“Rosario: el negocio del narcotráfico y su impacto social”

Les compartimos la publicación de Infobae

El periodista rosarino y diputado provincial Carlos Del Frade, quien acaba de ser reelecto para un nuevo mandato en la Legislatura santafesina en las listas del Frente Social y Popular, alerta sobre el negocio “paraestatal” del narcotráfico y cuestiona la complicidad entre las bandas delictivas y las fuerzas de seguridad y la inacción de la dirigencia política. Por Mariano Roca.

rosario

“No habrá más seguridad si se sigue alimentando la fenomenal circulación de dinero que garantiza la inseguridad”, asegura Carlos Del Frade en el prólogo de su último libro titulado Balaceras, narcotráfico y política. Se trata del cuarto volumen de su saga Geografía narco, en el que también cuestiona las políticas de “mano dura” que ‒según advierte el autor‒ “generaron el aumento de la violencia individual y los homicidios en las grandes ciudades de la Argentina”. “Decir que el Estado está ausente es una ‘narco-soncera’: el Estado siempre está presente, pero el problema es si esa presencia es corrupta o virtuosa”, manifiesta, en diálogo con DEF.

Este periodista de investigación y actual diputado provincial santafesino rechaza la equiparación de Rosario con el fenómeno narco de Medellín en las décadas del 80 y del 90, una afirmación equivocada que atribuye a “una mirada porteña de un país profundamente unitario, como el que tenemos”. A su juicio, “la matriz del negocio de la droga en la provincia de Santa Fe tiene características más parecidas a las de San Pablo, donde es manejado por grupos criminales desde adentro de las cárceles”. Esta afirmación ha sido confirmada por el Tribunal Oral Federal N.º 3 de Rosario, que sentenció en diciembre pasado a Ariel Cantero ‒más conocido como “Guille”‒ y a su lugarteniente, Jorge Emanuel “Ema” Cantero, a penas de 15 y 17 años, respectivamente. Dado “su alto nivel de peligrosidad”, ese mismo Tribunal había ordenado previamente el traslado de esos dos integrantes de la temida banda narcocriminal de “Los Monos” desde el penal santafesino de Piñero a sendas prisiones federales. “Guille” Cantero, quien purgaba una condena previa de 22 años, se encuentra alojado en el Complejo Penitenciario de Ezeiza, mientras que “Ema” Chamorro, que tenía una condena anterior de nueve años, está recluido en la Unidad N.º 6 de Rawson. Ambas estructuras carcelarias dependen del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

-¿Cómo aparece el fenómeno de las bandas narco en Rosario?
-El negocio paraestatal del narcotráfico apareció a fines de la década del 70, a partir de un acuerdo entre las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla. El primer cargamento llegó en abril de 1978 a la zona franca de Bolivia en el puerto de Rosario. A partir de ese momento, se establece la ruta de la cocaína desde Bolivia y la ruta de la marihuana a través del Paraná, que siguen siendo las mismas desde hace 40 años. Cambian los “peajes”, pero se mantienen los distintos nichos de corrupción de las fuerzas de seguridad tanto nacionales como provinciales, y los funcionarios políticos siguen mirando para otro lado. En la década del 90, lo que se produjo fue la desarticulación de los grandes cordones urbanos en las tres principales provincias: Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Aparecieron entonces los que hoy se definen en términos jurídicos como “fungibles”: chicas y chicos desesperados que están fuera del sistema escolar, no saben a qué aferrarse para soportar la vida cotidiana y buscan agarrarse de dos de los negocios que les ofrece el sistema: armas y drogas. Entre finales de la década del 80 y comienzos de los años 90, se produjeron en Santa Fe dos hechos muy importantes. Por un lado, la privatización del Banco de la Provincia de Santa Fe, entregado a los hermanos Rohm, quienes terminaron siendo condenados por lavado de dinero del narcotráfico. Y, por otra parte, la privatización del puerto de Rosario y la aparición de unos sospechosos capitales filipinos. Fue entonces cuando la DEA catalogó, por primera vez, a los puertos de Rosario, San Lorenzo y Puerto San Martín como “zona roja” de ingreso y egreso de cocaína.

Desde la década del 90, los puertos de Rosario, San Lorenzo y Puerto San Martín han sido catalogados por la DEA como “zona roja” de ingreso y egreso de cocaína.

-¿Cuáles son las características del fenómeno narco en Rosario?
-Las rutas de la droga convergen en Rosario, que es además una ciudad muy apropiada para desarrollar el negocio del lavado de dinero, y no es casualidad que se haya dado en paralelo al boom inmobiliario. De los puertos de Rosario y el Gran Rosario sale el 70 % de las exportaciones argentinas. Hay un flujo de dinero permanente, y la mejor manera de disfrazar un elefante es esconderlo en una manada de elefantes. Acá es fácil disfrazar el dinero negro. Mientras tanto, en los barrios comenzaron a aparecer esos “agujeros negros” que deja la desocupación, y las bandas narco empezaron a disputarse el territorio. El fenómeno de la violencia también está vinculado a las “barras bravas” de los dos clubes más importantes de la ciudad, Rosario Central y Newell’s Old Boys.

