¿Existe voluntad de trabajar en Prevención Educativa de Adicciones?

09069a8Por Bruno Pazzi, miembro del Observatorio de Prevención del Narcotráfico (OPRENAR), Universidad Salesiana (UNISAL)


Quienes elaboramos materiales y herramientas sobre Prevención Educativa de Adicciones usualmente nos damos cuenta de algo que muchas veces genera frustración. Existe cierta reticencia a trabajar, al interior del aula o en la escuela, sobre esta temática. Los docentes piden ayuda y soluciones ante la problemática de los consumos, pero generalmente con el deseo de que algún experto o profesional de afuera de la institución venga a resolver la cuestión. Salvo excepciones, no desea trabajar él mismo sobre el tema.

Cuando uno, luego de brindar material sobre Prevención Educativa de Adicciones para el uso en el aula, realiza una encuesta para ver si el mismo fue utilizado, ve poco compromiso. El docente dice “el chico tiene a sus padres” para este asunto. Lo cierto es que cuando uno habla con los padres, muchos de estos esperan acciones por parte de la escuela. Pero es entendible que el docente tenga desazón para abordar la temática. Muchos otros padres no desean que se hable sobre la misma. Unos por el temor a despertar una curiosidad en el niño; otros porque consumen sustancias y temen que la escuela los estigmatice ante sus hijos; unos pocos porque venden. Algunos docentes, temiendo que la situación sea alguna de estas, prefieren esquivar el tema.

Por eso es que resulta tan urgente comenzar a aplicar el nuevo Programa Nacional de Educación y Prevención sobre las Adicciones y el Consumo de Drogas. Desde que en el año 2009, con el consenso de los más diversos espacios, fue promulgada y sancionada la ley 26.586, que desarrolla dicho programa, se convoca activamente a la institución escolar a trabajar en la prevención educativa de adicciones. Sin desconocer el rol de los padres, se involucra a la escuela y a los docentes a trabajar activamente en esta temática.

Para el docente y para la escuela es importante que exista una ley que los ampare, además de los lineamientos curriculares que le dan forma. Es un respaldo desde el cual trabajar y desde donde fundamentar ante el afuera la propia práctica. En el Consejo Federal de Educación ya se acordaron los Lineamientos Curriculares para la Prevención de las Adicciones del mencionado Programa. Para que se comience a trabajar en Prevención Educativa de Adicciones en las aulas de todo el país hace falta que también las provincias y CABA elaboren sus propios lineamientos curriculares en base a los mismos. Es sobre los lineamientos de carácter provincial que los docentes trabajan día a día.

Resultado de imagen para ley 26.586

¿Cuáles son los objetivos de la ley 26.586?

La ley sostiene que toda persona tiene derecho a formarse para tener una vida digna vivida en libertad y es en la familia y en el ámbito educativo que se deben promover los valores, actitudes y hábitos de vida que permitan desarrollar una verdadera educación para la salud y la vida. Así, tiene como objeto orientar las prácticas educativas para trabajar en la educación y prevención sobre las adicciones y el consumo indebido de drogas, en todas las modalidades y niveles del Sistema Educativo Nacional. Algunos de los objetivos de la ley, de modo resumido, son:

  • Fomentar la realización de actividades con la finalidad de apoyar a las familias en su tarea educativa, en el contexto de un entorno afectivo y formativo que ayude a crecer en el desarrollo de la voluntad, la libertad, la responsabilidad, el razonamiento y el juicio crítico, en el proceso de detección, tratamiento y seguimiento del consumo indebido de drogas;
  • Complementar esta tarea con la difusión de medidas preventivas, que ayuden a orientar comportamientos y evitar situaciones de riesgo, incluyendo la revisión crítica de actitudes dentro del propio sistema educativo;
  • Diseñar e implementar acciones interdisciplinarias de educación y prevención sobre las adicciones, el consumo indebido de drogas en el ámbito educativo formal, de manera gradual, integral, continua y sistemática;
  • Contribuir a formar personas que funden sus comportamientos y hábitos de vida en valores trascendentes que la ayuden a descubrir el sentido de respeto de sí misma, de libertad, de responsabilidad, de búsqueda del bien común y que puedan construir un juicio crítico, acerca de los mensajes que desde los medios de comunicación, fomentan la resolución de malestares o la mejora del rendimiento a través del consumo;
  • Capacitar al personal docente para educar para la salud y para la vida, en el marco de la libertad de enseñanza, de forma tal que los niños, niñas y adolescentes, desarrollen una personalidad que les permita afrontar con confianza los desafíos de la vida y los ayuden a construir proyectos personales y colectivos;
  • Promover la vinculación con distintos sectores e instituciones, con el propósito de sensibilizar a la sociedad toda, sobre la necesidad de actuar conjuntamente en la prevención;
  • Fomentar la no discriminación de las personas con conductas adictivas.

