Balance 2017

Desde el Observatorio de Prevención del Narcotráfico queremos compartir con ustedes las acciones más destacables de este año. A continuación, destacamos las principales actividades que formaron parte de la agenda 2017:

 

  • Incorporación de nuevas instituciones al OPRENAR: el Sindicato La Fraternidad y la Universidad Católica de Córdoba (UCC) como nuevas entidades que componen el Observatorio de Prevención del Narcotráfico. De esta manera, la composición del OPRENAR alcanza un total de 36 instituciones.

 

  • En mayo se realizó, en la Ciudad de Pinamar, la jornada “Políticas Públicas: avances de las propuestas del OPRENAR”. El evento contó con gran convocatoria y se trató del primer evento del OPRENAR realizado fuera de la Ciudad de Buenos Aires. Se destaca la participación y el apoyo a la iniciativa del OPRENAR de los intendentes de Pinamar, Villa Gesell y General Madariaga. A nivel nacional, participaron funcionarios de la SEDRONAR y del Ministerio de Seguridad.

 

  • Visita de los Coordinadores Generales de OPRENAR al Arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla. Se conversó acerca de la experiencia del OPRENAR en la Argentina y los coordinadores se pusieron a disposición para la implementación de una entidad similar al OPRENAR en el país vecino.

 

  • Los coordinadores generales del OPRENAR participaron en el encuentro “Desafíos actuales a la Universidad” que se realizó del 24 al 27 de junio, en el Vaticano, organizado por la Comisión Episcopal de Pastoral Universitaria (CEA). Los coordinadores expusieron los avances del Observatorio desde su creación hasta la actualidad.

 

  • En agosto se llevó a cabo, junto al Municipio de Quilmes, la Jornada “Políticas Públicas para la Prevención de Adicciones. Desafíos Actuales” en la “Casa de la Cultura” de Quilmes. Con una convocatoria de más de 200 personas, el evento contó con la disertación del Ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, Santiago López Medrano y del Intendente del Partido de Quilmes, Sr. Martiniano Molina. Asimismo, representantes del Observatorio Argentino de Drogas de la Nación (SEDRONAR) compartieron los avances con el público presente.

 

  • La realización de dos reuniones plenarias con excelente convocatoria y gran compromiso de los miembros del Observatorio:

– Lunes 29 de mayo en la Fundación Pastoral Universitaria San Lucas.

– Viernes 29 de septiembre en la Universidad del CEMA (UCEMA).

 

  • Tal como se realizó en años anteriores, las universidades miembros organizaron diferentes actividades de docencia, extensión e investigación en materia de prevención del avance del narcotráfico.

 

  • El 3 de noviembre, se realizó el 4to Simposio “¿Cómo prevenir el  avance del narcotráfico?”. El evento anual de OPRENAR se llevó a cabo en la Ciudad de  Córdoba, con el objetivo de federalizar la iniciativa interinstitucional. Participaron como oradores destacados, funcionarios del Gobierno Nacional y de la Provincia de Córdoba y los coordinadores de las cinco comisiones que conforman el Observatorio. La apertura del simposio estuvo a cargo del Gobernador de la Provincia de Córdoba Juan Schiarretti. Asimismo, se debe resaltar la exposición del  Dr. Ruben Baler en representación del “National Institute on Drug Abuse (NIDA)”, de la Dra. Olga Nieto García, Asesora de la Oficina de las Naciones Unidas para el Control de Drogas y Prevención del Crimen UNODOC, la Dra. María Verónica Brasesco, Directora del Observatorio Argentino de Drogas (SEDRONAR), del Mg. Darío Gigena Parker, Secretario de Prevención y Asistencia de las Adicciones del Ministerio de Salud de Córdoba, del Dr. Ignacio García Sigman, Asesor de la Subsecretaría de Lucha contra el Narcotráfico del Ministerio de Seguridad de la Nación, del Sr. Bernardo Gómez del Campo, Maestro en Ciencias Políticas y Criminalística y del Sr. Francisco Adrián Salcedo, Jefe de la Fuerza Policial Antinarcotráfico. El simposio contó con la participación de 350 personas y se logró una amplia repercusión en medios  provinciales y nacionales.

 

  • Fan page Y sitio web: se cuadriplicó la cantidad de seguidores en la Fan page de OPRENAR y durante los meses de septiembre y octubre se obtuvo un alcance de 10.000 personas.

 

Expectativas a mediano plazo

 

A mediano plazo, el OPRENAR mantiene los siguientes desafíos:

  1. Monitorear el avance de políticas públicas tendientes a prevenir el avance del narcotráfico y realizar sugerencias / aportes a través de su cuerpo de expertos.
  2. Generar conciencia social para evitar la banalización del consumo de sustancias psicoactivas (desde el alcohol hasta las drogas ilegales) y promover un abordaje responsable centrado en la persona humana.
  3. Profundizar su presencia federal en todo el país.
  4. Incrementar el intercambio internacional con otras organizaciones similares de la sociedad civil del resto del mundo.

 

Agradecemos el apoyo y el compromiso brindado por todos los miembros del OPRENAR y esperamos que el 2018 nos encuentre unidos en pos de alcanzar todos nuestros objetivos.


 

Balance 2016

9159_250x250Desde el OPRENAR queremos compartir con ustedes las principales acciones que realizamos este año, agradecerles el apoyo que recibimos y transmitirles nuestros mejores deseos para el 2017.