-¿Cómo aparece el fenómeno de los denominados “búnkers”?
-Eso empieza a partir del año 2000. Son esas construcciones rústicas de ladrillo con una sola mirilla, que se abren desde afuera hacia adentro, con lo cual el pibe que está adentro “trabaja” doce horas y ni siquiera puede ir al baño. Está sumido en la esclavitud, lo que aparece incluso en un fallo de la Justicia Federal que así lo dejó consignado. Los chicos que están ahí vendiendo droga son verdaderos esclavos. La razón de la construcción de estos “búnkers” fue como reacción de los grupos narcos a la Policía, que les pedía cada vez más dinero por protegerlos.

-¿Qué lugar ocupan Los Monos en este negocio?
–A partir del año 2006, Los Monos se meten directamente en el negocio de la cocaína. Máximo Ariel “El Viejo” Cantero había caído preso, por primera vez en 1998 por traer 30 kilos de marihuana de Corrientes. Casi diez años después, Los Monos ya se habían hecho cargo del gran negocio de la droga. Se terminaron imponiendo sobre la otra banda del barrio de Las Flores, llamada “Los Garompa”. Estamos hablando del sur de la ciudad de Rosario, en la zona el City Center; a la espalda del casino se puede ver un gran mural del “Pájaro” Cantero. Es importante destacar una definición extraordinaria que aparece en el expediente del juicio contra esta banda que se siguió en la Justicia Provincial, donde el juez Juan Carlos Vienna señala que Los Monos se constituyeron en un “gobierno de facto” sobre los barrios de la ciudad. La gran pregunta es qué hicieron los gobiernos municipal y provincial mientras esto sucedía. Cuando en 2013 cayó asesinado quien era el líder de la banda, Claudio Ariel “Pájaro” Cantero, empezó la ola de violencia.

En abril de 2018, la Justicia santafesina condenó a los cabecillas de la banda de Los Monos a penas entre 6 y 37 años, por cuatro homicidios ocurridos entre 2013 y 2015, como represalia por el asesinato del “Pájaro” Cantero.

-¿El fallido atentado contra el exgobernador Antonio Bonfatti fue una bisagra en esa ola de violencia que sacudió a Rosario?
-Fue un hecho impactante; ocurrió el 11 de octubre de 2013 y por centímetros no mataron a su esposa. Fueron en total 34 balazos y tres pasaron muy cerca de donde estaban Bonfatti y su mujer. La investigación del hecho estuvo a cargo de la actual vicegobernadora electa, Alejandra Rodenas [compañera de fórmula de Omar Perotti]. En el expediente, a partir de lo declarado por un testigo de identidad reservada, la jueza indicó que ese atentado se produjo como represalia porque en la tapa del diario La Capital de Rosario se publicó una fotografía de los principales jefes narco en una fiesta de la familia Cantero. El testigo indicó que los Cantero dieron a entender que con esa foto se habían roto las reglas de juego y tenían que asustar al gobierno. Sin embargo, luego se procesó como autor material e intelectual del hecho a Emanuel “Pimpi” Sandoval, el muchacho de 22 años que disparó contra la casa de Bonfatti. Parece que nos estuvieran tomando el pelo.

-¿Qué rol tiene la Policía de la Provincia de Santa Fe que quedó bajo sospecha particularmente luego de la detención de su exjefe Hugo Tognoli?
-En forma muy parecida a lo que sucedió con las Policía Bonaerense y con la Policía de la Provincia de Córdoba, fueron quedando en evidencia nichos corruptos que regulaban los negocios de la calle. Tanto en Córdoba como en Santa Fe la División Drogas Peligrosas de las Policías provinciales se terminó disolviendo. En octubre de 2012, a partir del caso Tognoli, se creó una Secretaría de Delitos Complejos dependiente del Ministerio de Seguridad provincial, que quedó cargo de una abogada que era también policía, Ana Viglione. Hoy sigue siendo funcionaria del Ministerio de Seguridad, está imputada por falso testimonio en la causa “Los Monos” y sus primeros agentes están imputados en la misma causa.

-¿Cuál es su visión de la ley de desfederalización, que descentraliza y traspasa a la órbita provincial la persecución del llamado “narcomenudeo”?
-Lo que han demostrado los números oficiales del Ministerio de Seguridad es que tenemos cada vez más cárceles atestadas de pibes pobres, y hoy hay en circulación un 15 % más de marihuana, un 93 % más de cocaína y un 220 % más de metanfetaminas. Claramente, la ley de desfederalización del “narcomenudeo” termina por favorecer el narcotráfico.