No se espera con esto que los docentes asuman el rol de “expertos en adicciones” capaces de “detectar” situaciones de consumo problemático y resolverlas por sí mismos. Por el contrario, para incidir desde una práctica preventiva en adicciones, es mucho más importante saber acerca de las personas, grupos y comunidades con las cuales se interactúa que contar con un conocimiento acabado sobre las sustancias psicoactivas y sus efectos.

El Caballo de Troya (Parte 3)

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de Gradiva – Rehabilitación en adicciones

“… en barrios donde hay mucha oferta de drogas y gran población adolescente las sustancias siempre  ganan”   L. Cancrini, 2010.


 

Todos recibimos alguna vez en la vida el llamado “presente griego”, en donde la astucia y la seducción del que regala encubren una trampa. A los troyanos les pasó lo mismo. Eran muy devotos por lo sagrado y los griegos les regalaron un caballo gigante como ofrenda de los dioses. Mientras defendían Troya de los griegos ese “regalo” parecía un augurio. Luego, tal como relata Homero, de él salieron guerreros griegos que abrieron las puertas de la ciudad desde dentro y así Troya cayó bajo la fuerza de los combatientes que entraban a invadir ese territorio esquivo.

Desde mi punto de vista, con las drogas pasa algo parecido. El “presente griego“  en este caso es mostrarla como inocua, banalizando las consecuencias, siendo ésta (la tarea de aceptación social) –quizás– la primera etapa para su implantación. En segundo lugar toca inundar la plaza, o sea, copar el mercado con un producto que tiene características adictivas, especialmente en edades de máxima vulnerabilidad, tanto en el desarrollo de la personalidad como en la maduración del sistema nervioso. Como dice nuestro maestro Cancrini, la inundación de oferta en la población adolescente asegura el consumo posterior. Esto ha sucedido en nuestro país desde hace años: marketing de banalización de los daños y plena inundación de marihuana en edades de vulnerabilidad. Luego, se abre el Caballo de Troya y vienen las otras drogas, cual guerreros que invaden a la población. En un porcentaje alto, la marihuana es “portera” de otras drogas. El cerebro adolescente hiperactivado por sustancias e inmaduro en sus centros de control inhibitorio es su aliado.

En los Estados Unidos, como campo de experimentación de todo esto y con 4 Estados que han liberado su uso, se está comprobando un cambio de hábitos con consecuencias psiquiátricas y socio-familiares evidentes. El artículo “Estudio sobre las tendencias de uso de marihuana en USA” de la revista “El Cannabis” (15 de agosto de 2016), levantado por el Washington Post, nos dice “… a principios de los ´90 solo uno de cada nueve americanos reportaba el uso diario de marihuana y ahora uno de cada tres consumidores lo hace en forma diaria”. La característica sustancial es que la población de menores ingresos es la más afectada por el consumo continuo, es decir,  los más pobres sufren la compulsión. Así, el hábito típico asociado al alcohol se ha reemplazado en la marihuana con el hábito típico del consumo de tabaco. En los ´90, la marihuana seguía las pautas del alcohol y su uso social. Hoy sigue el patrón de la nicotina diaria.

