Tragedia en Moreno ¿adultos estamos? (Parte 1)

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de Gradiva – Rehabilitación en adicciones

« Esta fiesta la hacemos para “destangarnos” mucho más de lo que lo hacemos siempre , venite a “curar” penas, va a haber “minas” muy buenas que te “perrean” hasta el suelo». Invitación a la fiesta Triple XXX de Primavera en Moreno


Saga que culminó con la muerte. Armas y desborde. Imperio del Ello (pulsiones indómitas) sin Ley. Por ende ahí todo terminó en la muerte. Ya el triple XXX anuncia el “todo vale”, desde la pornografía hasta la muerte. El auge de las fiestas privadas en quintas inauguradas para la venta de éxtasis se han transformado en la búsqueda de falta de todo tipo de control incluso el que podría establecer el sistema de los “patovicas” de los boliches. Las armas aseguran que la destrucción debe ser total. Al no haber Ley hay disputas entre clanes, tres barrios se disputaban -no sabemos que- pero que importa si se vive en un delirio colectivo. Lo tribal supera a lo social. Además, con menores de 15 años merodeando esos ambientes. Un cementerio vivo de personas.

Los grandes centros urbanos están incubando una cantidad enorme de enfermos crónicos. Existe una ley para los que trabajamos en adicciones: a menor edad de contacto con drogas (el alcohol lo es) más posibilidades existen de un consumo problemático y crónico.

Vivimos la dolorosa realidad de que en la Capital Federal y en la Provincia de Buenos Aires casi el 70% de los adolescentes consumen alcohol y en el Gran Mendoza la cifra se eleva al 73%. El consumo de marihuana empieza antes de los 14 años bloqueando las capacidades de aprendizaje escolar y es un factor de abandono de las instituciones.

Caída del mundo adulto

Esto parecería ser síntoma de situaciones muy serias de ocaso y dimisión de la función de los adultos en la conducción y orientación educativa de los menores, que representa un hueco en las funciones normativas y de control. El adolescente parece crecer solo. Los padres se quedaron en el “vestuario” y  la vida parece ser un “juego” sin jueces en donde el arbitrio como capricho narcisístico es Ley. Ante la carencia de acompañamiento en el crecimiento de los chicos aparecen los que llamo “dobles protectores”, que son distintos “padrinos” como en la saga de la célebre película de Marlon Brando y Al Pacino. Están en las esquinas, en los “transas”, en los patovicas o en el relacionista público del boliche prestigiado.

Resultado de imagen para familia sin padresLa función paterna aparece en nuestra sociedad devaluada y entonces se asimila a una caricatura con roles cómplices o meramente nominales con el nombre de directores, policías, intendentes, jueces  y en todos aquellos que están en posición de conductores. Aquí nos podemos preguntar qué es lo que conducen cuando muchas veces los territorios están adueñados por el anonimato y  burlan los marcos legales. La anomia como “anemia“ de valores parece reinar.

Cae el mundo adulto, un orden de palabras, orientaciones, confrontaciones, negociaciones, encuentros, desencuentros y consensos. Los padres no están, aunque estén físicamente. Es una función  ausente. Así el padre es par o cómplice, compañero o mimetizado con él, aunque nunca el padre en su función es simétrico, ya que instala la diferencia y precisamente por eso educa. En otros casos en donde la situación es mucho más grave ya parecen estar pero es solo un agujero, un vacío. Una sombra de lo que deberían ser. Una nada que nada significa ni orienta. El adolescente parece vivir solo.

¿Dónde quedó el mundo adulto? Somos todos adolescentes. Hay  tres funciones de la vida familiar: a) nutrir de amor, palabras y orientaciones; b) darle al niño la praxis de un mundo organizado: limites, fronteras entre generaciones; educación de la voluntad y hábitos de vida, y fundamentalmente que no hay ningún orden social sin jerarquías basadas no en “jinetas” sino en la transmisión de experiencias y c) trasmitirle valores, instrumentos y técnicas para el “saber vivir”. La familia es nutritiva ordenadora del mundo y transmisora de ideales y valores. Pero para que esto se dé tiene que haber adultos.

