ADICCIONES EN ADULTOS

ADIC­CIO­NES EN ADUL­TOS

Man smoking cigarette on black background, Handsome young man sm

El Dr. Se­bas­tián So­ria, es­pe­cia­lis­ta en adic­cio­nes y miembro de nuestra fundación fue entrevistado por diario Puntal sobre la temática de adicciones.

Cuan­do ha­bla­mos de adic­cio­nes, por lo ge­ne­ral nos re­fe­ri­mos a los jó­ve­nes. Pe­ro los adul­tos tam­bién tie­nen las su­yas: psi­co­fár­ma­cos, al­co­ho­l, ta­baco, co­caí­na, ma­ri­hua­na, alu­ci­nó­ge­nos, cal­man­tes y tran­qui­li­zan­tes sin pres­crip­ción mé­di­ca. En una no­ta es­cla­re­ce­do­ra, el mé­di­co psi­quia­tra Se­bas­tián So­ria, es­pe­cia­lis­ta en adic­cio­nes, ex­pli­ca to­do lo que hay que sa­ber acer­ca de es­te te­ma.

Siem­pre se ha­bla de las adic­cio­nes en los jó­ve­nes, ¿es tam­bién al­to el por­cen­ta­je de adic­cio­nes en adul­tos?
El im­pac­to de las adic­cio­nes en los jó­ve­nes, por un la­do, y la in­ten­ción de ge­ne­rar ac­cio­nes que apun­ten más a la pre­ven­ción, por el otro, ha­cen que qui­zás se ha­ble más de las adic­cio­nes en los jó­ve­nes que en los adul­tos; sin em­bar­go, la pre­va­len­cia en adul­tos es al­ta. Así, un es­tu­dio que se hi­zo en la Ar­gen­ti­na so­bre el con­su­mo de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas en per­so­nas de en­tre 12 y 65 años nos re­ve­la, por ejem­plo, que el con­su­mo de ta­ba­co es ma­yor en adul­tos que en jó­ve­nes, in­cre­men­tán­do­se in­clu­so a par­tir de los 50 años. No así con el con­su­mo de al­co­hol y ma­ri­hua­na que es ma­yor en jó­ve­nes. Nue­va­men­te se ob­ser­va ma­yor por­cen­ta­je de con­su­mo de co­caí­na, alu­ci­nó­ge­nos y tran­qui­li­zan­tes sin pres­crip­ción mé­di­ca en per­so­nas de en­tre 25 y 34 años de edad.

¿Cuá­les son las adic­cio­nes más co­mu­nes en­tre los adul­tos? Las adic­cio­nes más fre­cuen­tes en­tre adul­tos son el ta­ba­co, la co­caí­na, los alu­ci­nó­ge­nos y tran­qui­li­zan­tes sin pres­crip­ción mé­di­ca.
¿Qué con­se­cuen­cias fí­si­cas pue­den traer la co­caí­na, la ma­ri­hua­na y el al­co­hol en los adul­tos?
Las con­se­cuen­cias son múl­ti­ples, va­rían de un in­di­vi­duo a otro co­mo tam­bién se­gún el tiem­po de ex­po­si­ción y can­ti­dad con­su­mi­da.

En ge­ne­ral, los efec­tos de la ma­ri­hua­na se di­cen que son in­hi­bi­to­rios, cau­san­do re­la­ja­ción y som­no­len­cia, mien­tras que los de la co­caí­na son ex­ci­ta­to­rios, ge­ne­ran­do ta­qui­car­dia, hi­per­ten­sión, hi­per­pi­re­xia, in­cre­men­to de la con­trac­ti­li­dad car­día­ca y mi­dria­sis. El al­co­hol, por su par­te, pro­du­ce in­coor­di­na­cio­nes mo­to­ras, fal­ta de equi­li­brio y di­fi­cul­ta­des en la ar­ti­cu­la­ción de la pa­la­bra, en­tre las más co­mu­nes.

To­das es­tas sus­tan­cias men­cio­na­das pro­du­cen ade­más al­te­ra­cio­nes de la sen­so­per­cep­ción, del pen­sa­mien­to, del jui­cio, la me­mo­ria, el hu­mor, la con­duc­ta, el sue­ño y dis­fun­cio­nes a ni­vel se­xual. En los ca­sos más ex­tre­mos se pue­de lle­gar al pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio y la muer­te.