Fuente: https://www.infobae.com/def/defensa-y-seguridad/2019/07/06/rosario-el-negocio-del-narcotrafico-y-su-impacto-social/

Anuncios

“Los efectos de legalizar la marihuana en Estados Unidos, cinco años después”

Les compartimos la publicación de Infobae

AA DENVER

 

DENVER, Estados Unidos — Serenity Christensen, de 14 años, todavía es demasiado joven para poder entrar a una de las muchas tiendas de marihuana de Colorado, pero ya supo aprovechar una oportunidad de negocio en la marihuana legal. Ella es exploradora de las Girl Scouts, que suele vender galletas para recaudar fondos. Este año, Christensen, junto con su madre, decidió vender desde afuera de un dispensario. “Se logra un buen negocio”, dijo la joven.

Mientras, al otro lado de Denver, la legalización ha causado descontento para otro adolescente: el estudiante David Perez está en contra de los cultivos de marihuana en almacenes que ahora rodean su vecindario. Perez se queja de que el aroma a marihuana es lo primero que huele cada vez que sale de su casa.

Estos son los efectos dispares de cinco años de legalización. El primer experimento de este tipo en Estados Unidos, realizado en Colorado, ha reconfigurado la salud, la política, la cultura rural y la justicia penal de maneras sorprendentes que con frecuencia desafían tanto las peores advertencias de los críticos como la retórica de la industria de la marihuana. Lo sucedido aquí da una idea de lo que depara el futuro ahora que cada vez más partes de Estados Unidos y otros países adoptan y debaten la legalización plena.

Desde que comenzó la venta recreativa de la marihuana, en 2014, más gente ha ido a parar a las salas de urgencia del estado debido a problemas vinculados con el consumo; los hospitales reportan índices más elevados de casos de salud mental relacionados con este producto. Al mismo tiempo, miles de personas pasan sin incidente alguno por los dispensarios todos los días, como una joven que hace de guía de senderismo en el pueblo universitario de Boulder y guarda unas cuantas gomitas de marihuana en una bolsa bajo llave para relajarse antes de dormir.

Algunas familias inquietas ante los problemas con el consumo de marihuana de sus hijos se han mudado, en busca de refugio en estados menos permisivos. Pero, en general, las encuestas estatales no muestran un aumento en el número de jóvenes que fuman marihuana.

Los delitos menores relacionados con la marihuana han disminuido considerablemente, aunque la división racial en los arrestos por drogas persiste. Las cifras del estado muestran que las personas negras en Colorado continúan siendo detenidas por delitos relacionados con la marihuana a una tasa que casi duplica la de los blancos.

“No se ve por las calles a gente que ha quedado desquiciada por el consumo de marihuana, pero tampoco hemos creado una utopía”, dijo Jonathan Singer, quien fue uno de los dos únicos legisladores estatales que respaldó la votación en Colorado que legalizó que los adultos mayores de 21 años puedan comprar, consumir y cultivar marihuana para uso recreativo.

Singer volteó hacia su hija de 3 años, quien estaba sentada en el asiento trasero del auto camino a un día de campo hace poco. “El hecho de que esté dispuesto a tener esta conversación frente a mi hija”, dijo, “demuestra lo mucho que hemos avanzado para eliminar el estigma de este tema”.

Así es el mundo reconfigurado por la legalización, en el cual han crecido jóvenes como Ethan Pierson, de 18 años. Él nació el mismo año en el que la primera ley sobre el uso de la marihuana con fines médicos entró en vigor en Colorado; ha sido testigo del aumento de los dispensarios en las calles comerciales por las que se traslada rumbo a su colegio en Lakewood, un vecindario suburbano.

“Si vives en Colorado, se siente como si alguien estuviera fumando al lado de ti todo el tiempo”, dijo Pierson, quien no consume el producto.

Médicos, educadores y funcionarios estatales han estado especialmente preocupados por los efectos de la legalización en la juventud de Colorado. ¿La proliferación de las tiendas de cannabis recreativa haría que la marihuana pareciera inofensiva a los adolescentes, a pesar de los estudios que demuestran que es nociva para las mentes en desarrollo? ¿Se dispararía el consumo de porros entre los adolescentes? ¿Cómo afectaría los índices de graduación y la disciplina escolar?

Cinco años de encuestas demuestran que la mayoría de los adolescentes de Colorado son como Pierson: han probado la marihuana, pero el 80 por ciento no la consume en la actualidad. Las encuestas estatales muestran que el consumo entre los adolescentes ha disminuido considerablemente desde que las ventas de marihuana medicinal se dispararon en 2009, y básicamente se ha mantenido estable desde la legalización completa.

Aun así, Pierson y otros estudiantes y padres afirman que la legalización cambió la imagen y la disponibilidad de la marihuana.

Los hermanos mayores o incluso los padres de sus compañeros ahora pueden comprarla y compartirla. Otros estudiantes se toman videos de Snapchat en los que salen fumando cerca de la escuela. Ahora hay toda una colección de concentrados, tinturas y consumibles, que siguen siendo ilegales para los jóvenes, pero que son fáciles de conseguir.

“Es fácil de ocultar”, afirmó Pierson. “La llevan en la bolsa o en el estuche para lápices”.

