hay otro dato que simboliza dónde está puesto el foco de la gestión. Un tercio del presupuesto de la Sedronar, unos 430 millones de pesos, se destinará a solventar el programa de Casas de Atención y Acompañamiento Comunitario (CAAC), dispositivos territoriales asistenciales tercerizados, ubicados en zonas de alta vulnerabilidad, y administrados por ONG o centros barriales. Un 50% de estos fondos se remiten de forma directa a la Federación de Hogares de Cristo de la Iglesia Católica. El resto se canaliza a través de organizaciones sociales eclesiásticas y afines, como el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y el Movimiento Evita.

El crecimiento de este programa ha sido exponencial. Lanzado por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en septiembre del 2014 bajo convenio con Cáritas Argentina, se pasó de unas cuarenta CAAC en 2015 a las más de doscientas que funcionan en la actualidad. No sucede lo mismo con la creación de dispositivos propios estatales, promesa electoral del presidente Mauricio Macri que quedó en la nada misma.

Mientras tanto, la ley Plan Integral para el Abordaje de los Consumos Problemáticos (Plan IACOP), promulgada en mayo del 2014, sigue aguardando su reglamentación. Como lo dije en columnas anteriores, poner nuevamente en agenda la ley 26934 implicaría comenzar a pensar en un Estado con presencia efectiva en los barrios de mayor vulnerabilidad. Barrios en donde durante años, justamente por ausencia de esas intervenciones tan necesarias, fueron la Iglesia y algunas organizaciones sociales las que se ocuparon de contener, acompañar y recuperar a tantos chicos sometidos a sufrimiento social.

Repito: más de un 30% del presupuesto 2019 de la Sedronar se destinará a financiar exclusivamente el programa de CAAC de la Iglesia Católica. Ciertamente, el trabajo que llevan adelante las organizaciones antes mencionadas es para destacar, en todo sentido. El Estado debe acompañar, orientar y apuntalar este tipo de intervenciones tan necesarias. El problema es cuando se mezclan los ámbitos de competencia, cuando lo que es del César termina en manos de Dios, y cuando la corrupción se convierte en un “camino resbaladizo y cómodo” (Papa Francisco dixit).

También cabe señalar que la tan mentada intención de desarrollar políticas públicas basadas en la evidencia estadística fue tan solo una proclama vacía. Iniciado el cuarto año de gestión, la Sedronar solo llevó a cabo un único estudio sobre consumo de sustancias psicoactivas en población general. El último estudio de prevalencias entre estudiantes de enseñanza media data del año 2014. Hace cinco años que no sabemos qué sucede en materia de consumo de drogas entre adolescentes escolarizados. Y este año no habrá presupuesto para realizarlo.

Otra proclama hueca fue la de querer volcar la mayor parte de los recursos del organismo hacia actividades preventivas, tal como lo manifestó en reiteradas oportunidades el secretario Roberto Moro. De cada 100 pesos presupuestados, 85 se destinarán a gastos de estructura y programas de asistencia.

Tampoco habrá dinero para actualizar, a porcentuales inflacionarios, los montos prestacionales a las comunidades terapéuticas bajo convenio, únicas instituciones que hoy están dando respuestas a las necesidades de tratamiento por consumos problemáticos y adicciones. A lo largo del 2018, estas organizaciones no gubernamentales atendieron a más de 25 mil personas, a razón de unos 10 mil pesos per cápita. Bajo el imperio de la ley de salud mental, las comunidades terapéuticas deberán cerrar sus puertas el año que viene.

El autor es analista, investigador y consultor en asuntos de políticas sobre drogas. Fue director de Cooperación Nacional e Internacional en la Sedronar

Fuente: https://www.infobae.com/opinion/2019/03/26/el-decomiso-no-puede-ser-la-unica-estrategia-para-luchar-contra-la-droga/

“Itatí y Empedrado, dos ciudades sacudidas por el narcotráfico”

Nota publicado por el diario La Nación. Ambas localidades tienen a exintendentes presos; están jaqueadas por redes delictivas y el contrabando.