A MAYOR OFERTA MAYOR DEMANDA

En una cálida noche en Roma, el maestro italiano me comentaba sus experiencias en barrios “copados” por la venta de drogas. Viejo “lobo de mar” en los tratamientos e investigación en adicciones, ya en los ´70 esperaba a los adictos a la heroína en un servicio de emergencia en la Plaza Venecia y en las escalinatas de los diversos sitios de confluencia juvenil para “darles una mano” y ayudarlos a hacer algo por sus vidas. En el sur italiano, fue contratado por el gobierno en los ´80 para estudiar cómo la mafia calabresa y siciliana reclutaba menores para sus tareas delictivas. De ahí nacieron las investigaciones más profundas sobre la unión y “maridaje”, entre delito y captación de menores en las llamadas por él “familias multiproblemáticas” o sea familias con una alta y caótica desorganización en sus normas y con alta prevalencia de enfermedad mental en su seno. Todo esto es muy parecido a lo que sucede hoy en la Argentina.  Uno de los factores de riesgo epidémicos es el consumo de drogas en menores: la inmadurez del sistema nervioso es un aliado para el incremento.

La marihuana no existe como tal en el mercado. Dijimos que formaba parte de un “combo” de sustancias. Para los que nos dedicamos al tratamiento e investigación clínica de estas enfermedades sociales, el porcentaje de un 1 o 2% de consumidores “solo” de marihuana (del total de la población consumidora) es irrelevante. Para la gran mayoría, el cannabis ha sido una droga “portera”, o sea que abrió a otras drogas siendo la edad un factor clave.

En este sentido, el consumo desde edades jóvenes se torna una enfermedad del desarrollo evolutivo, ya que la gran mayoría de los dependientes comenzaron a los 13 o 14 años. La protección de los menores es fundamental porque cuando el “combo” de drogas empieza a funcionar, se instala una enfermedad que es crónica, progresiva y terminal.

Las drogas se venden no solo porque hay “dealers” en todos los barrios e incluso compitiendo por la clientela; hay factores de orden socio-cultural que intervienen. En la sociedad del espectáculo y la imagen que nos caracteriza, es fundamental el uso de figuras de lo mediático para generar algo clave: trivializar, minimizar los daños y  denigrar como caduco todo lo que se contraponga al uso. “Yo lo hago” y acá me ven “vivito y coleando”, son los que anuncian la nueva sociedad. La autoridad estará dada por el “goteo comunicacional” que lleva a la aceptación social, elemento y fundamento –a buscar – en la implantación del “narco-negocio”.

¡¡¡TENEMOS CEREBRO!!!

Lo desmentido (forma especial de repudio y escisión de la realidad) en los que hablan “livianamente” de las drogas es que tenemos cerebro. En los “pibes” se afecta el desarrollo de la vida neuronal y de todas las estructuras que componen el suelo biológico del “homo sapiens”. Hasta los 25 años el cerebro no termina de madurar. Existe una conexión fundante de la salud y de la racionalidad y es la que resulta de la unión entre el cerebro límbico y las estructuras frontales. O sea, entre las emociones (sexo, agresividad, hambre, motivación, etc.) y el pensamiento y la inhibición de los impulsos más feroces. Es por esto que el descontrol de impulsos es una señal clara de la impronta de las drogas por la pérdida de la capacidad inhibitoria de las estructuras superiores de la corteza frontal.

El lóbulo frontal es el triunfo de la humanidad en relación a nuestros antepasados simios y, precisamente éste se encuentra en desarrollo en los menores. Las drogas alteran ese desarrollo y nos deja a expensas de las emociones más primarias, que en la adolescencia se hallan hiperestimuladas por todas las emergencias hormonales, entre las cuales las sexuales ocupan un lugar prevalente. Las drogas son moléculas que al entrar en contacto con el cerebro influyen en la comunicación inter-neuronal. El sistema cognitivo y los rendimientos académicos son lo primero que se resiente. Luego van a aparecer tipos de conductas  que, dependiendo del tipo de personalidad, virarán desde la abulia y la apatía hasta trastornos  de conducta  y /o trastornos psicóticos.