¿Es más di­fí­cil la sa­li­da de es­tas adic­cio­nes pa­ra los adul­tos que pa­ra los jó­ve­nes?
La res­pues­ta al tra­ta­mien­to de las adic­cio­nes no só­lo es­tá re­la­cio­na­da con la edad si­no que in­ter­vie­nen múl­ti­ples fac­to­res tan­to a ni­vel in­di­vi­dual, fa­mi­liar, so­cial como cul­tu­ral. En­tre es­tos fac­to­res po­de­mos men­cio­nar la ba­ja au­toes­ti­ma, la es­ca­sa to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, la fal­ta de in­cor­po­ra­ción del con­cep­to de lí­mi­te, los sen­ti­mien­tos de de­ses­pe­ran­za, las al­te­ra­cio­nes en el de­sa­rro­llo, los an­te­ce­den­tes de de­pre­sión, la au­sen­cia de la fi­gu­ra ma­ter­na y pa­ter­na, una fa­mi­lia dis­fun­cio­nal, la ma­la co­mu­ni­ca­ción, los an­te­ce­den­tes de con­su­mo fa­mi­liar, las di­fi­cul­ta­des en el ac­ce­so a la edu­ca­ción, al sis­te­ma de sa­lud, ne­ce­si­da­des bá­si­cas in­sa­tis­fe­chas, en­tre otros.
La ma­yor o me­nor di­fi­cul­tad tan­to de jó­ve­nes co­mo de adul­tos pa­ra la sa­li­da de las adic­cio­nes de­pen­de­rá de la in­te­rac­ción de to­dos es­tos fac­to­res.

¿Qué ti­po de te­ra­pias se de­ben en­ca­rar pa­ra adic­cio­nes cró­ni­cas y qué re­sul­ta­dos se ob­tie­nen? Las te­ra­pias re­co­men­da­das en adic­cio­nes de lar­ga da­ta de­ben in­cluir no só­lo el tra­ba­jo so­bre las ca­pa­ci­da­des de la per­so­na adic­ta si­no tam­bién so­bre el me­dio que la ro­dea. Se de­ben te­ner en cuen­ta me­di­das de in­clu­sión en su ám­bi­to pró­xi­mo, la re­cons­truc­ción de vín­cu­los a ni­vel fa­mi­liar, la­bo­ral y so­cial, po­ten­cian­do los fac­to­res pro­tec­to­res y re­du­cien­do al má­xi­mo los fac­to­res de ries­go .Nue­va­men­te, los re­sul­ta­dos de­pen­de­rán de la in­te­rac­ción de to­das es­tas va­ria­bles con­jun­ta­men­te con el tra­ba­jo trans­dis­ci­pli­na­rio.

¿El al­co­ho­lis­mo se pue­de fre­nar con me­di­ca­ción y te­ra­pia o in­de­fec­ti­ble­men­te se de­be re­cu­rrir a al­co­hó­li­cos anó­ni­mos (AA)? Se­gu­ra­men­te que la in­clu­sión en gru­pos te­ra­péu­ti­cos pue­de ser una me­di­da de gran apor­te pa­ra po­der so­bre­lle­var las di­fi­cul­ta­des que ori­gi­nan las adic­cio­nes, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te es­ta op­ción es ex­clu­yen­te. La te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca, que pue­de o no re­que­rir de apo­yo psi­co­far­ma­co­ló­gi­co sue­le ser a ve­ces una me­di­da su­fi­cien­te pa­ra sa­lir de la adic­ción. No obs­tan­te, de­pen­de­rá de las pre­fe­ren­cias par­ti­cu­la­res de ca­da in­di­vi­duo y lo que con­jun­ta­men­te se de­ci­da co­mo más con­ve­nien­te pa­ra ca­da ca­so.

¿Qué re­sul­ta­dos se ob­tie­nen con los gru­pos de au­toa­yu­da: Nar­có­ti­cos Anó­ni­mos, etc.? Los re­sul­ta­dos son va­ria­bles. Co­mo di­je an­te­rior­men­te, la in­cor­po­ra­ción en un gru­po pue­de ser de gran ayu­da pa­ra mu­chas per­so­nas pe­ro la elec­ción de in­clu­sión en el mis­mo de­be sur­gir del acuer­do co­mún en­tre el pa­cien­te y el pro­fe­sio­nal, pre­via eva­lua­ción de las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas que ello pue­da oca­sio­nar.