Algunos administradores escolares dicen que están observando un consumo cada vez mayor de marihuana y una disminución en el consumo de alcohol entre estudiantes. Las cifras disciplinarias de las escuelas muestran que la marihuana es la principal razón por la cual los estudiantes son castigados o llevados ante la policía. No obstante, el número total de estudiantes expulsados por infracciones relacionadas con las drogas de hecho ha disminuido desde la legalización, en parte debido a que los legisladores de Colorado buscaron deshacerse de las políticas de “tolerancia cero” en las escuelas casi al mismo tiempo que la yerba fue legalizada.

En un tribunal de justicia para menores, ubicado en un cuarto piso de Denver, donde adolescentes acuden ante un juez por delitos que incluyen peleas y estar en zonas como parques después del horario permitido, la cantidad de casos por posesión de marihuana está disminuyendo. El porcentaje de adolescentes arrestados por delitos relacionados con la marihuana ha caído en alrededor del 20 por ciento desde que Colorado votó a favor de legalizar la droga, aunque los jóvenes y adultos negros continúan siendo arrestados en índices mucho mayores que la población blanca o hispana de Colorado, según un informe estatal. En 2017, las personas negras en el estado fueron arrestadas por delitos relacionados con la marihuana el doble de veces que los blancos, según la División de Justicia Penal de Colorado.

Algunos padres afirman que la marihuana se ha normalizado demasiado hasta convertirse en otro riesgo para la salud legalmente permisible con publicidad bien lograda, como el alcohol o los cigarrillos. Una diferencia es que las tiendas de marihuana no pueden anunciarse en avisos panorámicos. Los dispensarios también están obligados a revisar las identificaciones de los posibles clientes en la puerta para revisar su edad y se supone que solo pueden ubicarse a partir de 300 metros de distancia de las escuelas. Los consumibles ya no pueden parecer gomitas en forma de osos o frutas ni llamarse “caramelos”.

Para algunos padres, eso no es suficiente. Dicen que sus hijos huelen la marihuana cuando salen a caminar y se ponen a contar el número de dispensarios en el camino a casa de la escuela. Antes de hacer citas para que su hija vaya a jugar en casa de amigos, Ben Cort ahora les pregunta a los otros padres si tienen marihuana en la casa. Sujata Fretz, doctora en Denver, dice que ya ha tenido que hablar con su hijo de 13 años sobre cómo ha proliferado la industria de la marihuana.

“Me vi obligada a hablar con mis hijos porque es un asunto más público y evidente”, explicó Fretz. “No puedo limitarme a decir ‘Oye, las drogas son malas’, cuando es legal y hay tiendas que las venden. Me propongo lograr que no consuman la marihuana”.

Las cifras parecen claras: la cantidad de habitantes de Colorado que fuma la droga es casi el doble de la cifra para el resto de Estados Unidos. El número de adultos que consumen marihuana ha ido aumentado poco a poco desde la legalización.

Ahora, la batalla entre los que apoyan la legalización y sus detractores se centra en si el mayor consumo de marihuana está siendo nocivo para la salud. Es una pregunta muy consecuente para la que Andrew Monte, doctor especializado en toxicología médica y urgencias e investigador de la Universidad del Hospital de Colorado, está en la vanguardia: se dedica a intentar descifrar qué dicen los números.

Hace unos años, los negocios de marihuana estaban concentrados en las grandes ciudades o autopistas. Ahora están apareciendo en zonas rurales también.

Los datos de hospitales analizados por Monte y otros indican que más gente llega ahora a las salas de urgencias por motivos relacionados con la marihuana. Él ha tratado a muchas de esas personas. Algunos de estos pacientes son consumidores muy frecuentes de marihuana que presentan vómito severo. Otros son niños que han consumido marihuana comestible, ya sea accidentalmente o no. Llegan a la sala de urgencias desorientados, deshidratados o con alucinaciones tras consumir marihuana en exceso.

“Hay una desconexión con lo que se propuso como una droga totalmente segura”, explica Monte. “Nada es 100 por ciento seguro para su uso”.

Sin embargo, ninguna de las visitas a las salas de urgencias a las que los investigadores de estudios recientes han dado seguimiento acabó en la muerte del paciente. Además, Monte, quien ha tratado y estudiado muchos casos de cannabis, dice que miles de habitantes de Colorado consumen marihuana a diario de manera segura.

Un granjero jubilado del sur de Colorado usa marihuana en forma de ungüento para sus pies adoloridos. Gracias a ella, una mujer en Denver superó las náuseas y el dolor tras una mastectomía doble y la quimioterapia. Los veteranos de combate han logrado utilizar cannabis como tratamiento para estrés postraumático. Los niños la consumen en casos graves de convulsiones. Alli Fronzaglia, quien dirige un grupo de senderismo para mujeres, la usa para relajarse antes de ir a la cama.

“No está sembrando el caos”, afirmó. “Hay gente que consume este producto de manera responsable en Colorado”.