CORRIENTES.- Itatí y Empedrado están separados por 123 kilómetros, pero unidos por puntos oscuros: dos de sus exintendentes -Natividad “Roger” Terán y Juan Manuel Faraone- están presos por narcotráfico.

corrientes

Ambos están imputados en la llamada causa Sapukay, que es la más grande y profunda de la historia de Corrientes, donde una investigación encabezada por el juez federal Sergio Torres -que asumirá próximamente en la Suprema Corte de Justicia bonaerense- escarbó en las complicidades políticas y judiciales que garantizaron que un holding narco liderado por Federico Marín, alias Morenita, usara esa zona de Corrientes como puerta de entrada para la marihuana que se produce del otro lado del río Paraná, en Paraguay. Ese estupefaciente se distribuía luego en siete provincias.

Itatí y Empedrado comparten también otras de las contraindicaciones de su historia ligada al contrabando y devenida luego, por los mismos canales ilegales, al narcotráfico: la pobreza. Más allá del turismo vinculado a la pesca, ninguna de estas dos localidades, que están asentadas sobre la ribera del Paraná, tiene una herramienta productiva, más allá del Estado como árbitro del empleo.
Un estudio del Observatorio Argentino de Drogas, dependiente de la Sedronar, publicado en 2017 señala que el 81,5% de los hogares de Empedrado, que reúnen 9500 habitantes, tienen las necesidades básicas insatisfechas. Pero una de las cifras que más alarman es que 1621 personas son analfabetas (11,31 por ciento).

En Itatí, donde funcionaba el núcleo duro de la banda de Morenita Marín, el vicario de la basílica, Derlis Denis Sosa, acentuó una explicación tras la captura de este clan narco: “La pobreza lleva a nuestra gente a la oscuridad de los narcos”.

No solo los narcos se enriquecían con el tráfico de marihuana desde Paraguay, sino que también parte del pueblo subsistía con ese engranaje, como la red de jóvenes en moto y con canoas -provistos con celulares Nokia 210, uno de los pocos que captan la señal allí- que hacían de vigías durante las 24 horas. En Itatí los apodan chajá, como el pájaro que larga un sonido estridente cuando está en peligro.
En el barrio Ibiray, al sur de Itatí, nacen centenares de senderos que desembocan en el río y servían para trasladar la marihuana. Hay algunos por los que apenas pasa una persona. En ocasiones, como han detectado los investigadores, la droga se llevaba a pie desde la costa hasta una nueva zona de acopio en el pueblo o hasta el vehículo que esperaba el cargamento controlado por Morenita Marín. Los “bagayeros” eran grupos de hasta cinco personas que llevaban dos bultos de 20 kilos cada una colgados en las espaldas. Los que llevaban la marihuana iban custodiados por jóvenes armados con pistolas y escopetas o machetes.

Morenita Marín construyó su casa a 300 metros de allí, en una zona de monte, donde edificó las caballerizas para sus caballos de carrera. A pocos metros está la casa familiar de los Aquino, donde vivía Hernán, hermano del viceintendente Fabián Aquino, quien fue detenido con 521 kilos de marihuana junto con Vanesa Sosa, hermana de una concejala.

Vecinos pesados
El vecindario narco se completa con la casa de Luis Bareiro, uno de los más pesados, preso desde abril de 2017, cuando, en un operativo de la Prefectura Naval, fue detenido en el barrio Ibiray. En su vivienda encontraron más de un millón de pesos y armas. También fueron secuestradas dos lanchas que la banda supuestamente utilizaba para cruzar la marihuana desde la costa paraguaya.

El exintendente Terán, del Partido Justicialista, quien fue detenido en marzo de 2017, era parte clave en esta trama, junto al viceintendente Fabián Aquino, que provenía de una alianza con Cambiemos. También fue detenido el comisario del pueblo Diego Ocampo Alvarenga, a quien le secuestraron en el cajón de su escritorio en la comisaría un pan de marihuana. Otro miembro de las fuerzas de seguridad involucrado es el gendarme Gabriel Alcaraz, acusado de avisar por dónde debían ir los autos y los camiones cargados con marihuana.