¿Un adul­to ma­yor pue­de pen­sar que el he­cho de con­su­mir psi­co­fár­ma­cos no es una adic­ción, si­no que me­jo­ra su ca­li­dad de vi­da? Se de­be con­si­de­rar ca­da ca­so en par­ti­cu­lar. Exis­ten al­gu­nas si­tua­cio­nes en las que la per­so­na tie­ne una en­fer­me­dad cró­ni­ca que le ge­ne­ra do­lo­res muy in­ten­sos, de ma­ne­ra per­ma­nen­te y en don­de el uso de anal­gé­si­cos co­mu­nes no es su­fi­cien­te pa­ra cal­mar el do­lor, que­dan­do co­mo úni­ca op­ción pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da la de re­cu­rrir a una me­di­ca­ción con­si­de­ra­da co­mo “más adic­ti­va”. En es­tas si­tua­cio­nes se de­be ana­li­zar con­ti­nua­men­te qué lu­gar ocu­pa la sus­tan­cia en la vi­da del in­di­vi­duo pa­ra de­ter­mi­nar si exis­te o no adic­ción. Ade­más en es­tos ca­sos no só­lo la psi­quia­tría es­tá im­pli­ca­da, si­no tam­bién otras es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas, por lo que se­rá de vi­tal im­por­tan­cia trabajar de ma­ne­ra trans­dis­ci­pli­nar.

¿Hay adic­cio­nes en los adul­tos que no se con­si­de­ran co­mo ta­les?
En Ar­gen­ti­na, el ta­ba­co y el al­co­hol son con­si­de­ra­dos dro­gas le­ga­les y es­tán acep­ta­das so­cial­men­te a pe­sar de que su con­su­mo abu­si­vo trae apa­re­ja­do efec­tos no­ci­vos en la sa­lud. Es por es­to que mu­chas ve­ces las adic­cio­nes con es­tas sus­tan­cias no son con­si­de­ra­das co­mo ta­les.

¿Qué po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­ra­ción tie­ne un adul­to que be­be o se au­to­me­di­car a es­con­di­das? ¿Có­mo ayu­dar­lo a sa­lir del ocul­ta­mien­to?
Se­gu­ra­men­te que el ocul­ta­mien­to y la fal­ta de re­co­no­ci­mien­to del pro­ble­ma no con­tri­bu­yen en ab­so­lu­to a la im­ple­men­ta­ción de un tra­ta­mien­to. Es ne­ce­sa­rio pri­me­ro to­mar con­cien­cia del pro­ble­ma pa­ra des­pués eva­luar cuáles son las he­rra­mien­tas que se tie­nen pa­ra po­der re­solverlo. La me­jor ma­ne­ra de ayu­dar a con­cien­ti­zar a al­guien al res­pec­to es me­dian­te la trans­mi­sión de un men­sa­je que apun­te a pro­mo­ver y me­jo­rar la sa­lud del in­di­vi­duo, ga­ran­ti­zan­do el acom­pa­ña­mien­to no des­de el pla­no de la obli­ga­ción si­no más bien des­de lo afec­ti­vo. Es por ello que es fun­da­men­tal el vín­cu­lo que exis­ta en­tre los más alle­ga­dos a la per­so­na adic­ta, ya que son ellos quie­nes pri­me­ro tie­nen la po­si­bi­li­dad de trans­mi­tir di­cho men­sa­je. Des­de el pla­no pro­fe­sio­nal es im­por­tan­te tra­ba­jar so­bre el su­je­to y su con­duc­ta pa­ra po­der sin­gu­la­ri­zar las cau­sas del con­su­mo y po­der apor­tar­le nue­vas he­rra­mien­tas que le per­mi­tan su­pe­rar el mis­mo.

¿En qué ca­sos se re­quie­re in­ter­na­ción?
Ha­bi­tual­men­te se uti­li­za la in­ter­na­ción pa­ra aque­llos ca­sos en don­de se ne­ce­si­te mo­ni­to­ri­zar de cer­ca la evo­lu­ción del cua­dro, ya sea por­que han fra­ca­sa­do los tra­ta­mien­tos am­bu­la­to­rios an­te­rio­res o por­que las con­di­cio­nes de sa­lud son ta­les que po­nen en pe­li­gro la vi­da del in­di­vi­duo. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta los ni­ve­les de in­ter­ven­ción pa­ra po­der ac­tuar an­tes de que sea ne­ce­sa­ria una in­ter­na­ción. Así te­ne­mos la pre­ven­ción pri­ma­ria que apun­ta a to­das las me­di­das pa­ra evi­tar el con­su­mo, la pre­ven­ción se­cun­da­ria que tra­ba­ja pa­ra re­du­cir el da­ño pro­du­ci­do y la ter­cia­ria, que apun­ta a la re­ha­bi­li­ta­ción.