Stephanie Angell, de 63 años, solía pensar que ella era una de esas personas. Comenzó a fumar bastante todos los días tras enterarse de que tenía esclerosis múltiple en 2014. Comenzó a fumar al levantarse, y luego optó por consumir extractos más densos y ambarinos que ofrecen mayores concentraciones del compuesto psicoactivo THC. Angell dijo que varios dispensarios tienen ofertas como los “Miércoles de productos consumibles”.

Con el tiempo, dijo Angell, comenzó “a fumar mañana, tarde y noche”.

En comparación con las 72.000 muertes por sobredosis en Estados Unidos en 2017, con los delitos y las pérdidas ocasionados por la crisis de opioides, los consumidores de la marihuana dicen que la adicción al cannabis puede parecer demasiado inocua para siquiera llamar la atención. Los datos de salud estatal en Colorado no han mostrado un aumento repentino de pacientes que busquen tratamiento contra la adicción a esta sustancia.

Sin embargo, Angell mencionó que su hábito dejó su vida vacía: perdió interés por la costura y sus otros pasatiempos; dijo que sentía la necesidad constante de fumar incluso antes de ir al cine o a cenar.

Angell sigue apoyando la legalización, pero ella y otros consumidores muy frecuentes dicen que los riesgos de la dependencia a la marihuana son reales y están siendo ignorados a medida que la marihuana médica y recreativa se extiende por Estados Unidos; ya está vigente en alguna modalidad en 34 de los 50 estados. Aunque los esfuerzos de legalización fracasaron en las boletas de este año en estados como Nueva Jersey y Nueva York, Illinois se convirtió a finales de junio en el undécimo estado en legalizar el cannabis para fines recreativos.

“Hay una negación”, comentó Angell. “Se trata de una adicción muy pero muy sutil”.

* Copyright: 2019 The New York Times News Service

Fuente: https://www.infobae.com/america/the-new-york-times/2019/07/02/los-efectos-de-legalizar-la-marihuana-en-estados-unidos-cinco-anos-despues/

“Una causa que debe ser nacional”

Les compartimos la nota de Horacio Reyser, miembro del OPRENAR, publicado por La Nación.

DROGAS 12

Los informes más actualizados que nos llegan sobre el consumo de drogas en nuestro país no solo indican que no ha habido resultados positivos como consecuencia de la acciones implementadas, sino que, por el contrario, el consumo sigue aumentando y hoy tenemos el triste privilegio de liderar en América las estadísticas de consumo de algunas sustancias, como el alcohol y la cocaína.

Lo que realmente agobia es que sabemos lo que tenemos que hacer y no hay dudas de que hay iniciativas que se están implementando, en algunos casos importantes, pero que no son suficientes. Y los resultados así lo indican claramente.

Ya hemos expresado varias veces que el combate contra el narcotráfico es esencial, y por las noticias que vemos a diario hay avances evidentes en este campo, pero no nos cansaremos de repetir que la lucha contra el consumo de drogas solo se ganará actuando fuertemente sobre la demanda, porque cada vez se naturaliza y banaliza más el consumo de alcohol y de otras drogas.

El marketing del consumo es tan creativo que hace ver como que está bien lo que está mal. Presenta como “recreativo” lo que en realidad es un camino hacia una enfermedad como es la drogadicción. Una enfermedad compleja definida en la ley 26.586 de educación sobre las adicciones como una enfermedad biopsicosocial y espiritual. Pero cuando alguien intenta manifestarse en este sentido se lo ridiculiza y se lo señala como retrógrado, que vive en el pasado porque hoy “drogarse es lo más natural”.

Está tan arraigado el concepto de “no daño” que hoy, por ejemplo, no solo se verifica un aumento del consumo en chicos muy chicos, sino también en adultos mayores de 40 años.

Un estudio publicado por The New England Journal of Medicine, Vol. 370, pp. 2219- 2227 firmado por los reconocidos especialistas Volkow, Baler, Compton y Weiss del National Institute of Drug Abuse, National Institute of Health de los Estados Unidos referido fundamentalmente al consumo de marihuana, expresa con absoluta claridad que los daños que provoca el consumo de drogas se verifican en varios casos mucho tiempo después, a veces más de 10 años y se manifiestan como episodios psicóticos, esquizofrenia, pérdida de memoria, etc. Está muy claro que la droga hace daño, mucho daño.

En diciembre de 2013 todos los presidentes de los partidos políticos firmaron un documento que se titula “Lineamientos básicos para la implementación de políticas públicas sobre el consumo de drogas y contra el narcotráfico”. Allí se expresó que el documento tenía como propósito “consensuar caminos que permitan desarrollar medidas concretas para enfrentar esta verdadera emergencia social”. Estamos en plena campaña electoral, en la que se discuten muchos temas relacionados con el proceso electoral; sería importante que se incluyeran temas específicos sobre lo que cada espacio político piensa hacer en particular con respecto al consumo de drogas, qué medidas concretas tomarían para actuar sobre la demanda. Porque si no lo hacemos el proceso seguirá empeorando, habrá más consumo, más fracasos, más delincuencia, más enfrentamientos y nuestra gente, en particular los más chicos, seguirá atrapada por este verdadero mal de nuestro tiempo con las graves consecuencias asociadas al consumo de drogas.