A continuación destacamos las principales actividades que formaron parte de la agenda 2016:

  • La incorporación de nuevas universidades: la Universidad Católica de Salta y la Universidad del Aconcagua. De esta forma, el OPRENAR pasa a estar integrado por un total de 34 instituciones y comienza a presentar una configuración federal que nos enorgullece.
  • La realización de tres reuniones plenarias con excelente convocatoria y gran compromiso de los miembros del Observatorio:
    • 28 de abril en la Universidad Abierta Interamericana
    • 8 de agosto en la Universidad de Palermo
    • 13 de octubre en el IADT – MEDICUS
  • El 4 de noviembre se organizó el “Tercer SimposioResultado de imagen para oprenar ¿Cómo prevenir el avance del narcotráfico?” en la Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Participaron como oradores destacados funcionarios del gobierno nacional, especialistas en el área de prevención de adicciones y lavado de activos y los coordinadores de las cinco comisiones que conforman el Observatorio. Asistieron al Simposio más de 600 personas.
  • Miembros del OPRENAR participaron del taller sobre “Narcóticos: problemas y soluciones para este problema mundial” en la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano. El encuentro contó con la presencia del Su Santidad Papa Francisco.
  • Resultado de imagen para oprenarEn junio se inició el programa de televisión “OPRENAR Narcotráfico” con la conducción del Dr. Guillermo Marconi. El programa se emitió semanalmente por el Canal Metro. Se contó con la presencia de expertos y funcionarios públicos en áreas de prevención de adicciones, justicia y lavado de activos. Los programas pueden accederse también a través del canal de YouTube del OPRENAR.
  • A fines de septiembre recibimos la visita del Dr. Charles Intriago, especialista internacional en lavado de activos. Se organizaron dos conferencias y se concretó un encuentro en el Teatro Santa María entre funcionarios del gobierno nacional, miembros del OPRENAR y el Dr. Intriago.
  • Desarrollamos propuestas de modificación de las leyes 26.683 y 25.246 – Lavado de activos. El 27 de julio el OPRENAR ha circulado una propuesta de modificación de la legislación vinculada al lavado de activos en el país (que presenta cambios tanto a nivel del derecho penal como del derecho administrativo) entre diversos actores políticos, empresariales y de la sociedad civil, a fin de poder consensuar una normativa que sea útil y aplicable.
  • El OPRENAR disertó en el Primer Encuentro Anual de Familias en la sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
  • Después de la tragedia ocurrida en en la fiesta Resultado de imagen para oprenarelectrónica Time Warp, el OPRENAR emitió una declaración pública bajo el título “No hay drogas buenas o malas” publicada en El Cronista Comercial y fue mencionada en una editorial del Diario La Nación.
  • Tal como se realizó en años anteriores, las universidades miembros organizaron diferentes actividades de docencia, extensión e investigación en materia de prevención del avance del narcotráfico.
  • Continuando con las acciones comenzadas en el 2015, se siguieron concretando audiencias con distintos funcionarios del poder ejecutivo y el poder judicial nacional y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • Participación de Jorgelina Devoto en representación del OPRENAR en la I Jornada Nacional sobre Prevención de Adicciones en la UBA. La exposición se basó en los desafíos de las políticas de drogas en nuestro país.
  • El OPRENAR disertó en el II Pre -Congreso Internacional de Prevención de las Adicciones y la I Jornada Nacional de Prevención de las Toxicomanías.
  • La Mg. Jorgelina Devoto, Coordinadora de la Comisión de Prevención Social y Rehabilitación del Adicto, ha representado al Observatorio en la Mesa de Diálogo sobre Adicciones de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
  • Participación en la Presentación del Plan de Abordaje de las Adicciones del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
  • Participación del ORPENAR en el Comité Consultivo de la Comisión de Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.
  • Presencia del OPRENAR en la primera reunión de la Resultado de imagen para oprenarComisión de Científicos para el Abordaje y el Análisis de las Adicciones, su Tratamiento y Rehabilitación de la HCDN.
  • Publicación del libro Lavado de activos, Narcotráfico y crimen organizado: Aportes para la prevención de una problemática en desarrollo, que fue editado por el CRUP
  • Presentación del libro Prevención educativa de las adicciones, del Dr. Pedro Luis Barcia, en la Ciudad de Mendoza.

Expectativas a mediano plazo

A mediano plazo, el OPRENAR mantiene los siguientes desafíos:

1. Monitorear el avance de políticas públicas tendientes a prevenir el avance del narcotráfico y realizar sugerencias / aportes a través de su cuerpo de expertos.

2. Generar conciencia social para evitar la banalización del consumo de sustancias psicoactivas (desde el alcohol hasta las drogas ilegales) y promover un abordaje responsable centrado en la persona humana.

3. Profundizar su presencia federal en todo el país.

4. Incrementar y enriquecerse a partir del intercambio internacional con otras organizaciones similares de la sociedad civil del resto del mundo.

Agradecemos el apoyo y el compromiso brindado por todos los miembros del OPRENAR y esperamos que el 2017 nos encuentre unidos en pos de alcanzar todos nuestros objetivos.

Resultado de imagen para oprenar

Un grupo académico destacó los avances en la lucha contra las adicciones pero también reclama un plan integral

Buenos Aires, 20 de diciembre (Télam)

Resultado de imagen para oprenar

El Observatorio de Prevención del Narcotráfico (Oprenar), integrado por diferentes instituciones educativas, presentó un informe donde destacan distintos avances en políticas para combatir las adicciones, pero en el que también reclaman un plan integral para desarticular el consumo de drogas en el país.

Según el Oprenar, en el último año, Argentina pasó de rojo a amarillo en materia de lucha contra el narcotráfico y adiccciones. Entre las medidas que destaca está la decisión del Gobierno nacional de declarar la “emergencia nacional en materia de adicciones”, anunciada el pasado 12 de diciembre por el presidente Mauricio Macri y la implementación de un programa en conjunto con los municipios. Además, destaca la “tendencia a confrontar la tolerancia social al consumo y la banalización de los riesgos que conlleva”.

Sin embargo, el Oprenar cuestiona la falta de hospitales polivalentes capacitados para atender adicciones y que todavía no se haya implementado el Programa Nacional de Educación y Prevención sobre las adicciones y el consumo indebido de drogas que había sido sancionado en 2009.

“La prevención educativa no debiera estar restringida sólo a los jóvenes sino dirigida a toda la sociedad en su conjunto. Es necesario poner el acento en la demanda y comprender que en el centro del problema de las adicciones y el narcotráfico está la persona humana. Por eso mismo, la prevención educativa constituye un espacio de importancia radical en toda política integral para enfrentar este flagelo”, dice en un tramo el informe.