En Washington (DC) y Colorado la venta en tiendas de la marihuana ha llevado a un cambio en la percepción social y un aumento de la aceptación. El 12 % de los chicos de 13-14 años consume marihuana y el 36% al fin del secundario. N.Volkow (zar de drogas de Estados Unidos en lo técnico) nos dice “…son números muy altos  y pronosticamos  severos problemas futuros en relación a  daños en el desarrollo cerebral”.

Por otra parte, el 40% de los estudiantes no tiene percepción del riesgo y estas actitudes  predicen ya conductas y comportamientos de búsqueda de sustancias. Se fuma en los Estados Unidos más marihuana que cigarrillos en los jóvenes. La percepción del riesgo global a las drogas bajó y esto explica el triunfo de las estrategias de implantación de  las sustancias (feroces campañas mediáticas, multitud de sitios de Internet  financiados, etc) que han triunfado sobre la educación. Los expertos mencionan la falta de programas educativos en los sistemas formales de enseñanza y la falta o insuficiencia de acciones en la formación de padres y familiares en general.

El Zar Político de Drogas Gil Kerlikowska reconoce que “es un experimento social” en algunos Estados aunque, dice, el poder central no está de acuerdo. De todas maneras, este experimento sigue y los “cobayos” son seres humanos. Mientras tanto, seguimos claudicando en educación, normas y cumplimiento de la Ley. La primera, no olvidemos, es la Protección de la Vida y  el Derecho a la Salud.

Resultado de imagen

Proyecto de investigación: Incidencia de la “droga de inicio” en la adicción a otras sustancias

ESCUDOusalAcercamos desde el OPRENAR un nuevo documento de investigación, producto del trabajo del Instituto de Prevención de Adicciones de la Facultad de Medicina de la Universidad del Salvador. El director a cargo de esta investigación ha sido el Mg. Miguel Angel  Cavalie, Docente IPAD – USAL.

La dinámica social ha ido instalando en los últimos años nuevos paradigmas en relación al consumo de sustancias y especialmente el llamado uso recreativo de marihuana y alcohol. Actualmente, la práctica del consumo de estas sustancias es considerada como normal dentro del ámbito de la diversión adolescente y tolerada por el entorno social. Estas conductas reflejan en forma de espejo modelos adquiridos por los jóvenes de su propio ecosistema.

A partir de la investigación realizada en 2014 sobre los efectos del llamado “uso recreativo” de la marihuana, con pacientes adictos en tratamiento internados en Comunidad Terapéutica, se obtuvieron conclusiones que abrieron nuevas hipótesis de investigación. En el presente trabajo se tuvieron en cuenta todas las sustancias psicoactivas, legales e ilegales, que puedan haber intervenido en la escalada del consumo, desde el primer contacto hasta la adicción. La muestra se compuso de pacientes que accedieron voluntariamente a responder y se tomó de acuerdo a la disponibilidad y acceso a los mismos. La investigación se refiere a un sector minoritario, pero el conocimiento de sus posturas contribuirá a planteos teóricos sobre factores de riesgo asociados a los consumos de drogas, lo que justifica el acceso a dicho sector.

Cabe consignar como un aporte original de las dos investigaciones realizadas, el haber abordado a individuos reconocidamente adictos quienes, desde su propia subjetividad informaron por fuera del encuadre terapéutico, sobre motivaciones, actitudes, conductas, sentimientos, involucrados en su “carrera” hacia la adicción.

Formaron parte del proyecto como Investigadores Principales de la USAL, la Mg. Jorgelina Devoto, Directora IPAD – USAL, el Lic. Julio Casanova y la Mg. Gloria Raijenstein, ambos parte del cuerpo académico de IPAD –USAL.

Colaboraron también en la producción del informe estudiantes de la Maestría en Prevención y Asistencia de las Drogadependencias de la USAL: Lic. Garzon, Elena; Lic. Mansilla, Walter; Lic. Giunta, Adrián; Dr. Caride, Ignacio; Lic. Posada, Alejandra; Dr. Dietchtiar, Gustavo; Dr. Delgado, José Luis; Dra. Madero, María Gracia; y Lic. Villar, Belén.

Podrán acceder al documento completo de la investigación haciendo click en el siguiente link.