Hoy en muchos lugares parece haber solo adolescentes
que transmiten el vacío, en lugar de adultos.. Anthony  Giddens, el gran sociólogo y filósofo  inglés, nos enseñó: “Cuando cae la tradición aparece la adicción (y todos los comportamientos violentos). Tradición que es etimológicamente hablando transmisión de notas de vida pero ¿hay adultos que transmiten? Las familias nominales parecerían ser  el fruto del autismo en el cual vivimos.

La sociedad de la Argentina asiste a una creciente desfamiliarización y esto es mucho más evidente en los grandes centros urbanos. El fenómeno genera  consecuencias en el campo educativo y en el desarrollo autónomo de los seres humanos.Hay  pérdida y miedo a la libertad  que en muchos casos se enmascara en conductas desafiantes o hiperactivas como mera autonomía  de maniobra.

La desfamiliarización argentina

El campo de las patologías sociales y del Resultado de imagenaprendizaje está ligado –también- a estos fenómenos de desfamiliarización. El problema se agrava en todas las esferas cuando el niño creció sin la tutela y la orientación del padre biológico. Este fenómeno es casi masivo en todo el mundo y responde a factores culturales que se han instalado en la posmodernidad: crisis de los vínculos entre los sexos que se “degradan” rápidamente y la noción, parecería, “triunfante” de que el padre es “superfluo”.

Hoy conocemos que los chicos que crecieron sin padre tienen mayor riesgo de interrumpir los estudios secundarios, de permanecer sin estudiar ni trabajar durante largos períodos de tiempo y en las adolescentes sube la prevalencia de embarazo precoz. También  en ambos sexos hay una mayor vulnerabilidad a presiones negativas de pares como conflictos con la ley. La desescolarización, los trastornos de conducta infanto- juvenil y las escaladas de violencia abrevan en mayor medida en situaciones familiares en donde el padre ha estado ausente desde temprana edad, es desconocido, falta por una enfermedad mental, alcoholismo, drogadependencia  o sencillamente porque no convivió con él. En todos estos casos la ausencia no fue seguida de una compañía educativa aunque sea episódica.

El final del siglo XX mostró un desplazamiento hacia la periferia  de la familia de la figura del padre. Un “feminismo”, creemos mal entendido, mocionó al padre como un personaje superfluo considerándolo  solo como un “proveedor” de semen alejado de toda función simbólica. Incluso en muchos varones existe hoy un “horror” a  la paternidad.

El tema de la tragedia de Moreno da para mucho y seguiremos y lo preocupante es que el mundo adulto llega para recoger los “restos” de botellas, drogas, sangre, cadáveres, siendo quizás el adolescente un “resto”, un sobrante en esta sociedad. Acudimos al cementerio, cuando mucho,  pero no protegemos la vida.

Resultado de imagen

Repetición OPRENAR NARCOTRÁFICO – 13

Esta noche a las 22,30 hs por Canal Metro estará al aire la repetición de la décimo segunda edición de OPRENAR NARCOTRÁFICO, programa conducido por el Dr. Guillermo Marconi. En esta oportunidad participó en el programa el Lic. Daniel Fernando Arroyo, ex Ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires.

Recordamos que pueden acceder a las repeticiones de emisiones anteriores en el Canal Oficial del OPRENAR en YouTube:

https://www.youtube.com/channel/UCR3CuTLAEFI42hOJiUq2BiA

Avances en la prevención educativa de adicciones

reyser-y-cornelia

En el marco del debate por la implementación del Programa Nacional de Educación para la Prevención de Adicciones, el OPRENAR  -representado por Horacio Reyser- participó de la reunión organizada por la Secretaría de Programación para la Prevención  de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) junto con Cornelia Schmidt, Diputada por la Ciudad de Buenos Aires.

Además, las autoridades presentes intercambiaron posturas sobre prevención educativa y el consumo indebido de drogas. Desde la SEDRONAR informaron que el Plan de Prevención de Adicciones entró en vigencia el primero de junio y se estableció la intención de sostener un amplio espacio para la cooperación mutua.