De la investigación participaron especialistas de más de 34 instituciones vinculadas a la educación y la salud como la Universidad Católica (UCA) o la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

Destacan avances en la lucha contra el narcotráfico pero reclaman la implementación urgente de políticas

19 de Diciembre de 2016 – Ámbito.com

El Observartorio de Prevención del Narcotráfico (OPRENAR) destacó diversos avances del Gobierno en la lucha contra la comercialización de drogas como así también en su distribución y compra. También remarcó “un cambio sustancial de paradigma con “en la prevención y control del lavado de activos con respecto a la gestión kirchnerista.

En el informe, el OPRENAR sostiene que “la declaración de la emergencia en adicciones, la implementación de programas y espacios de intercambio de prevención como el Programa Municipios en Acción, las leyes de Ludopatía y de Salud Mental” es un avance en la materia a destacar.

Asimismo, el organismo observa “una saludable reacción política para trabajar fuertemente en la amenaza que significa el narcotráfico” aunque reclama una mayor atención al tema educativo: “Debe implementarse en su totalidad el Programa Nacional de Educación y Prevención sobre las adicciones y el consumo indebido de drogas sancionado en el año 2009”.

En esa línea, el estudio también se expide sobre el trabajo mancomunado entre los gobiernos nacionales, provinciales y municipales: “Es imprescindible ampliar la mesa de trabajo a todos los intendentes del país para lograr un contrato de responsabilidad. También es imperiosa la implementación de políticas contra la lucha del narcomenudeo con una estrategia operativa multidimensional”.

“La descentralización del narcotráfico es responsable de la violencia social y el aumento del consumo. Entre los aspectos positivos se avanzó en la creación del Consejo Federal de Precursores Químicos, en la capacitación de las fuerzas de seguridad, la Dirección de Control de Integridad de dichas fuerzas y el relanzamiento del Observatorio Argentino de Drogas”, destacan.

Por otra parte, en el informe se destaca el “fortalecimiento del Poder Judicial” . “Uno de los principales aspectos positivos ha sido la creación de la Comisión Judicial contra la Lucha contra el Narcotráfico en el marco de la Corte Suprema de la Nación y del plan Argentina sin Narcotráfico”, advierte.

Además, el organismo destacó que rebajó el nivel de alerta sobre la problemática del color rojo a amarillo, aunque reconoce que el camino a seguir “aún es largo”.

Nota original publicada en Ámbito.com

Cocaína: la “Peste Blanca” (Parte 1)

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de GRADIVA – Rehabilitación en Adicciones

“…El problema es que el tratamiento para la adicción a la cocaína tiene una cura: dejar de usarla; suena simple pero no es fácil”, Cocaína: La Peste Blanca (G.Nahas – EE.UU)


Estamos en una epidemia en donde la “Peste Blanca” pretende resumir como título a un actor central de esta era que se anuncia ya en la década del 80 en donde la  súper-estimulación es clave. Rendir, no dormir, performance, estar “a mil”. Invade las calles, las Bolsas de Valores, las redacciones, las familias, las escuelas y las universidades, las fiestas, etc. El sentido de todo es el exceso para lograr la performance y esto reemplaza la proyección. Más que proyectar día a día hay que rendir.

Hipermodernidad como nuevo tiempo de la humanidad marcado por la información en tiempo real e instantáneo. Tiempo de la robótica y del inicio de la computación y de la comunicación. El hombre se asimila a ese modelo, se asemeja a esa máquina veloz. El ser humano también ya es veloz aunque sea artificialmente. Lo definió, perversamente, el llamado “Patrón del Mal” Pablo Escobar Gaviria cuando describen sus biógrafos: ”con esto no van a poder los ejércitos”. Husmeaba un nuevo tiempo en donde esta droga iba a convertirse en una necesidad imperiosa para millones. Hoy esta peste blanca adquiere distintos nombres: cocaína, crack, pasta base, pastillas estimulantes, metanfetamina, éxtasis. El antecedente en muchos casos es la marihuana que, desde mi punto de vista, junto con el alcohol son los cursos preparatorios que en muchos casos culminan luego del shock del “flash blanco” en drogas de huida neta y nirvanicas como los opiáceos (plantas adormideras). Nuestro país es el primer consumidor de cocaína de América del Sur y el segundo en toda América luego de Estados Unidos.

Resultado de imagen para cocainaNahas, científico de nota y que incluso fue contratado por el gobierno chino para prevenir probables epidemias de drogas en la década del 80, luchó en el estado de California para mostrar los daños. En los ambientes artísticos, culturales y empresariales era considerada una droga “recreativa”. El viejo maestro Nahas con quien tuve el honor de estudiar en Argentina y EE.UU luchaba en su país contra la cultura de la implantación de la cocaína que se la consideraba, como en la Argentina de los 80 y todavía en algunos sectores en la actualidad, como una droga recreativa y de la diversión.

Mientras tanto en los 80 los experimentos animales nos mostraban lo contrario, los ratones de laboratorio morían por consumir esta droga y ni siquiera comían. En los humanos pasaba lo mismo. Clínicas, sanatorios, hospitales y consultorios se llenaban de pacientes que como los ratones tampoco “podían parar”. Accidentados. Hemipléjicos. Homicidas. Muertos. La sociedad a través de voceros privilegiados seguía hablando de la droga de la “felicidad” y que además no generaba daño. El no poder parar no era solo lo que les sucedía a los roedores en los 90 desde el Nida (Centro Nacional de drogas de EE.UU) se empezó a observar los cambios en el funcionamiento cerebral a medida que el órgano se iba adaptando a su uso. Cambios funcionales químicos y eléctricos, y modificaciones estructurales (infartos cerebrales, por ejemplo).

La Argentina de los 80

En nuestro país durante los 80 murieron personajes encandilados por el “polvo blanco” como pasaba en Norteamérica. Ilusión de potencia y omnipotencia que era el pasaporte seguro a la autodestrucción. Toda superación de límites, parecería, -al fin- nos limita de la peor manera. Olmedo se tira de un balcón. Otros participan en horrendos crímenes. Ha caído hace unos años el “Último de los Mohicanos” de esa época, el “Facha Martel” que incluso llegó a vivir en un auto abandonado. La cultura de la droga se estaba instalando en esa época y llamativamente, y a la vez simbólicamente “La Ciudad Feliz” era testigo y testimonio de ese momento. Nuestra sociedad estaba perdiendo la noción de fiesta ya que en la post-modernidad es suplantada por el exceso. Es la fiesta vivida inmediatamente en el cuerpo y a través de los grupos en lo colectivo. En este tipo de fiesta con excesos está el placer. En la post-modernidad las drogas y sus excesos remplazan todo. El sentimiento que parece acompañar a la fiesta post-moderna es la tristeza y el vacío, como su contracara.