¿Es la fa­mi­lia la que lle­va al adul­to adic­to a in­ter­nar­se o lo ha­ce por sí mis­mo?
Eso va­ría mu­cho en ca­da ca­so par­ti­cu­lar. Al­gu­nas ve­ces es la fa­mi­lia la que de­sea que la per­so­na se in­ter­ne pen­san­do en que es­to apor­ta­rá so­lu­cio­nes de­fi­ni­ti­vas al pro­ble­ma, se pro­du­cen así las in­ter­na­cio­nes por “obli­ga­ción”. En otros, los me­nos fre­cuen­tes, es la per­so­na quien re­co­no­ce la di­fi­cul­tad que tie­ne pa­ra re­sol­ver su pro­ble­ma y en­cuen­tra en la in­ter­na­ción se­gu­ri­da­des que no sien­te en un tra­ta­mien­to am­bu­la­to­rio.
En cual­quie­ra de los dos ca­sos, re­co­no­cer la di­fi­cul­tad y la po­si­bi­li­dad de acep­tar ayu­da es, por le­jos, la más sa­lu­da­ble.

¿Son más adic­tos los hom­bres o las mu­je­res y qué ti­po de sus­tan­cias con­su­men ca­da uno?
Se­gún la en­cues­ta rea­li­za­da por la Se­dro­nar, los va­ro­nes pre­sen­tan una ma­yor ta­sa de con­su­mo de to­das las sus­tan­cias eva­lua­das (ta­ba­co, al­co­hol, tran­qui­li­zan­tes, es­ti­mu­lan­tes, sol­ven­tes, in­ha­lan­tes, ma­ri­hua­na, co­caí­na, crack, pas­ta ba­se, éx­ta­sis, he­roí­na, opio, has­hish, mor­fi­na, alu­ci­nó­ge­nos, ke­ta­mi­na y otras). Con res­pec­to a las mu­je­res, ex­cep­to en el ca­so de tran­qui­li­zan­tes sin pres­crip­ción mé­di­ca en el que el con­su­mo es al­go su­pe­rior en ellas, las sus­tan­cias más con­su­mi­das son al­co­hol, ta­ba­co, ma­ri­hua­na, tran­qui­li­zan­tes, co­caí­na en­tre otras.

¿Qué ti­po de apo­yo de­be brin­dar la fami­lia?
El apo­yo y el acom­pa­ña­mien­to de la fa­mi­lia son un fac­tor muy im­por­tan­te. Mu­chas ve­ces no se tie­ne muy en cla­ro qué ha­cer fren­te a un fa­mi­liar adic­to, ge­ne­rán­do­se di­fe­ren­tes opi­nio­nes den­tro del se­no fa­mi­liar con­jun­ta­men­te con sen­ti­mien­tos en­fren­ta­dos. Lo más acon­se­ja­ble en es­tos ca­sos es acer­car­se y con­sul­tar a un pro­fe­sio­nal que los orien­ta­rá en es­tas si­tua­cio­nes, brin­dan­do ayu­da no só­lo a la per­so­na adic­ta si­no tam­bién a sus se­res que­ri­dos pa­ra afron­tar y en­ten­der el pro­ble­ma de la adic­ción.

¿Es más fá­cil que un jo­ven sal­ga de una adic­ción a que lo ha­ga un adul­to adic­to cró­ni­co?
Co­mo men­cio­né an­te­rior­men­te, exis­ten fac­to­res in­di­vi­dua­les, fa­mi­lia­res, so­cia­les y cul­tu­ra­les que de­ben te­ner­se en cuen­ta a la ho­ra de em­pren­der un tra­ta­mien­to con el fin de po­ten­ciar las vir­tu­des y mi­ni­mi­zar al má­xi­mo los ries­gos. De­pen­de­rá en­ton­ces, no só­lo de la edad del pa­cien­te si­no de la in­te­rac­ción de ca­da uno de es­tos fac­to­res, en el éxi­to o no del tra­ta­mien­to. No obs­tan­te la cro­ni­ci­dad, sea jo­ven o adul­to agra­va sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el pro­nós­ti­co.

¿Las adic­cio­nes pue­den ser cau­sa de sui­ci­dio? ¿Es al­to el por­cen­ta­je de muer­tes por adic­cio­nes?
Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS), la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra la Pre­ven­ción del Sui­ci­dio (IASP) un mi­llón de per­so­nas se qui­ta la vi­da en el mun­do ca­da año, mien­tras que una de ca­da 20 per­so­nas que in­ten­ta sui­ci­dar­se por día lo con­si­gue. El sui­ci­dio está en­tre las tres pri­me­ras cau­sas mun­dia­les de muer­te en per­so­nas de 15 a 44 años. La OMS es­ti­ma que pa­ra el 2020 el nú­me­ro de de­fun­cio­nes por es­ta cau­sa au­men­ta­rá un 50%, sien­do los jóvenes el gru­po de ma­yor ries­go.