Horacio Reyser, miembro del OPRENAR que se desempeña como miembro del Comité Científico de la Comisión de Adicciones de la Cámara de Diputados, destacó que durante el encuentro hubo un clima de amplia cooperación entre todos los presentes. Particularmente señaló que “se visibilizó un avance en las políticas, aunque resta mucho trabajo con las provincias  a pesar de que ya se han aprobado lineamientos curriculares por el Consejo Federal de Educación”.

“Los padres comieron uvas verdes…”

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de Gradiva – Rehabilitación en adicciones

…los padres comieron uvas verdes pero los que se arruinaron los dientes fueron sus hijos” (F.Dolto, Obras Completas)


Este dicho francés, relatado por la maestra en problemas infantiles y de la adolescencia  F.Dolto, trata de ilustrar cómo les pasamos, principalmente,  nuestros  problemas o  débitos vitales y nuestros créditos o  valores a nuestros hijos .En el caso de los débitos estos surgen primero como trauma y luego como síntoma, algo que en el tema de la epidemia actual de consumo de drogas y alcohol se ve claro.  Resultado de imagen para caballo de troyaEl Caballo de Troya (mezcla de engaño con daño) entró a nuestras casas. Desde un marketing exitoso hubo también un campo fértil para el desarrollo del consumo de drogas. Páginas, blogs, revistas y líderes mediáticos que hicieron propaganda del consumo abrevan sobre un terreno fértil como lo es la crisis de la vida familiar en nuestra sociedad.

No me refiero al simplismo de la caída de la familia tradicional, sino a lo que significa la vida familiar como núcleo generador de vida. De alguna manera la sociedad judeo-cristiana a la que pertenecemos se basó en la Promesa de un Mesías. Esto en el campo cotidiano se da en lo que significa un hijo en nuestras vidas. En el hijo está depositada nuestra promesa tanto de nuestro debe como de nuestro haber. Nuestro resto positivo y  “veraz” son los débitos que llevamos como mochila. Pero tiene que haber vínculos fuertes  y emociones altamente sostenidas para forjar una persona autónoma. A los chicos no los educan los maestros, ni la escuela. Estos solo informan, ya que  la educación verdadera se da en la casa.

La droga penetra fundamentalmente por la crisis de la vida familiar. A esto agregaremos datos de la propia personalidad o la crisis de esta. Indudablemente el ocaso de modelos e ideales surge en, primera instancia, desde la vida familiar.

Hay un tríptico clave en el tema de las drogas y su avance epidémico: sujeto (personalidad), agente químico (las sustancias alteran gran parte de las codificaciones químicas, eléctricas y funcionales estructurales del sistema nervioso) y contexto. Es aquí donde está la familia. Por último, el barrio como semillero de intoxicación cuando no es una unidad cultural para el crecimiento de las personas sino un “quiosco” de ventas, no precisamente de juguetes y caramelos.

descargaLo que vemos hoy es la crisis de la vida familiar en muchas familias de consumidores: ausencias significativas en los primeros años, violencia, también –lamentablemente– incesto, abusos emocionales, abandonos varios, el uso de un hijo para atacar al otro padre, adicciones o enfermedades psiquiátricas severas de los padres o de uno de ellos. La denigración permanente de la figura de un padre contra otro, denostarlo y  desautorizarlo es frecuente. En suma un conjunto de daños emocionales que en los primeros seis años de vida son muy perjudiciales. En esos primeros años es donde el niño tiene menos respuestas simbólicas y es impotente frente  a estas situaciones que se transforman rápidamente en puro trauma.

Una familia y  al mismo tiempo la escuela deben promover en los chicos normas claras sobre la Ley, la prohibición del canibalismo, el robo , el asesinato , la violación , el adulterio y el no consumo de drogas tóxicas.

Números de la epidemia

La vida familiar es hoy un tema clave en la sociedad argentina en relación al consumo de sustancias: aparece dislocada, ausente, fragmentada, dividida y con largos años de varios de sus hijos en carrera de consumo, sin tomar decisiones de tratamiento o también algún padre en carrera de consumo. Sobre 100 pacientes estudiados la edad promedio de inicio de consumo fue a los 14 años y cinco meses,  y la cantidad de años antes de acudir a la consulta fue de 13 y siete meses de promedio, y acudieron recién cuando tenían como promedio 28. La cantidad de años de consumo (casi 14) muestra el fracaso de todos los instrumentos preventivos sociales. La marihuana (verdadero Caballo de Troya) fue la droga de iniciación en el 55% de los residentes y luego el alcohol con el 29 %. La droga de consulta fue abuso de cocaína (55%), marihuana (14%) y pasta base (18 %), según estudios realizados por la Dra. M. Arango en Gradiva.