Siglo XXI

La droga entra ahora en este nuevo tiempo en la familia. Hoy es común observar familias enteras de consumidores o grupo de hermanos, padre e hijo o madre e hija. Plantas de marihuana en los jardines o excursiones para ir a encontrarse con un supuesto “chaman” que los “ilumine” con el hongo alucinógeno con ayahuasca. En Gradiva el 62% de los pacientes tienen algún familiar consumidor. La tercera población de consulta son familiares en contacto con la droga; la segunda son patologías de adultos con daños severos en los distintos sistemas orgánicos y con alteraciones mentales por un consumo de muchos años y en primer lugar de los jóvenes. El costo social de todo esto es central.

Las drogas en la vida familiar llevan a fenómenos contrarios a todo desarrollo sano: a. rechazo de los hijos si los padres están en carrera de consumo con conductas contradictorias, violentas e incluso perdidas de las diferencias generacionales con abusos sexuales; b. codependencias permisivas y cómplices  en donde algunos de los familiares oculta información a otros sobre la conducta de alguien e incluso le facilita la compra de drogas; c. sociedades adictivas entre hermanos o padres generándose una verdadera debacle del sistema familiar y por ende de toda socialización.

Los costos en calidad de vida de la sociedad son inmensos. Económicamente un país se resiente enormemente ya que las ausencias laborales, los costos judiciales, médicos, penitenciarios y básicos, y fundamentalmente se va devaluando la cultura y la educación social.

Imagen relacionada

Comunicado de Prensa: Avance del gobierno en las propuestas de Prevención del Avance del Narcotráfico

9159_250x250

El Observatorio de Prevención del Narcotráfico (OPRENAR), conformado por 34 instituciones vinculadas a la educación y la salud (entre las cuales se cuentan 24 universidades y dos academias nacionales), ha elaborado un informe sobre los avances del Gobierno en materia de políticas de prevención del narcotráfico y las adicciones durante su primer año de gestión.

El OPRENAR destaca el espacio que el Gobierno le ha asignado en su propia agenda, ubicándolo entre una de sus prioridades. Es especialmente relevante la voluntad de trabajo en la búsqueda de soluciones y el diálogo intersectorial que promueve la Administración Nacional. Sin embargo, muchas iniciativas se encuentran aún en un estado de enunciación que requiere implementación urgente y seguimiento. Por otro lado, si bien se han presentado planes para abordar la problemática desde diversos organismos del Estado, falta aún la articulación de un plan integral que articule medidas para enfrentar de manera sistémica tanto la oferta como la demanda de sustancias psicoactivas.

En tal sentido, desde el OPRENAR se manifiesta que, en relación con el Gobierno anterior, existe un avance superador en materia de prevención del narcotráfico y las adicciones. Sin embargo el camino por recorrer es aún extenso. Por eso mismo, en términos de indicadores de alerta se decidió identificar este proceso como el pasaje de color rojo a color amarillo.

En términos operativos, las siguientes son las principales conclusiones de las distintas comisiones de trabajo del OPRENAR:

  • Prevención Social y Rehabilitación

Hay una tendencia muy positiva de confrontar la tolerancia social al consumo y la banalización de los riesgos que conlleva. Se destaca la declaración de la emergencia en adicciones, la implementación de programas y espacios de intercambio de prevención como el Programa Municipios en Acción, las leyes de Ludopatía y de Salud Mental. El desempeño del Consejo Federal para la Prevención y Asistencia de las Adicciones (COFEDRO) y del Observatorio Argentino de Drogas junto con la creación de protocolos de intervención y de servicios de atención más accesibles son también pilares sumamente positivos que es necesario resaltar. En el lado del haber, resta establecer Hospitales Generales Polivalentes preparados para atender adicciones y realizar programas preventivos. Tampoco se desarrollaron modalidades de tratamiento que contemplen procesos de desintoxicación, tratamiento ambulatorio, reinserción y grupos de seguimiento.

  • Prevención Educativa

Resulta necesario fortalecer a través de la educación la reducción del consumo de drogas en los jóvenes. Si bien se elaboró un plan nacional para el tratamiento de adicciones en el ámbito educativo, aún  debe implementarse en su totalidad el Programa Nacional de Educación y Prevención sobre las adicciones y el consumo indebido de drogas sancionado en el año 2009. Un rol especialmente importante en la materia está en manos del Instituto Nacional de Formación Docente. Por otra parte, la prevención educativa no debiera estar restringida sólo a los jóvenes sino dirigida a toda la sociedad en su conjunto. Es necesario poner el acento en la demanda y comprender que en el centro del problema de las adicciones y el narcotráfico está la persona humana. Por eso mismo, la prevención educativa constituye un espacio de importancia radical en toda política integral para enfrentar este flagelo.

  • Políticas de Seguridad

Es imprescindible ampliar  la mesa de trabajo a todos los intendentes del país para lograr un contrato de responsabilidad. También es imperiosa la implementación de políticas contra la lucha del narcomenudeo con una estrategia operativa multidimensional. La descentralización del narcotráfico es responsable de la violencia social y el aumento del  consumo. Entre los aspectos positivos se avanzó en la creación del Consejo  Federal de Precursores Químicos,  en la capacitación de las fuerzas de seguridad,  la Dirección de Control de Integridad de dichas fuerzas y el  relanzamiento del Observatorio Argentino de Drogas. Sin embargo aún resta desarrollar un plan interministerial de lucha contra el narcotráfico y ampliar el despliegue territorial. Además, se advierten carencias en los recursos humanos para enfrentar este desafío de primer orden.