En Ar­gen­ti­na, el sui­ci­dio re­pre­sen­ta el 16% de las muer­tes, ocu­pan­do el se­gun­do lu­gar en el gru­po etá­reo de los 15 a 24 años, el cuar­to en­tre los 25 a 34 años y el oc­ta­vo en­tre los 35 a 44 años. Si bien el sui­ci­dio se re­la­cio­na con un es­ta­do aní­mi­co en el que la per­so­na cree que la úni­ca op­ción de ter­mi­nar con su do­lor o dar so­lu­ción a su pro­ble­ma es qui­tán­do­se la vi­da, las adic­cio­nes sue­len lle­var al in­di­vi­duo a ese es­ta­do de áni­mo que pre­dis­po­ne a di­cha de­ter­mi­na­ción. La ob­nu­bi­la­ción que pro­du­ce el con­su­mo fa­vo­re­ce la pre­dis­po­si­ción al sui­ci­dio en per­so­nas de ries­go. Tam­bién ge­ne­ra un blo­queo en el apren­di­za­je emo­cio­nal di­fi­cul­tan­do el de­sa­rro­llo de ins­tru­men­tos ade­cua­dos pa­ra afron­tar el do­lor y la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, fa­vo­re­cien­do el pa­sa­je al ac­to.

Una en­cues­ta rea­li­za­da en es­tu­dian­tes se­cun­da­rios mos­tró que el ta­ba­co y el al­co­hol eran sus­tan­cias pre­sen­tes en los ca­sos sui­ci­das y si bien no se las con­si­de­ra cau­sas di­rec­tas de los mis­mos, sí es­ta­ban pre­sen­tes. Ca­be con­si­de­rar tam­bién que es­tas son las dos sus­tan­cias más con­su­mi­das en la Ar­gen­ti­na.

*La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud pro­pu­so en el año 2000 una es­ca­la de eda­des pa­ra la es­tra­ti­fi­ca­ción de la ado­les­cen­cia y la ju­ven­tud. Así, con­si­de­ra a la ju­ven­tud ple­na co­mo el pe­río­do com­pren­di­do en­tre los 20 y 24 años. No obs­tan­te, con­si­de­ra­mos que la cla­si­fi­ca­ción te­nien­do en cuen­ta sólo cri­te­rios tem­po­ra­les es in­su­fi­cien­te, ya que la ju­ven­tud es un pro­ce­so que en­glo­ba as­pec­tos co­mo la ma­du­rez fí­si­ca, so­cial y psi­co­ló­gi­ca de la per­so­na, co­mo tam­bién as­pec­tos re­fe­ri­dos a la edu­ca­ción, el tra­ba­jo, la au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia en­tre otros as­pec­tos.


Fuente: Fundación Clínica de la Familia

Link: https://bit.ly/2UGHn6z

 

ASESINARON AL JEFE DE SICARIOS EN ROSARIO EN ÉPOCA DE CUARENTENA

Rodrigo Sánchez recibió ocho tiros cuando iba en una camioneta; acababa de salir de una empresa de transportes vinculada con su jefe, el narco Esteban Alvarado

A cien metros del golf del Jockey Club, los vecinos recluidos en sus residencias por la cuarentena que les impuso la amenaza del coronavirus se sobresaltaron por la ráfaga de disparos que al mediodía rompió el silencio del barrio de Fisherton. Ocho disparos se llevaron la vida de un hombre. No cualquiera, sino quien era investigado como uno de los jefes de los sicarios de Esteban Alvarado, que se transformó en los últimos diez años en uno de los principales alfiles del tráfico de drogas local, a la par de Los Monos, sus archienemigos.

En momentos en que las calles están casi desiertas por la pandemia, esta ciudad acumuló cuatro crímenes en las últimas 48 horas. Suman 62 en lo que va de este año. Los últimos asesinatos tienen un denominador común: fueron ejecutados por sicarios.

Rodrigo Sánchez, de 44 años, presunto gatillero jefe de Alvarado, fue emboscado en Wilde y San Lorenzo. Se movía en una Toyota Hilux gris, cuya carrocería fue agujereada por las balas. Alcanzado por ocho proyectiles, murió en el acto. Según fuentes policiales consultadas por LA NACION, a Sánchez lo atacaron desde un Renault Logan rojo, que luego fue abandonado en Ezeiza al 700. La policía detectó que el vehículo tenía pedido de captura: había sido robado anteayer.