El 60% de los pacientes tienen familiares con antecedentes de consumo o participaron algunos en el tratamiento con ellos. Esto muestra como el “Caballo de Troya” de las drogas penetró en el propio sistema familiar y social, y  plantea, además,  el problema de los garantes del tratamiento, que son el sostén, ya que en muchos casos todo el sistema está comprometido. Si nuestra tarea es movilizar recursos familiares para generar una rehabilitación, padres que confronten para que el tratamiento progrese y se cuiden los logros; todo esto aquí se hace más difícil.

Para muchos adolescentes vivir estas realidades desde pequeños,  en donde el desamparo se une a la violencia y a los mensajes contradictorios, hace que la vida sea muy difícil de asumir y ahí surgen las drogas que en el fondo son anestésicos y vías de huida. Así estamos… pero no hablamos de la vida familiar ni de la educación preventiva. El hijo promesa de vida y del futuro de una sociedad queda entonces alienado, cuando no muerto. Quedó como un condenado más, también por los adultos y no solo por su propia compulsión adictiva.

Resultado de imagen para familia droga

OPRENAR NARCOTRÁFICO – 13

dasda

Esta noche a las 23hs por Canal Metro se emitirá la décimo tercera edición de OPRENAR NARCOTRÁFICO, programa conducido por el Dr. Guillermo Marconi. En esta oportunidad participó en el programa el Lic. Daniel Fernando Arroyo, ex Ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires.

Recordamos que pueden acceder a las repeticiones de emisiones anteriores en el Canal Oficial del OPRENAR en YouTube:

https://www.youtube.com/channel/UCR3CuTLAEFI42hOJiUq2BiA

El Caballo de Troya (Parte 6)

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de Gradiva – Rehabilitación en adicciones

“…La reconstitución de la vida necesita de protecciones institucionales y esto es una verdadera política para el sujeto frente a las crisis parentales y de la sociedad “E. Morín


El “Caballo de Troya” como “presente griego” que es engaño con daño ya entró en nuestras casas. Jueces y familiares de ellos hablan loas del consumo de marihuana. Prometen que es mejor antes  que acudan a comprarla afuera. Decadencia del pensamiento en plena  acción ya que no se habla del daño y de los efectos de la  estimulación de los alucinógenos sobre los sistemas cerebrales de recompensa (placer) y los sistemas de control inhibitorio (lóbulo frontal) y máxime en edades de alta vulnerabilidad. Nada de eso importa ya que nadie habla del sistema nervioso. Nos  olvidamos  del cerebro. Plantar “cannabis” en la casa o en campos parece ser más importante que la soja para muchos. Es vital. Si es vital es porque hay un vacío que se intenta llenar con drogas.

La corteza pre-frontal termina de madurar y mielinizarse recién al final de la adolescencia y no está plenamente operativa hasta esa edad (Diamand, “Cognitive developmente cerebulum and prefrontal cortex”, 2002) y es precisamente  esta corteza prefrontal la que permite las operaciones más complejas. Así vamos asistiendo hoy a un verdadero cementerio de jóvenes y adultos captados por este “Caballo de Troya” que ha inundado la sociedad argentina.

Se habla de liberarla pero no se aplican recetas básicas de prevención desde la escuela primaria en adelante. Muchos pregonan “enseñar” a usar drogas  en donde -en realidad ahí- se esconde la perversión detrás de un hecho real que es la inundación de drogas en la sociedad. Además en edades adolescentes o infantiles enseñar a drogarse es ignorar los fundamentos del sistema nervioso y de la crisis de identidad de esos años. El cerebro no necesita drogas. Bajar la prevalencia del uso de drogas es un acto preventivo masivo, escolar, familiar y comunitario.