  • Fortalecimiento del Poder Judicial

Se observa una saludable reacción política para trabajar fuertemente en la amenaza que significa el narcotráfico. Uno de los principales aspectos positivos ha sido la creación de la Comisión Judicial contra la Lucha contra el Narcotráfico en el marco de la Corte Suprema de la Nación y del  plan Argentina sin Narcotráfico. En cuanto a las oportunidades de mejora, cabe señalar la carencia de acciones de gobierno concretas que abarquen a los tres poderes del Estado y a todos los actores de la sociedad. A través de la coordinación de medidas dirigidas en un mismo sentido se vislumbrarán cambios efectivos en la problemática.

  • Prevención y Control del Lavado de Activos

Existe un sustancial cambio de paradigma respecto del gobierno anterior en este tema. Se destaca positivamente el desempeño de la Unidad de Información Financiera (UIF). Se implementó un sistema de prevención real y eficaz, depurador de la participación de terceros. Resta sancionar una Ley Penal Especial de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo superadora de la actual.

Desde el OPRENAR  sostenemos que es responsabilidad de todos los actores sociales evitar el avance del narcotráfico. El narcotráfico no puede avanzar sobre el Estado, ni convertirse en el primer empleador del país o un camino para asegurar la movilidad social. Para lograrlo es necesaria la implementación  de políticas de Estado eficaces y duraderas para trabajar en el control de la oferta y la disminución de la demanda, defendiendo la cultura del esfuerzo y de la vida saludable.

Se adjunta a continuación el informe completo “Avance del gobierno en las propuestas de Prevención del Avance del Narcotráfico”.

Informe Completo – Sistema de Monitoreo OPRENAR

Diciembre: Fiestas y emergencias adictivas

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de GRADIVA – Rehabilitación en Adicciones

“…El vértigo es solo abandonarse”, (G.Marcel. Decadencia de la Sabiduría)


Los que trabajamos con pacientes adictos durante las fiestas de diciembre vivimos un estrés extraordinario ya que es un tiempo especial de recaídas. El brindis es un rito en donde el deseo se motoriza en un futuro que nos imaginamos. Desear es la clave. A veces confundimos, como nos decía Unamuno ganas con deseo.

Resultado de imagen para brindisEn el deseo está el futuro en acción. Las ganas resultan ser por otra parte el imperativo de lo inmediato. El hombre al desear, mientras tanto, imagina y novela un futuro que es su propia vida. No hay vida sin un futuro proyectado. Es mucho más que eso ya que somos proyecto y cuando nos quedamos sin él morimos y aun viviendo nos vamos transformando en “vegetales”. Pero en esta época todo esto es transitorio, las relaciones humanas son frágiles y los proyectos son solo una performance. Si no rendimos no estamos contentos. Aumenta, entonces, la angustia colectiva y paralelamente el consumo de drogas; instrumento básico en esta época líquida y frágil para la huida de uno mismo.

El desvarío de los brindis en la sociedad de masas a través de una embriaguez también masiva es la caricatura de un proyecto que no podemos ser y por lo tanto habitar. Es como una “huida hacia adelante” regresando paradójicamente a una dependencia infantil entre los vahos del alcohol y las sustancias. Es el triunfo de la muerte del sentido o sea del proyecto que necesitaríamos ser y hacer.

 Este estrés muy especial que vivimos los terapeutas es una temática quizás de todos. Los fines de años parecen ser un tiempo en donde todo se hace más veloz. Diciembre es frenético, hiperkinético. Tiempo de huidas pero también de balances vitales. En la mitología griega se decía que el Dios del Tiempo (Cronos) se comía a sus hijos. El tiempo parece devorarnos. Es el límite de lo que podemos hacer o de lo que ya no podremos realizar. Algunos viven un tiempo de celebración y comunión, y otros un tiempo de auto-destrucción.

Para los griegos el tiempo era un Dios y había dos tipos; por un lado el diario cronométrico y por otro el basado en afectos, duelos, alegrías, resentimientos, reconocimientos, etcétera. El cronométrico es aquel que los griegos llamaban el Dios “Cronos” (el del reloj actual) y el otro era el Dios “Kairos” en donde aparecía un ahora pleno ligado a los afectos y a los recuerdos más entrañables, penosos y felices. Es el lugar de la iluminación del descubrimiento de lo verdaderamente autentico. Es el ahora profundo y fecundo que nos saca del tiempo medible y nos acerca a nuestra interioridad más profunda. Michel Ende, novelista alemán, en su célebre obra Momo nos alerta, siguiendo una pura tradición filosófica de H. Bergson y Max Scheler, que “el verdadero tiempo no se puede experimentar por el reloj, el tiempo es vida y la vida reside en el corazón“. Desde el corazón, o sea desde la interioridad más profunda de los afectos, se realiza un balance vital.

Resultado de imagen para adicción pacienteTodos nos sentimos interpelados por este balance más o menos consciente que en los diciembres realizamos de nuestras vidas y, por supuesto, también los pacientes que se están rehabilitando de una dependencia a sustancias y esto lleva, generalmente, a una movilización afectiva. Están doblemente tentados; por un lado a repetir el viejo libreto de muerte que es introducirse en el vértigo del consumo o por otra parte tentar e intentar un proyecto y hacerlo propio. Aumentan las emergencias, los intentos de suicidio, las sobredosis, los accidentes, las rupturas de vínculos, las violencias. Las guardias médicas se llenan de pacientes en estado de intoxicación.

Protegernos del vértigo

 Acá los terapeutas tenemos que ser extremadamente sutiles y perspicaces en distinguir las astucias de las probables recaídas (tener conductas que lleven a “que el paciente se haga la cama” como vulgarmente se dice para volver a tomar alcohol y sustancias), de las ansiedades propias de alguien que intenta construir y darle un contenido a sus vidas. En muchos casos tenemos que construir con ellos un proyecto de vida, ofrecerles el destino que son desde la propia historia; llamarlos a su dignidad que fue conculcada por el Poder de las sustancias.

Todo esto depende del estado al cual lo llevó la dependencia y del contexto que rodea a cada paciente (familiar o social). El nivel de deterioro  que tienen luego de la dependencia es fundamental. Deterioro que no es sólo cerebral, sino psiquiátrico, financiero, social y porque no decirlo también espiritual con una agonía de su voluntad que se expresa en una abulia y amimia (falta de gestualidad) vital grande.