Jornada Interdisciplinaria: “Impacto del actual marco legal en el Ejercicio Profesional del Equipo de Saludo”

Invitamos desde el OPRENAR a la presente actividad desarrollada por la Facultad de Ciencias Jurídicas, Medicina y Psicología y Psicopedagogía de la Universidad del Salvador, institución asociada al Observatorio.

La jornada, que tendrá lugar el miércoles 24 de Agosto de 8 a 14hs en el Salón San Ignacio de la Sede ubicada en Tucuman 1845, está destinada a Profesionales y Estudiantes de Medicina, Psicología, Derecho, Enfermeía, Filosofía y Trabajadores Sociales. A lo largo de la mañana se presentaran diversos expertos a fin de analizar la importancia del marco legal regulatorio en el ejercicio de actividades profesionales en el área de la Salud, tratándose temas como la Ley de Salud Mental y la Drogadependencia, la Actividad y Responsabilidad de los Psicólogos, el nuevo Código Civil y la Persona, y Aspectos Filosóficos y Morales.

Se trata de una actividad libre, gratuita y abierta a la inscripción de todo el público interesado, entregándose el certificado de asistencia correspondiente.

Para inscripciones y mayor información comunicarse vía mail a Seu.Juri@usal.edu.ar

Captura

 

OPRENAR NARCOTRÁFICO – 11

dasda

Esta noche a las 23hs por Canal Metro se emitirá la décimo primera edición de OPRENAR NARCOTRÁFICO, programa conducido por el Dr. Guillermo Marconi. En esta oportunidad participó junto al Dr Marconi el Lic. Martín Verrier, Subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico, parte del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Recordamos que pueden acceder a las repeticiones de emisiones anteriores en el Canal Oficial del OPRENAR en YouTube:

https://www.youtube.com/channel/UCR3CuTLAEFI42hOJiUq2BiA

El Caballo de Troya (Parte 2) ¿liberamos la marihuana…?

JuanAlbertoYariaPor el Dr. Juan Alberto Yaría, miembro del OPRENAR y Director General de Gradiva – Rehabilitación en adicciones


“Mantener el público ignorante, la menor  organización pública; atacar el núcleo familiar y controlar la educación de la juventud; dejar hacer y dejar pasar”  Armas silenciosas para guerras tranquilas- N.Chomsky

Producir la confusión del lenguaje es una estrategia de imposición de ciertos productos. La publicidad se vale de forma recurrente de estas estrategias de marketing. Por su parte, hace ya más de 30 años que la marihuana se intenta imponer en nuestro país. El éxito ha sido total. Hoy, muchos creen que no hay daños en su uso y aquellos que se oponen por razones médicas rápidamente son atacados por su pensamiento “conservadurista”. Se niegan hechos evidentes: su factor como desencadenante de brotes psicóticos, la dependencia creciente que produce, sus efectos sobre el aprendizaje escolar, los daños en la evolución del sistema nervioso en los adolescentes y así podríamos seguir.

En esta victoria de la imposición y la confusión del lenguaje han sido clave los especialistas en marketing, olvidando los efectos sobre la salud pública: se utilizan argumentos del pensamiento “progresista” apelando los derechos humanos a elegir. Particularmente, los financiadores de todo esto son empresas y empresarios capitalistas (grandes fabricantes de cigarrillos ya preparan su venta masiva y los “zares” de la droga ven multiplicadas sus ganancias al aumentar más el mercado de usuarios vendiendo más barato que en las tiendas en los Estados donde se distribuye). Hablar por “izquierda” y cobrar por “derecha”.

30 años de repetir siempre el mismo discurso nos hacen recordar lo que ya parecía preanunciar Aldous Huxley en su libro “Utopía de un mundo feliz” cuando habló de una “hipnopedia” (adormecimiento de la comunidad) que funcionaría como elemento de control social. Así, decía casi irónicamente: “…cien repeticiones… cuatro veces por semana durante cuatro años… setenta y dos mil cuatro repeticiones que van creando una Verdad“. Así anunciaba al anónimo de hoy y al robot que muchos de nosotros somos.