Resultado de imagenVamos asistiendo a un envejecimiento cerebral precoz en los jóvenes  en la adicción de tipo biológico, cognitivo y por desvinculación social. Se seniliza el cerebro y caen todos los centros de atención, pensamiento, memoria y por fin aparecen los efectos del aislamiento, el encierro y la caída laboral y familiar.

La alteración de los sistemas cerebrales del placer (recompensa) y los daños a los sistemas frontales (símbolo de la humanización) van de la mano con el uso prolongado de drogas y  generan  cambios permanentes  en la función cerebral. Al principio en un estadio recreativo  no dependiente, se llega a refuerzos positivos con estados motivacionales agradables; pero cuando se llega a un estado dependiente sobreviene un refuerzo negativo con síndrome de abstinencia. Ahí aparece el sufrimiento y la ingesta viene ya no desde el placer sino desde el dolor. Nos vamos haciendo adictos desde el lado del dolor. El sistema nervioso llega a sufrir traumas neurotóxicos cotidianos.

¡PREVENIR POR FAVOR !

Prevenir es construir capital social y humano: construir vínculos, puentes entre organizaciones públicas y privadas y así facilitar redes entre ciudadanos, demandas y organismos de gestión y servicios.  Prevenir es sumar y multiplicar y el proceso del enfermar, es restar y dividir.

Hoy la reconstitución de la vida necesita de proteccionesResultado de imagen institucionales para que pueda resistir el desmembramiento ligado a la crisis de los intercambios subjetivos de la familia y la sociedad actual, de lo contrario surgirá el vaciamiento de la identidad y la “desocialización” de las colectividades.

Prevenir hoy es bajar la prevalencia del consumo y que los consumidores consulten antes que los daños sean más irreversibles tanto en lo biológico como en lo social y familiar. Esto se llama detección precoz. Tema clave en la medicina actual (desde el cáncer pasando por la hipertensión y la diabetes por ejemplo), en cualquier enfermedad que se pueda transformar en terminal y la adicción es una enfermedad crónica, progresiva y terminal.

En un trabajo que realizamos en la Provincia de Buenos Aires desde 1993 hasta el 2000. Cuando empezamos la consulta se realizaba después de ocho años de consumo. Al final de la gestión, la gente consultaba a los cuatro años. Esto es el triunfo de la prevención ya que se realizó una tarea muy intensa con padres y docentes así como en los contextos sociales.

En ese mismo trabajo realizamos una investigación con el Hospital Muñiz a través del Prof. Dr. Jorge Benetucci. Observamos en cientos de pacientes atendidos en centros preventivos de la Provincia, comparados con el Hospital Muñiz, que en los ámbitos donde se había realizado prevención solo el 17 % tenía infección del HIV y en el Hospital el 85 % delos consumidores no alcanzados por la prevención tenia esta enfermedad. Los beneficios de la prevención son evidentes.

Resultado de imagenHoy en una población atendida en Gradiva encontramos un consumo promedio de 11 años y cuatro meses de consumo hasta llegar a la consulta. La edad promedio de iniciación es a los 14 y el promedio de inicio del tratamiento es a los 25. El 30% de los que se atienden comenzaron consumiendo marihuana y luego siguieron otras drogas. Parece ser que la marihuana -como iniciación- en personas de alta vulnerabilidad abre la posibilidad de otros consumos. Además la marihuana genera daños de todo tipo como vimos antes.

Desmentir los daños y apelar al uso recreativo sin estudios serios sobre los efectos de la marihuana nos está llevando a una epidemia de características enormes. Luchar contra el narcotráfico es fundamental.  También lo es formar redes y puentes, un acto educativo y comunitario clave, máxime en momentos de gran desestructuración familiar.

Repetición OPRENAR NARCOTRÁFICO – 12

Esta noche a las 22,30 hs por Canal Metro estará al aire la repetición de la décimo segunda edición de OPRENAR NARCOTRÁFICO, programa conducido por el Dr. Guillermo Marconi. En esta oportunidad participó junto al Dr. Mariano Federici, Presidente de la Unidad de Información Financiera (UIF).

Recordamos que pueden acceder a las repeticiones de emisiones anteriores en el Canal Oficial del OPRENAR en YouTube:

https://www.youtube.com/channel/UCR3CuTLAEFI42hOJiUq2BiA