El sábado, Sánchez había visitado a su jefe en el penal de Piñero, a 20 kilómetros del centro de esta ciudad. Los investigadores lo ubican como un hombre del círculo íntimo del narco. “Estaba encargado de reclutar a los sicarios”, apuntó una alta fuente judicial.

La víctima figuraba como empleado de la empresa Logística Santino SRL, que está a nombre de Rosa Capuano, esposa de Alvarado. Esa firma se dedica al transporte de cargas y a la comercialización de materiales de construcción. Está en Camino de las Carretas 8395, frente al Jockey Club, a unos 150 de donde Sánchez fue emboscado, justamente al salir de la compañía.

En su capital social Logística Santino SRL posee tres camiones Scania, cinco semirremolques y dos inmuebles. Cuando el año pasado los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery ordenaron el allanamiento de esta empresa encontraron documentación de otras firmas ligadas a Alvarado, como Transportes Toia SRL y Sagrado Corazón de María, esta última, una empresa de salud donde incluso Alvarado aparece en relación de dependencia.

La empresa Transportes Toia fue la que utilizó Alvarado, según confirmó la semana pasada la Cámara Federal de Rosario, para traficar 493 kilos de marihuana a Río Negro. La policía de esa provincia secuestró el 24 de noviembre de 2017 un camión que llevaba oculta la droga. Según la investigación de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), ese rodado pertenecía a Toia y el chofer estaba registrado en Logística Santino, al igual que Rodrigo Sánchez.

En el procesamiento dictado contra Alvarado, el juez federal Marcelo Bailaque indicó que Toia y Logística Santino “están vinculadas a Alvarado, quien de hecho resulta ser quien las dirige”. Señaló que Logística Santino estaría a nombre de Capuano, a quien sindicó como “prestanombres del imputado”, teniendo en cuenta que la mujer está “inscripta en la AFIP como monotributista con una categoría de ingresos de hasta 20.000 pesos, pero sería propietaria de 18 rodados”.

El jueves pasado, como publicó LA NACIÓN, fue acribillada Mariana Ortigala, quien salvó su vida a pesar de ser blanco de cinco disparos. Es la hermana de Rodrigo Ortigala, testigo clave en la causa por homicidio y asociación ilícita contra Alvarado.

No es la primera vez que los Ortigala son blanco de un ataque. En julio pasado, el frente de un edificio en Servando Bayo 1085, donde Rodrigo y su hermana trabajaban en una oficina, fue acribillado.

Rodrigo Ortigala fue clave en la detención de Alvarado, que había sido su jefe en la banda narco hasta que se presentó como arrepentido. Su testimonio fue determinante para que los fiscales Edery y Schiappa Pietra avanzaran, junto al Organismo de Investigación, en desmantelar el clan narco que había ejecutado al prestamista Luciano Maldonado, cuyo cadáver apareció el 11 de diciembre de 2018 en una colectora de la autopista Rosario-Buenos Aires, tirado junto a un cartel de cartón escrito con birome azul que decía: “Con la mafia no se jode”.

Era la leyenda que dejaban Los Monos como sello de sus ataques armados contra casas de funcionarios judiciales y jueces. Con ese artilugio, que después volvió a usar, pero de modo más sofisticado, Alvarado pretendía que culparan e investigaran a sus rivales por los crímenes y amenazas que él había cometido.

Por: Germán de los Santos

Fuente: La Nación

Link: https://www.lanacion.com.ar/seguridad/asesinaron-al-jefe-de-sicarios-de-un-rival-de-los-monos-en-una-emboscada-frente-al-jockey-club-nid2345437

 

Cómo se debe tratar a un adicto a las drogas

ES CLAVE ENTENDER QUE EL ADICTO ES UNA PERSONA CON DOS PROBLEMAS: EL SUFRIMIENTO QUE TIENE Y EL MAL REMEDIO QUE BUSCA EN LA DROGA

Fui alcohólico y consumidor de cocaína por más de 10 años. Estuve internado tres veces en clínicas psiquiátricas. Un psiquiatra descubrió que tenía una depresión subterránea y gracias a eso hace 8 años que estoy limpio con antidepresivos y psicoanálisis. F.P.Q., CABA

Conductas como fumar cigarrillos, comer en exceso, beber alcohol, consumir marihuana, cocaína, drogas de diseño o LSD son las adicciones más frecuentes de la época actual.

Siempre es un interrogante el por qué algunos individuos se vuelven adictos a una determinada sustancia y otros no, a pesar de que ambos la hayan consumido.