Noam Chomsky, intelectual muy reputado en ciertos círculos, en su manual de “Estrategias para la manipulación mediática” nos enseña que hay varios modos entre tantos de “adormecer” para ciertos fines a la opinión pública. Entre estos: a. La estrategia de la gradualidad; o sea en “cuentagotas” durante muchos años y así lo inaceptable empieza a ser aceptado; b. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Esta idea de Chomsky se torna aún más interesante cuando advertimos que los propulsores de la liberación de la marihuana al mismo tiempo desestiman cualquier programa preventivo (existe una Ley de Educación Preventiva del 2011 sobre las drogas que aún no se aplica. Más aún, hasta el año pasado se entregaban en las escuelas un libro sobre el llamado  “consumo cuidado” de  drogas, nada más absurdo para un adolescente en maduración de su sistema nervioso y de su personalidad);  c. Utilizar más lo emocional que la reflexión, buscando causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente en el  sentido crítico de los individuos.

MANIPULAR SOBRE “MARIHUANA MEDICINAL”

No hay tal marihuana medicinal. Hay sí alcaloides presentes en las diversas variedades de la marihuana que aislados en laboratorios pueden servir (sin eficacia plena) como anticonvulsivantes en epilepsias refractarias a medicaciones tradicionales. El cannabidiol (CBD), por ejemplo, es uno de los principios activos que si puede ser utilizado con estos fines. Es cierto que el aislamiento o la síntesis de algunos de estos alcaloides pueden ser de gran utilidad en la terapéutica medicinal (glaucoma, artritis, por ejemplo) y  el CBD es un claro ejemplo de esto. Sin embargo, el THC, otro de los principios activos de la marihuana, tiene efectos de euforia y puede llevar a la psicosis. Precisamente no es este alcaloide el que puede ayudar. Todo esto debe ser administrado por laboratorios y controles médicos y con recetas manejadas por especialistas, tal cual como se hace con la morfina para ciertas enfermedades en donde el dolor en patologías terminales es muy intenso. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de nuestro país, organismo responsable de garantizar la eficacia, seguridad y calidad ya se expidió sobre este tema.

Sobre esta realidad compleja, manejada con controles médicos y de laboratorios auditados por la ANMAT y  con dosis determinadas para que no se generen daños, se montan otros intereses que buscan implantar la marihuana como una cura simple y milagrosa. En algunos casos, se ha planteado que en lugar de procesos médicos todos puedan tener plantas de marihuana en su casa (ya hay proyectos en marcha sobre esto), liberar la venta de marihuana en tiendas o incluso proyectos que buscan liberar todas las drogas. Los demagogos reemplazan a los estadistas. La salud pública queda olvidada en aras de una supuesta libertad individual (garantizar la dependencia a sustancias en personas vulnerables). Al mismo tiempo, se atacan a todos los procedimientos preventivos y se desacredita a todos los movimientos asistenciales y terapéuticos en las adicciones. No olvidemos que la marihuana no viene sola. Es un “combo” en donde juegan otras sustancias. Para muchos es en realidad una llave para el consumo de otras drogas: existe muchos intereses en implantar a la marihuana como sustancia recreacional que no daña y banalizando los efectos sobre la salud mental (ansiedad, depresión, psicosis). Cuidado. Bajo este discurso la “marihuana medicinal” puede ser el caballo de Troya de las drogas.

Repetición OPRENAR Narcotráfico – 10

dasda

Esta noche a las 22,30 hs por Canal Metro estará al aire la repetición de la novena edición de OPRENAR NARCOTRÁFICO, emitida el viernes 12 de Agosto. En esta oportunidad acompañaron al Dr Marconi el Dr. Claudio Stampalija, Coordinador de la Comisión de Seguridad del OPRENAR y Dr. Daniel Herrera, Coordinador de la Comisión de Fortalecimiento del Poder Judicial y el Ministerio Público Fiscal del OPRENAR.

Recordamos que pueden acceder a las repeticiones de emisiones anteriores en el Canal Oficial del OPRENAR en YouTube:

https://www.youtube.com/channel/UCR3CuTLAEFI42hOJiUq2BiA