Hay dos grandes categorías; A)  Aquellos para quienes la experiencia de la droga ha sido intensa y corta pero que con una rápida intervención familiar y social han llegado a un tratamiento; B) Los que durante largo tiempo han quedado sujetos no solo al poder de las sustancias sino al abandono familiar y social.

Una joven del primer grupo me decía refiriéndose a las fiestas: “… deseo seguir deseando”. Me quedé sorprendido por su reflexión y la indagué. Ella me contestó que con las drogas, se había dado cuenta, que se había muerto su deseo. Solo tenía ganas de drogarse (recordemos a Unamuno). Se había quedado sin proyecto. Adolescente criada según los cánones “progre” en donde la marihuana y el alcohol debían ser una tarjeta de identidad prestigiada y a la vez una identificación masivamente asumida. La reflexión en una comunidad terapéutica la ayudó a rescatarse de esta alienación prestigiada que funciona como una verdadera expropiación de la subjetividad.

Recuerdo aquí a G. Marcel  cuando en su libro “Decadencia de la Sabiduría” nos dice que la reflexión en la sociedad técnica y de la propaganda que capta masivamente siempre está devaluada. Es una potencia segunda. El primer poder es el del vértigo y la mimesis e imitación de conductas. Pero el vértigo nos dice maravillosamente es solo “…abandonarse”; o sea perdemos nuestro sí mismo. La paciente, mientras tanto, se está rescatando. Empieza a hacerse cargo de su vida. Las drogas no son el camino para eso y lo está aprendiendo duramente.

En el  segundo de los grupos o sea los  que han sido abandonados durante largo tiempo al consumo y casi sin recursos propios para enfrentar esa agonía cotidiana la tarea es más difícil. Necesitamos construir con ellos un proyecto. Están limitados por un inmediatismo permanente. Deteriorados cerebralmente en su función frontal (la más evolucionada del desarrollo del sistema nervioso), no pueden proyectar ni evaluar. Son sujetos ya “domados ” para el consumo. Parecería que son solo ganas y no pueden desear. Lo de hoy vale. No hay un después. Por ende no hay futuro ni proyecto. El trabajo con ellos es una artesanía. Una nueva alfabetización emocional. Afortunadamente sabemos que lo que hagan con nosotros en un marco terapéutico crea nuevos territorios cerebrales. El cerebro también responde al amor y a los vínculos.

Cuidados especiales

Las Fiestas pueden ser un momento difícil para las personas en recuperación: las frustraciones y nostalgias familiares, fiestas de Navidad y Año Nuevo enloquecidas, “tours” de compras estresantes y voraces, etcétera. Tratarse es también seguir un plan de conductas, especialmente en las fiestas, en donde el consumo es importante y hay ciertos cuidados a seguir:

  1. A) El tríptico de los cuidados son: personas, lugares y situaciones. Hay compañeros, lugares y situaciones que nos pueden llevar a una recaída. Asegurémonos de escuchar nuestro cuerpo y nuestras emociones.
  2. B) Mantener un plan de comida regular llena de frutas y vegetales nutritivas.
  3. C) Las emociones negativas pueden ser un precursor de la recaída.
  4. D) La somnolencia también puede causar irritabilidad y la negatividad. Estamos más propensos a tomar decisiones irracionales cuando tenemos solo un par de horas de sueño; por lo menos 7-8 horas son fundamentales.
  5. E) El despertar e ir a dormir a la misma hora todas las noches le ayudará a mantener su cuerpo funcionando con regularidad, así que trate de evitar asistir a demasiados eventos nocturnos.
  6. F) Mantener siempre una bebida alternativa en la mano sin alcohol. Concentremos el tiempo con la gente que queremos disfrutar y alejarnos de aquellos que son propensos a provocar en  nosotros una recaída.

Resultado de imagen para brindis fin de año tragedia

Basta de previas

Sin títuloPor Horacio Reyser, miembro del Observatorio de Prevención del Narcotráfico (OPRENAR)


La Organización Mundial de la Salud ha establecido el 15 de noviembre como el Día Mundial Sin Alcohol. El alcohol, hay que decirlo claramente, es una droga peligrosa que altera conductas, comportamientos, percepciones y lleva a las personas a realizar acciones que pueden atentar contra su vida y contra la de otros.

Accidentes de tránsito protagonizados por personas alcoholizadas que causan estragos. Señoras embarazadas embestidas al caminar tranquilamente por una vereda, chicos destrozados por vehículos fuera de control. Violencia pública y familiar. Conflictos que se originan por cuestiones pequeñas que adquieren características dramáticas al ser protagonizados por personas fuera de sí por los efectos del alcohol

Resultado de imagen para alcohol previas

Pero tal vez el daño mayor se verifica en los jóvenes, nuestros chicos han incorporado el alcohol como centro de sus “encuentros”.  Si hasta antes de salir a divertirse se tienen que animar alcoholizándose en “la previa” y lo hacen en sus casas a la vista y paciencia de sus padres. Luego alquilan transportes para que los lleven a los boliches y así poder seguir tomando y esta secuencia de consumo termina normalmente en peleas, agresiones, violencia y hasta muertes.

Me pregunto: ¿qué nos pasa, por qué no reaccionamos? Son nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros amigos, nuestros padres, nuestros… Se ha naturalizado tanto el consumo de alcohol que hasta las campañas publicitarias son cada vez más audaces, estimulando el consumo y vinculándolo con valores positivos, ¡como los éxitos, los triunfos, la liberación de ataduras, la fortaleza, los vínculos y la amistad!

 Es necesario hablar con claridad: no estamos haciendo lo suficiente  para prevenir esta escalada y los padres somos los primeros responsables. Toleramos situaciones que sabemos que no son buenas pero no nos animamos a decir que no. Hay que repetirlo, si hasta las previas se hacen en nuestras casas y así los chicos, aún menores, consumen alcohol bajo la mirada permisiva de los padres. Nos decimos, ¡cómo les vamos a decir que no! ¡Cómo vamos a quedar! Si forma parte de la realidad social de nuestros días…

Y los padres también consumimos en exceso y lo hacemos delante de nuestros hijos y sus amigos, y nos excedemos y generamos situaciones desafortunadas dando malos testimonios.