Aquino también se comunicaba con el gendarme Joselo Borja, también preso en esta causa, quien era el yerno del exintendente de Empedrado Juan Manuel Faraone, un hombre que participaba de la red de narcotráfico con la ventaja de tener llegada al ex juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila, detenido con prisión domiciliaria y acusado junto a sus secretarios Pablo Molina y Federico Grau, y un grupo de abogados, de cobrar sobornos de este grupo narco a cambio de lograr beneficios en la Justicia.

Faraone, según reveló uno de los arrepentidos en la causa, rendía homenaje a varios eslabones de esta red narco, incluidos el juez y los secretarios del juzgado, en un yate en Paso de la Patria.

“El exintendente de Empedrado daba protección para que la organización pudiera funcionar”, reveló una fuente de la investigación. Faraone fue intendente de Empedrado entre 1991 y 1997, de la mano de los partidos Liberal y Nuevo, pero a pesar de que estuvo alejado de los cargos públicos desde ese momento siguió teniendo una fuerte relación en el plano político. Desde hace unos años, Faraone manejaba el mercado central de la localidad de Fontana, limítrofe con Chaco, donde tenía una flota de camiones.

La detención de Faraone abrió otro capítulo en esta trama. Se sospecha que es un actor clave en la banda, ya que a través de contactos políticos en esa provincia, y con las fuerzas de seguridad y en la Justicia Federal, garantizaba una protección para que funcionara el canal de tráfico de marihuana.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/politica/itati-y-empedrado-dos-ciudades-sacudidas-por-el-narcotrafico-nid2240088

“La ley de estupefacientes, el nuevo gran desafío de la Justicia porteña”

Les compartimos la nota publicado por Infobae. Desde principios de este año, nuestro Poder Judicial asumió la plena competencia penal en materia de estupefacientes en los casos de delitos de menor escala, sumándose a las jurisdicciones locales -como Buenos Aires, Córdoba, Salta, entre otras- que trabajan en pos de la persecución del narcotráfico en conjunto con el Estado nacional.

Closeup of gavel judgement concept

Si bien se suele atenuar la importancia y la trascendencia de este tipo delitos por ser considerados menores, no debe dejarse de lado que los últimos eslabones en la cadena de distribución, comercialización y suministro son parte inescindible del narcotráfico, y que lamentablemente convive con nosotros y con nuestra familia, de manera visiblemente cotidiana.

El Consejo de la Magistratura, los Ministerios Públicos, el Ministerio de Justicia y Seguridad y todos los agentes que componemos el Sistema Integral de Seguridad Pública (ley 5688/CABA) nos enfrentamos a uno de los mayores desafíos en materia legal al asumir activa y efectivamente la competencia delegada por el artículo 34 de la ley 23737. Esta responsabilidad nos plantea un nuevo paradigma ante la necesidad insoslayable de evolucionar y adoptar políticas, medidas y estrategias de seguridad pública tendientes al trato de esta problemática compleja y multidimensional.

Durante este primer trimestre del año, ante el Fuero Penal, Contravencional y de Faltas (PCyF), se han iniciado y se encuentran en trámite alrededor de 450 causas por delitos relacionados con la ley 23737. De las mencionadas causas, aproximadamente el 60% se corresponde con la tenencia de estupefacientes para fines de comercialización (artículo 5º, inciso c), situación para la cual se prevé penas de prisión que oscilan entre los 4 y 15 años; seguida por la tenencia simple de estupefacientes, receptada en el primer párrafo del artículo 14 de la ley 23737 (supera el 30%).