El psiquiatra y psicoanalista armenio Edward J. Khantizian (profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard y ex presidente de la Academia Estadounidense de Psiquiatría de Adicciones) es un experto desde hace más de 50 años en el tratamiento de personas con diversas adicciones.

Este especialista constató al atender a sus pacientes adictos, que todos ellos habían consumido al menos tres sustancias psicoactivas diferentes antes de desarrollar la dependencia o la adicción por la que iban a ser tratados.

El tratamiento de la adicción a menudo se centra en lograr la abstinencia o la reducción del consumo.

Fue entonces cuando este autor se preguntó por qué se había seleccionado esa droga y no otra, llegando a la conclusión de que cada paciente “elegía” la droga que más le servía para aliviar un previo malestar emocional.

Postuló su Teoría de la Automedicación por la cual la persona adicta utiliza una determinada droga como si fuera un remedio para sentirse mejor y no porque sea vicioso o inmoral (concepción que aun persiste).

El tratamiento de la adicción a menudo se centra en lograr la abstinencia o la reducción del consumo con su daño consecuente.

Si bien muchas personas se benefician de tales enfoques, si no se trata el dolor emocional y la angustia subyacente, la persona sigue siendo vulnerable a una recaída.

Prevalece así el importante criterio de no considerar al adicto como solo quien busca el placer o su autodestrucción con la droga, si no pone el acento en entender cómo intenta evitar el individuo un sufrimiento que resulta intolerable. El consumo sería entonces lo que se ve del iceberg mientras debajo lo sostienen personales sufrimientos muy penosos.

Siempre es un interrogante el por qué algunos individuos se vuelven adictos a una determinada sustancia y otros no, a pesar de que ambos la hayan consumido.

Así, por ejemplo, el alcohol alivia los sentimientos de aislamiento, timidez, vacío o ansiedad; la cocaína y los estimulantes mejoran la falta de energía, alivian la depresión y la marihuana busca calmar la angustia y desconectarse de una realidad dolorosa.

Khantzian ubica en la temprana infancia el aprendizaje de la regulación emocional y describe cuáles serían algunas de las consecuencias del fracaso de no poder internalizar la capacidad de autocuidado proveniente de los padres. Esta capacidad cuando es bien incorporada permite protegerse de los peligros, tener un preciso criterio de realidad, capacidad de juicio, control de la angustia y la habilidad de sacar conclusiones sobre causas y consecuencias.

Por lo tanto, no es aconsejable que la atención de un individuo adicto sea impersonal, protocolizada o estandarizada ya que así el tratamiento de la adicción será igual para todos los pacientes.

Resulta entonces clave atender a los factores subyacentes de la adicción, ya que el adicto es una persona con dos problemas: el sufrimiento que tiene y el mal remedio que busca en la droga.

Si solo se trata esto último se llega al fracaso y, lo que suele ser peor, se termina acusando al paciente de ser responsable del mismo.

E.M.

Fuente: https://www.clarin.com/viva/debe-tratar-adicto-drogas_0_u2X_IaWE.html

 

¿Te preocupa la problemática de las adicciones y no sabés cómo ayudar?

A través de SEDRONAR (Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico), podés convertirte en un Agente de Prevención ante el Consumo Problemático de Drogas y Alcohol.

Podrás hacerlo en tu trabajo, escuela, barrio o en el medio social que te desempeñes.

Conocé más en: https://www.argentina.gob.ar/actuar-como-agente-de-prevencion-ante-el-consumo-problematico-de-drogas-y-alcohol

Podés ayudar

“El consumo episódico excesivo de alcohol creció casi un 30% en cinco años”

Les compartimos la siguiente publicación.

alcoholemia

El aumento en el uso nocivo de las bebidas alcohólicas contrasta con el consumo de tabaco, que bajó 11,6% entre 2013 y 2018.

El uso nocivo de bebidas alcohólicas en las playas bonaerenses, expuesto tras el asesinato de Fernando Báez Sosa, forma parte de una situación epidemiológica nacional, donde el consumo episódico excesivo de alcohol (el porcentaje de la población que tomó cinco tragos o más en una oportunidad durante los 30 días anteriores a la entrevista) creció 27,9% entre 2013 y 2018 (de 10,4% a 13,3%), de acuerdo con la última Encuesta de Factores de Riesgo. Este indicador contrasta, por ejemplo, con el de la población fumadora, que en ese período descendió 11,6 % (de 25,1% a 22,2%).

También contrastan entre sí las leyes 24.788 (de lucha contra el alcoholismo) y 26.687 (de control del tabaco): por ejemplo, mientras que la primera prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública y en acontecimientos culturales, deportivos o educativos, la segunda prohíbe el de tabaco en todo espacio cerrado destinado al acceso de público. Así, a la par de la evolución opuesta de sus tasas de consumo, existen diferencias en las normas de prevención del tabaquismo y el alcoholismo.