Es tiempo de decir basta de previas,  basta de asistir a una escandalosa naturalización y banalización del consumo de alcohol. Seamos capaces de una buena vez de luchar de  verdad por lograr una sociedad que cuide a su gente, en particular a nuestros chicos, de los estragos que está causando el excesivo consumo de alcohol en nuestras vidas.

Resultado de imagen para alcohol previasResultado de imagen para alcohol previas

Resultado de imagen para alcohol previas

Emergencia Nacional en Adicciones

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de GRADIVA – Rehabilitación en Adicciones

“…El niño es el padre del hombre; lo que le suceda a él nos sucederá a todos”, (T.Benedeck)


Muy buena la idea de generar una EMERGENCIA NACIONAL EN ADICCIONES del gobierno nacional y separarla de las acciones contra el narcotráfico y que la SEDRONAR vaya adquiriendo mayor protagonismo. Esto exigirá un plan MAESTRO nacional territorio por territorio con base municipal y la formación de miles de líderes en el campo comunitario, medico, vecinal, religioso, escolar, etcétera. O sea, una verdadera acción social preventiva y asistencial para enfrentar la epidemia que en algunos lugares es pandemia con promoción de las comunidades terapéuticas, los centros para la atención para pacientes con doble diagnóstico (o sea con alteraciones psiquiátricas) y casas de medio camino, entre otras.

Como siempre a mí me asombran las historias de mis pacientes que son un trazo de la realidad de nuestros barrios. Juan en sus 27 años llega con sus familiares y me dice casi llorando “mi sueldo me duraba entre 3 0 4 días “. La droga en él es el signo de la explotación de hoy; un cerebro domado desde los 14 años es la garantía. Jorge es un empresario exitoso pero sus dolencias emocionales lo llevaron a consumir y hoy arrastra un accidente cerebro vascular fruto del consumo voraz de cocaína. Y así podemos seguir. Desde las metrópolis populosas hasta pequeños pueblos de la riqueza sojera hasta las poblaciones más humildes.

Los narcos tienen planificados los distintos territorios para la venta y la distribución de drogas. Ahí la entrada de los jóvenes en el primer consumo es clave para asegurar un futuro cliente. Además, la población juvenil permite un contagio por imitación dada la fuerza de los grupos de pares en la consolidación de pautas para cualquier consumo. Hoy la drogadependencia es considerada como una enfermedad del desarrollo. Entre los 14 y los 20 años se da el mayor contacto con las drogas.

 El inicio comienza, precisamente, en momentos de máxima vulnerabilidad cerebral y de la identidad psicológica. La captura del sistema de placer, las motivaciones y los deseos ahí están casi asegurados y por otra parte cuando los sistemas de control superiores del cerebro aún están inmaduros. Ahí ya la vorágine pulsional queda vigorizada por el uso de drogas y alcohol pero ya sin frenos inhibitorios de los sistemas cerebrales más evolucionados. El cerebro termina de madurar a los 25 años aproximadamente.

Resultado de imagen para consumo de drogasEl tiempo, la paciencia, la educación, la orientación de los adultos, los amigos y pares en edad, etcétera.; parecen ser los verdaderos antídotos a la crisis de este “segundo nacimiento “, como muchos llamaron a esta etapa de la vida; pero nunca las drogas y el alcohol así como el tabaquismo pueden ser salida a esta crisis. A la vez, mientras tanto, los datos sociales nos indican un aumento de alrededor de un 62 % en alumnos secundarios del consumo de drogas (1999 -2009). Pasamos del 9% al 15 % la cantidad de adolescentes que reconocen usar estupefacientes. El 77% de la totalidad de los estudiantes encuestados reconocen consumir alcohol. El 88% de los alumnos que usan sustancias reconocen hacerlo en forma grupal con otros compañeros o amigos del barrio (Instituto Superior de Ciencias de Salud-Bs.As.). Por supuesto estos datos son más críticos en los que no tienen estudios secundarios.

Es una realidad que el consumo de drogas se potencia y avanza en la adolescencia. Se ha “naturalizado” este consumo y precisamente, también por esto, hoy se considera a la adicción como una enfermedad del desarrollo. En esta etapa clave de la vida el cerebro tiene un cambio fundamental. Fenecen viejas estructuras nerviosas infantiles y se estructura el crecimiento definitivo del sistema nervioso. Época de extrema vulnerabilidad por este fenómeno biológico preciso y por la estructura identificatoria juvenil en donde estos necesitan estructurar una identidad que les permita enfrentar la tarea de diferenciarse sexualmente, separarse de los padres y establecer un proyecto de vida en donde el estudio o el trabajo sean nortes de una vida.

Ambiente y Cerebro

El ambiente que rodea a los adolescentes es muy estimulante en relación al consumo de drogas y alcohol. Boliches, esquinas, gran tolerancia social al consumo de todo tipo de sustancias; forman parte de este ”cocktail” en un momento de gran vulnerabilidad. Ahí es donde debe actuar una verdadera prevención social.

Precisamente, en este momento crítico del desarrollo de una de las áreas claves en el organismo como es la llamada corteza prefrontal está, precisamente, madurando. Esta es central en la toma de decisiones, la evaluación de situaciones y en el mantenimiento de nuestras emociones y deseos bajo control; así el cerebro en esta etapa es una “obra” sin completar aumentando entonces el riesgo de tomar malas decisiones y de conductas impulsivas cuando recibe la inundación de distintas sustancias. Se activan áreas del sistema nervioso más ligadas a reacciones automáticas y sin sustento de postergación. La descarga y la recompensa inmediata no tienen el límite de otras estructuras biológicas. El freno y el alerta ante los peligros se encuentran suspendidos y máxime en momentos de un gran erotismo por el crecimiento hormonal-sexual. Se ha estudiado que el impulso sexual y la erección de los adolescentes de alrededor de 15 años de edad tienen la mayor potencia de toda la historia evolutiva futura.