Estos datos se complementan con los brindados por la Secretaría General de Gestión del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, lo que refleja que solo durante el mes de enero de este año, apenas asumida la competencia, el 46% de los detenidos (de un total de 2275) estuvieron relacionados con delitos penales de la ley de estupefacientes (que incluye procedimientos en flagrancias y ordinarios). Durante la primera quincena de febrero, se recibieron más de quinientas denuncias en relación con estos temas, que se suman a las investigaciones que ya tiene en curso la Fiscalía General.

Es primordial tener en cuenta que la cantidad de causas, de detenidos o condenados no será un dato o factor que determine éxitos y fracasos. Para el beneficio de nuestra sociedad, el único resultado deseable es que disminuyan las cifras sobre las personas que, cada vez con menor edad, sucumben y ceden ante la adicción que este tipo de sustancias genera.

Si bien la competencia local en esta materia es muy reciente como para realizar cualquier tipo de análisis, el primer paso de nuestro Poder Judicial fue asumir el compromiso. Estoy convencido de que las herramientas del Código Procesal Penal local, la idoneidad de nuestros funcionarios y magistrados, y la vocación del resto de los actores de la Justicia van a generar un importante cambio y mejora tanto en la eficiencia de la intervención como en la resolución judicial.

Fuente: https://www.infobae.com/opinion/2019/04/16/la-ley-de-estupefacientes-el-nuevo-gran-desafio-de-la-justicia-portena/

“Lanzan una aplicación para denunciar venta de drogas y robos en Salta”

Además de registrar denuncias, en forma anónima o no, se pueden adjuntar imágenes, describir los hechos y dar otras especificaciones.

apps

La aplicación Denuncias Web Salta para dispositivos móviles de descarga gratuita y que permite realizar denuncias sobre robos y venta de drogas mediante un procedimiento seguro y sencillo fue lanzada hoy en un encuentro encabezado por el gobernador Juan Manuel  Urtubey.

“Es un paso más para mejorar la prestación del servicio de seguridad”, indicó el gobernador al destacar que el nuevo canal “integra al ciudadano que fue víctima de un robo o testigo”, que a partir de ahora “no sufre además pérdidas de tiempo, demoras u otros inconvenientes al radicar su denuncia”.

Las afirmaciones del mandatario salteño fueron formuladas hoy, en el lanzamiento de la aplicación, desarrollado en el salón auditorio del Ministerio Público Fiscal de Salta, donde también estuvo el procurador general de la provincia, Pablo López Viñals. “La respuesta de los ciudadanos fue tan exitosa en las denuncias por venta de drogas que nos permitió avanzar, usando la tecnología para mejorar la calidad de vida de la gente”, agregó Urtubey.

Denuncias web Salta por el momento sólo está disponible para dispositivos Android

Se trata de una aplicación para dispositivos móviles, de descarga gratuita, que permite hacer denuncias sobre robos y drogas mediante un procedimiento sencillo, seguro y rápido. Patricia Aballay, del equipo informático del Ministerio Público Fiscal, explicó que la app móvil se incorpora a la página web que está en funcionamiento desde mediados de 2016.

A partir de la denuncia, en menos de 24 horas, la Fiscalía designará un grupo de investigadores y el ciudadano obtendrá un código con el cual podrá seguir el curso del trámite. Si el denunciante aporta un correo electrónico, podrá recibir la copia de la denuncia y mantener contacto con la fiscalía a cargo de su caso.
El sitio es una opción más para hacer el trámite de denuncia, y no reemplaza el sistema convencional.

El ministro de Seguridad de Salta, Carlos Oliver, dijo que los nuevos servicios “mejoran la atención de la gente, además de los datos estadísticos para hacer prevención”. La nueva herramienta tecnológica fue diseñada por el gobierno de Salta, en un trabajo conjunto entre el Ministerio de Seguridad y la Procuración.

Además de registrar denuncias, en forma anónima o no, se pueden adjuntar imágenes, describir los hechos y dar otras especificaciones.

Fuente: https://www.eltribuno.com/salta/nota/2019-3-6-19-29-0-lanzan-una-aplicacion-para-denunciar-venta-de-drogas-y-robos-en-salta