El director del Programa Universitario para el Estudio de las Adicciones, Ramiro Hernández, interpreta que el consumo de tabaco bajó porque la sociedad lo desnaturalizó. “Se ha convertido en algo extraño en todos lados porque hay una ley integral que regula la publicidad y el consumo y ofrece información y tratamiento gratuitos. Por eso la campaña contra el tabaco ha sido exitosa a pesar de que quizá sea una de las drogas más difíciles de dejar”, argumenta.

En cambio, el alcohol continúa incorporado a la cultura, lamenta Hernández. “Los chicos tienen en la cabeza que el consumo de alcohol está bien: las previas se han arraigado en sus costumbres y son aceptadas por sus padres -protesta-, y las campañas que ha habido no han sido exitosas porque no buscaban cambiar la conducta. Debería haber una ley integral, pero sobre todo debería haber campañas que comuniquen los riesgos y disminuyan el atractivo”.

Impacto en la salud

Por su parte, el psiquiatra Luis Carbonetti, especialista en drogadependencia, no ve que haya demasiada conciencia sobre el riesgo sanitario que implica el consumo de alcohol: “se asocia el tabaco con una situación de perjuicio para la salud, pero eso no sucede con el alcohol, que se asocia con una cuestión de celebración y, en el caso de la dependencia, con una cuestión ética o moral”.

Carbonetti advierte además que el alcohol no tan solo produce un efecto psíquico, sino que también causa un gran deterioro clínico. “Pareciera que el alcohol, por ser legal, es menos tóxico que las sustancias prohibidas. Pero el alcohol es una sustancia legal que impacta en la salud hepática, cardíaca, renal, etcétera”, alerta.

Objeto de deseo

La publicidad de productos elaborados con tabaco está prohibida en principio, mientras que la de bebidas alcohólicas posee apenas cinco reglas (por ejemplo, prohíbe sugerir que el alcohol mejora el rendimiento físico o intelectual). Y mientras que los paquetes de cigarrillos contienen advertencias gráficas y textuales sobre el daño a la salud que ocasionan, las botellas de alcohol solo incluyen las leyendas “Prohibida su venta a menores de 18 años” y “Beber con moderación”.

Romina Torasso, docente de Comunicación Visual Gráfica de la Universidad Nacional de Tucumán, observa que, en la medida en que la publicidad sobredimensiona ciertas acciones sociales como la diversión, la exaltación del grupo y la rebeldía, ejerce una enorme influencia, que se convierte luego en motivo de consumo. “De esta forma -explica- el objeto de deseo termina por definir la identidad juvenil. Es difícil no creer esto si se tiene en cuenta la gran cantidad de jóvenes que tapan sus necesidades afectivas con el consumo de alcohol”.

Frente a la publicidad de las marcas de bebidas alcohólicas, Hernández llama a retrasar el inicio de la edad de introducción al alcohol, que hoy promedia los 14 años, y propiciar el consumo responsable. “Es fundamental intervenir preventivamente -destaca-, en las edades en las que los chicos están a punto de comenzar o apenas han comenzado. Y no solo para aumentar la edad de inicio y reducir los riesgos y daños asociados, sino también porque el alcohol, al ser la droga de inicio más temprano, es la puerta de entrada al consumo de otras sustancias”.

¿Qué pueden hacer los padres?
1- Promueva resistir la presión de los amigos. Enséñele a valorar su individualidad, a reflexionar de forma crítica sobre la amistad. Enséñele a decir no.
2- Destaque las ventajas de no consumir alcohol, como ser mejor en el deporte, en las relaciones con los demás, en el estudio. Facilite otras alternativas de ocio y diversión.
3- Cree un clima de confianza. Hable sobre el alcohol de forma abierta, relajada y no amenazadora. Si se emborracha, dígale que no dude en llamar para buscarlo.
4- Establezca límites claros. Prohibir el consumo de alcohol no es represión ni castigo.
5- Actúe de forma razonable pero firme. Es probable que discutan la prohibición  del consumo.
6- Transmita valores. Un entorno que prescinda al máximo del alcohol es fundamental para cuando crezca y tenga que tomar decisiones por sí solo.
7- Si detecta el consumo de alcohol, explore las razones que lo han llevado a beber. Si se torna habitual, busque la ayuda de profesionales.

Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/832480/actualidad/consumo-episodico-excesivo-alcohol-crecio-casi-30porciento-cinco-anos.html