Ya lo hemos sugerido: más allá de cualquier otro interés hagamos de la lucha contra la demanda de drogas una verdadera “causa nacional”. Unámonos todos los argentinos en esta verdadera cruzada solidaria. Es una gran oportunidad para trabajar todos juntos más allá de cualquier grieta para crear un “modelo argentino” que esté específicamente pensado para nuestra gente tanto a nivel nacional como regional y local.

Decidámonos de verdad a cambiar radicalmente esta tendencia y que la próxima vez seamos noticia porque hemos logrado bajar significativamente el consumo de alcohol y drogas.

Ayudemos a fortalecer a nuestra sociedad y en particular a nuestros chicos para que nos animemos a decir no a las drogas, porque esto nos hará libres.

La educación y un contexto social inclusivo deben ser las bases de este emprendimiento nacional, el modelo argentino para decir no al consumo de drogas.

Miembro del Observatorio de Prevención del Narcotráfico (Oprenar)

Por: Horacio Florencio Reyser

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/opinion/columnistas/una-causa-que-debe-ser-nacional-nid2267979

“Tucumán está cuarta en el ránking de “quioscos” de droga”

En la provincia se desarticularon 145 puntos de venta de estupefacientes barriales. Según datos de la Nación, entre diciembre de 2015 y junio de este año, se desarticularon 2.298 sitios en el país.

tucuman

La Nación anunció, con bombos y platillos, que entre diciembre de 2015 y el 28 de junio de este año se desarticularon en el país 2.298 “quioscos” dedicados a la venta de drogas. Tucumán, con 145, se ubicó en el cuarto lugar del ranking de lugares de comercialización de sustancias en los barrios. La nómina ha sido liderada por la provincia de Buenos Aires (525); Ciudad Autónoma de Buenos Aires (439); y Santa Fe (345).

El informe oficial se dio a conocer para demostrar el trabajo que vienen realizando las 41 Brigadas Especializadas en Microtráfico (BEM), que fueron recientemente creadas y que ya están actuando en las tres provincias que lideran las estadísticas. Tucumán no cuenta con un equipo de estas características. La Nación, para esta provincia, sólo jerarquizó la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal.

Informes locales

Tampoco se tuvo en cuenta los procedimientos que realizó la Dirección General de Drogas Peligrosas de la Policía provincial (Digedrop). Según confirmaron fuentes del Ministerio de Seguridad, en idéntico período, se atacaron unos 245 quioscos, es decir que en total se eliminaron 390 puntos de intervención de comercialización de drogas (PIC), como fueron bautizados ahora por los funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Ese número es importante, ya que supera la cantidad de procedimientos realizados en Santa Fe, donde Rosario aparece como la ciudad donde el modelo de narcomenudeo, con bandas como “Los Monos”, máximo referente, se extendió hacia el resto del país.

Tucumán lideró la desarticulación de quioscos a nivel regional, teniendo en cuenta los números de la Nación únicamente. Santiago del Estero, con 55, se situó en el segundo lugar. Le siguieron: Salta (47), Catamarca (35) y Jujuy (15). También fue muy superior a otros estados que cuentan con mayor población, como Córdoba (66) y Mendoza (28).

Las cifras se dieron a conocer días después de que la Nación cuestionara la lentitud de la Justicia Federal para avanzar con las causas referidas al tráfico y comercialización de drogas en Tucumán. El informe, entonces, contradijo las críticas, ya que las tres provincias que lideraron el ranking cuentan con mayor presencia de fuerzas federales (Gendarmería Nacional y Prefectura Naval), y con más juzgados y fiscalías federales.

Tras el “capitalista”

“Cada vez que desarticulamos un quiosco, se puede llegar al vendedor o al capitalista. Este programa el objetivo que tiene es el punto de venta, que es el final de una cadena”, explicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cuando brindó datos del Programa Nacional de Intervención contra la Comercialización de Drogas.

La funcionaria agregó que el objetivo del plan es reducir el microtráfico de drogas a nivel barrial, que los PIC no vuelvan a abrir nunca más y que la denuncia de la gente tenga un valor social.

El secretario de Narcotráfico, Martín Verrier, explicó, según se consignó en un despacho de la agencia Telam, que las fuentes de información son las denuncias realizadas por los vecinos a la línea 134; la inteligencia criminal; los fiscales, especialmente en las provincias donde la lucha contra el narcotráfico fue desfederalizada, y las intendencias, que aportan información a través de vecinos o foros de seguridad.

“La gente se siente más insegura donde hay microtráfico que donde hay homicidios”, sostuvo, por su parte, el secretario de Seguridad nacional, Eugenio Burzaco.

“Barrido por barrios”

“Estamos trabajando fuerte en la lucha contra el narcomenudeo. Y nos falta mucho más todavía”, reconoció el secretario de Lucha contra el Narcotráfico de la provincia, Carlos Driollet.