Las drogas y el alcohol activan las zonas de placer (sistema de recompensa) y de motivación. Por eso el consumo de drogas va acompañado de un descenso del rendimiento académico y de un retardo del crecimiento afectivo e intelectual de los adolescentes. Entre los repetidores y/o los que abandonan la escuela hay muchos que consumen drogas y alcohol.

Resultado de imagen para consumo de drogas

Captura del sistema del placer

Aunque el consumo de drogas a cualquier edad puede llevar a la adicción, las investigaciones muestran que cuanto más temprano se comienza a consumir drogas mayores son las probabilidades de progresar al abuso más serio. Acá, como vimos, la vulnerabilidad es mayor. Además, el fumar una droga o inyectarla en una vena aumenta su potencial adictivo. Las drogas que se fuman o se inyectan penetran al cerebro en segundos, produciendo una sensación inicial intensa de placer. Este “high” o euforia intensa puede desaparecer en minutos llevando al abusador a niveles más bajos, más normales. Esto es un elemento que “tienta” al adolescente a repetir el placer intenso que ya está grabado de una manera permanente en la llamada “memoria del placer”. Este resto mnémico opera como una verdadera tracción para el futuro adicto movilizando impulsos y actos para conseguir la droga. Así se interrumpe la función cerebral en áreas críticas de la motivación, la memoria, el aprendizaje y el control del comportamiento.

Todo esto trae un costo social enorme: multitud de desvalidos, aumenta la población psiquiátrica, cae el rendimiento académico y el abandono escolar, se deteriora la fuerza laboral, aumenta la criminalidad ¿Quién va a apagar este costo social? Por eso la seriedad de una EMERGENCIA NACIONAL EN ADICCIONES se hace necesaria.

Resultado de imagen para consumo de drogas

III Simposio: ¿Cómo prevenir el avance del narcotráfico? – Resumen Panel: Conclusiones

dsc_4770

Prevenir el avance de las drogas es un compromiso de todos. Eso incluye a políticos y policías, pero también a maestros, padres, médicos y vecinos. Porque es, en definitiva, un “negocio” que se mueve con leyes de oferta y demanda. De un lado, “el sujeto que vende droga y gana más plata que el que trabaja”. Del otro, los consumidores que aumentan en cada barrio. Con esos términos, funcionarios y especialistas debatieron en un seminario organizado por el Observatorio de Prevención del Narcotráfico (OPRENAR).

Es así como el viernes 04 de Noviembre de 2016, en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la UBA, de 9 a 14hs, se desarrolló un nuevo encuentro anual organizado por el OPRENAR, el “Tercer Simposio ¿Cómo Prevenir el Avance del Narcotráfico?”. Allí se debatió en torno a los avances del Gobierno en materia de implementación de políticas públicas integrales para la prevención del avance del narcotráfico y las adicciones. Participaron del mismo reconocidos expertos locales y autoridades gubernamentales de distintas áreas para profundizar en las medidas adoptadas, los aspectos pendientes y las soluciones a desarrollar en el futuro cercano.

Tal como ha sucedido con los encuentros previos, la posibilidad de contar con ámbitos para la reflexión y el análisis, con participación de profesionales y de testimonios reconocidos, resultó sumamente valioso, por lo que el Simposio fue declarado de interés por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, lo que representa la primordial importancia que le han otorgado al mismo diversas fuerzas políticas a nivel nacional.

Para concluir el Simposio Maria Eugenia Talerico, Vicepresidente de la Unidad de Información Financiera (UIF) destacó que “el flagelo del narcotráfico es hoy parte de nuestro problema porque hace mucho que en nuestro país no existió nadie que coordinara nada para prevenir que esto suceda”. Esto ha llevado a que hoy vivamos el narcotráfico como un fenómeno criminal agravado, pero “sin corrupción, no hubiera estado la libertad para que esto se instalara en nuestro país”. Siendo un “compromiso de todos” luchar contra el narcotráfico, la función principal de la UIF en este sentido debe ser “trabajar para que a los criminales les resulte un país caro para venir a operar”. Talerico relató varias medidas adoptadas por la entidad para el control de los activos financieros a nivel nacional en la búsqueda de la prevención del lavado de activos, pero remarcó que “esto hoy se está dando porque hay voluntad política de combatir al narcotráfico”.

dsc_4798

Avelino Porto, Presidente de la Universidad de Belgrano, acentuó el rol social frente a la problemática del narcotráfico. En este sentido, “tal como pasó con el cigarrillo y la popularización de la palabra “cáncer”, las sociedades van cambiando en la medida que se les explica con claridad las consecuencias de sus actos”. Señaló también el papel clave del Estado y los organismos que controlan el dinero proveniente de actividades ilegales: “todos los expertos internacionales coinciden en que el mejor instrumento para combatir el narcotráfico está relacionado con el control del manejo del dinero”. Frente a esto, la solución al narcotráfico no llega solo con la palabra, sino también con trabajo duro y con el ejemplo. Avelino Porto recordó a los presentes que, en general antes de llegar a las drogas, se pasa por el alcohol, pero como el lobby del alcohol es más poderoso, por ahora este se mantiene en segundo plano. Sin embargo, el ejemplo de los mayores, es clave en este sentido.

Finalmente, Héctor Masoero, Presidente de la Fundación UADE, coincidió en la necesidad de trabajar tanto en el control de la oferta como en el de la demanda: “Es importantísimo el rol de la educación. Tenemos que evitar que el narcotráfico se convierta en el mejor empleador del país”. Con este objetivo, se debe “defender la cultura del esfuerzo y los valores de la vida saludable, huyendo al dinero rápido y fácil asociado a los males sociales”. Por eso, también la “batalla cultural” es clave, “hay que terminar de convencer a los chicos que la droga es mala”. En ese sentido, se refirió al crecimiento del OPRENAR al señalar que ya lo integran 34 organizaciones incluyendo 24 universidades: “Desde el Observatorio queremos consolidar nuestra presencia a escala nacional”. Para concluir, Masoero destacó que “aún falta mucho, pero creemos que estamos en el camino correcto”

dsc_4791