El funcionario destacó que es fundamental que en Tucumán se desfederalice la lucha contra el microtráfico. “Nos ayudará muchísimo a realizar otro tipo de acciones. Lo ideal sería que no se hagan allanamientos aislados, sino que se puede realizar acciones de barrido por barrios. Y estas acciones deben ser acompañados por otros ministerios para que los vendedores no vuelvan más”, agregó en una entrevista con LA GACETA.

“Tenemos que entender que el narcomenudeo es una actividad que está destruyendo los hogares tucumanos y que es una de las principales fuentes de la inseguridad de la provincia. Por eso compartimos la idea del Ministerio Público Fiscal de hacerse cargo de las investigaciones de esta actividad”, concluyó.

Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/812108/actualidad/tucuman-esta-cuarta-ranking-quioscos-droga.html

“La importancia de la educación y el trabajo en el tratamiento de las adicciones”

Con el egreso de tres jóvenes sanjuaninas, se destaca la formación y el vínculo con los equipos terapéuticos para lograr una rehabilitación exitosa.

saluud

La Dirección de Abordaje Integral de las Adicciones promovió el egreso de tres jóvenes sanjuaninas, luego de completar los tratamientos del Estado para superar las adicciones. Del mismo, participaron terapeutas, directivos y familiares.

Al respecto, el titular del área, Raúl Ontiveros, destacó el hecho de que “se pueda hacer un tratamiento en la provincia, gratuitamente, para quienes estamos hace mucho tiempo en adicciones es muy positivo, hay provincias que esto no lo tienen”.

Sobre el proceso que llevan adelante quienes se deciden por dejar el mundo de las drogas, Ontiveros dijo que “no es solo dejar de consumir, es todo un proceso de transformación, de mejora la calidad de vida, estudiar, trabajar, adquirir habilidades sociales, que no es que las pueden haber perdido, sino que muchas veces ni siquiera las habían adquirido”. En ese sentido, el funcionario nombra como “escuelas de vida” a las comunidades terapéuticas de la provincia.

El egreso de las jóvenes no es nada más ni nada menos que alta terapéutica, en cumplimiento con su rehabilitación: “Cuando el abordaje de las adicciones es integral, las posibilidades de éxito son mayores”.

“Por supuesto, más allá que hayan terminado el tratamiento, las puertas están abiertas, porque en las situaciones de crisis, de angustia o recaídas, el mecanismo es el de intentar volver a las drogas”, advierte.

La salida laboral es otra arista que forma parte del tratamiento. Ontiveros señala que se realizaron diversos cursos de capacitación en convenio con la UCCuyo, cómo así también se promueve el trabajo a través de los talleres de panadería y carpintería que funcionan plenamente en las comunidades San Benito y Proyecto Juan, respectivamente. “Les brindamos herramientas para que convivan con el trabajo digno y todo lo que eso implica”, agrega.

La educación formal también es parte del tratamiento, es por eso que este año se habilitó un CENS en el mismo centro de puertas abiertas. “Al momento, hay 43 chicos que habían dejado la escuela hace mucho, de los cuales, 6 están en proceso de alfabetización. Rehabilitar no es solamente dejar la droga y estas cosas apasionan y emocionan”, cuenta emocionado.

“Actualmente hay 153 personas en tratamiento, es un número gigantesco. De los cuales 105 están en las unidades municipales de adicciones (UMAA), es decir que tenemos personas en tratamiento en Valle Fértil, Iglesia o Los Berros”, cerró.

A su vez, la subdirectora de Abordaje Integral de las Adicciones, Verónica Lorenzo manifestó en ese sentido que “la demanda es desde distintos lugares, hay demanda espontanea de personas que tienen la necesidad de comenzar el tratamiento y otras son derivaciones desde el Hospital, la mayoría es gente que llega con alguna situación de intoxicación o judicial”.

Sobre el proceso de recepción, cuenta que un equipo de profesionales evalúa la situación integral de las personas para una derivación correcta. Al ser consultada sobre el rol que juegan los familiares de las personas en tratamiento, Lorenzo asegura que “es muy importante, pero lamentablemente, no siempre es así”. “Lógicamente, la persona que tiene mayor contención familiar, logra apuntalar el proceso y de esta manera el tratamiento tiene mejores pronósticos”, agrega. “En muchos casos y a medida que avanza el tratamiento, el acompañamiento familiar disminuye”, se lamenta.

Sobre la importancia de la contención humana, Lorenzo pone énfasis el vínculo entre terapeutas y pacientes. Un profesional puede estar muy entrenado en técnicas psicológicas y terapéuticas, pero lo que sana efectivamente es el vínculo, la cercanía, el contacto, el nexo que une una persona que acompaña en tratamiento a otra”.

Fuente: https://sisanjuan.gob.ar/noticias-desarrollo-humano-y-promocion-social/item/15756-la-importancia-de-la-educacion-y-el-trabajo-en-el-tratamiento-de-las-adicciones

“Fentanilo: la droga sintética que provoca miles de muertes en EEUU y alerta a las autoridades argentinas”

Les compartimos la publicación de Infobae.

Se trata de un analgésico de la familia de los opioides, que es mucho más potente que la morfina y genera una gran dependencia física en muy poco tiempo. “Su mala utilización puede provocar intoxicación aguda y poner en riesgo la vida de la persona”, advirtió un médico toxicólogo a Infobae.

Closeup of pills

Mal usado, un fármaco que médicamente cumple con los propósitos para los que fue creado puede volverse nocivo. Tanto, que genere una adicción y dependencia tal que no sea posible vivir sin él, e incluso lleve a la muerte a quien lo consume.

Es lo que ocurre con el fentanilo, un opioide utilizado en medicina por sus acciones de analgesia y anestesia, que tiene una potencia superior a la morfina y que en los EEUU causó 72 mil muertes en 2018.

En la Argentina, la Subsecretaría de Lucha contra el Narcotráfico y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) emitieron una alerta en la principal entrada al país: el aeropuerto internacional de Ezeiza, para evitar el ingreso ilegal de esta droga.

En la Argentina, el fentanilo es de uso prácticamente hospitalario y dentro de clínicas y sanatorios; no es un medicamento de venta en farmacias

“El fentanilo es un analgésico muy potente, largamente usado en la medicina mundial y en la Argentina por más de 40-50 años”, aclaró a Infobae el médico toxicólogo Carlos Damin, quien explicó: “Es de uso prácticamente hospitalario y dentro de clínicas y sanatorios; no es un medicamento de venta en farmacias y pertenece químicamente al grupo de los opioides, muchas veces más potente que la morfina en su efecto analgésico”.

Y tras señalar que el fármaco “tiene la capacidad de generar una rápida dependencia en el caso de que se lo malutilice”, sostuvo que “como analgésico es excelente y de mucha utilización médica”.

“La mala utilización puede provocar intoxicación aguda, que pone en riesgo la vida de la persona -ahondó-. Es una medicación que mal utilizada también se inyecta y puede provocar un cuadro de depresión del sensorio y llevar al coma, depresión respiratoria, que puede llevar al paro cardiorrespiratorio y claramente provocar la muerte o poner en riesgo la vida de la persona”.

Con relación al uso crónico, el presidente de Fundartox y jefe de Toxicología del Hospital Fernández resaltó que “genera una gran dependencia física, lo que hace que en muy poco tiempo la persona esté incapacitada de suspender su consumo, lo que la lleva a una búsqueda desesperada de la sustancia para poder satisfacer la necesidad que el cuerpo le impone, al mejor estilo de lo que ocurre con la heroína, que también es un opioide”.

—¿A qué cree que se debe que las autoridades argentinas lanzaron una alerta en aeropuertos para evitar su ingreso al país?
—Las autoridades lanzaron una alerta para evitar el ingreso ilegal al país, ya que hay una gran producción de esta medicación en China, según las noticias de las que disponemos, y esto hace que se abastezca fácilmente el mercado ilegal de fentanilo y probablemente lo que se está intentando controlar es que no ingrese ilegalmente al país.

Los EEUU tienen un problema grave respecto de esta droga, que en 2018 causó 72 mil muertes por su mala utilización.

En la Argentina, el uso legal del fentanilo es muy viejo y está absolutamente controlado y la verdad es que no es un problema en el país. Es una sustancia muy utilizada, necesaria y que hasta el momento no nos generó ningún problema. No tenemos consumidores por fuera de la utilización médica.

Los EEUU tienen un problema grave respecto de esta droga, que en 2018 causó 72 mil muertes por su mala utilización, porque su uso se extendió y reemplazó a otras sustancias opioides, como la heroína, y esto tiene que ver además con una oferta extendida.

En el país hay un incipiente problema con el tramadol, que es un analgésico bastante utilizado, que es de venta bajo receta y nos está generando algunos problemas, aunque incipientes. En todo 2018 tuvimos 85 consultas sobre un total de 2 mil para sustancias de abuso en el Fernández.

“Una característica de los opioides es que tienen la capacidad de generar una gran dependencia física, que lleva a que en poco tiempo el cuerpo necesite que no se pueda suspender y que en caso de suspensión genera un cuadro de abstinencia que también puede poner en riesgo la vida del paciente”, destacó Damin, quien subrayó que “esto hace que se requiera de especialistas para lograr la desintoxicación de la sustancia para hacer una sustitución lenta, progresiva y gradual de esta medicación cuando ya se generó una dependencia”.

En ese sentido, otra herramienta con la que cuenta el Estado argentino es el Sistema de Alerta Temprana de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) “para reaccionar rápido ante la aparición de cualquier persona con síntomas” típicos de adicción a esta sustancia.

Fuente: https://www.infobae.com/salud/2019/07/04/fentanilo-la-droga-sintetica-que-provoca-miles-de-muertes-en-eeuu-y-alerta-a-las-autoridades-argentinas/